Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo
Protesta contra la homofobia celebrada en Varsovia el 8 de agosto de 2020.

Protesta contra la homofobia celebrada en Varsovia el 8 de agosto de 2020. © Grzegorz Żukowski

Blog

Asesinatos de personas LGBTI: Cuando ser uno mismo se paga con la vida

Por Amnistía Internacional España,

Una orientación sexual o identidad de género diferente de la considerada normal puede tener consecuencias fatales en muchos lugares del planeta.

Más allá de los 11 países que condenan la conducta homosexual con la pena de muerte, las personas con una orientación sexual o identidad de género diferente de la considerada normal pagan un alto precio por ser ellas mismas en demasiados lugares del planeta. Incluso aunque se guarden mucho de manifestar sus preferencias sexuales en público, la mera sospecha de que son diferentes puede costarles multas, años de cárcel... o la vida.

¿En qué punto se encuentra la homofobia en la actualidad?

Según datos de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA, según sus siglas inglesas), 64 Estados miembros de la ONU todavía criminalizan los actos sexuales consensuales entre personas adultas del mismo sexo (62 por disposiciones legales explícitas y 2 de facto).

Activista de los derechos LGBTI

Daniil Grachev, activista de los derechos del colectivo LGBTI, arrestado por la policía antidisturbios durante el Orgullo Gay celebrado en San Petersburgo, el 29 de junio de 2013.© Roma Yandolin

En seis de ellos Arabia Saudí, Brunei, Irán, Mauritania, Nigeria (12 estados del norte) y Yemen, la pena de muerte es un castigo legalmente prescrito. En otros cinco Afganistán, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán, Qatar y Somaliala pena de muerte podría llegar a imponerse siguiendo ciertos códigos legales o religiosos, pero hay menos certeza jurídica sobre la situación.

“En julio de 2020 Sudán abolió la pena de muerte como castigo por relaciones sexuales consensuales entre personas del mismo sexo”

En medio de esta sinrazón hay también buenas noticias: en julio de 2020 Sudán abolió la pena de muerte como castigo por relaciones sexuales consensuales entre personas del mismo sexo, aunque este tipo de relaciones sigue siendo castigado.

Crímenes de odio contra la diversidad sexual: asesinatos de personas LGBTI

Más allá de amenazas legales, la vida de las personas LGTBI corre peligro en multitud de países, debido a su exposición a crímenes de odio (delitos que se cometen contra personas o bienes debido a su relación, real o supuesta, con un grupo definido por una característica protegida, como el origen étnico, la religión, la orientación sexual o la identidad de género).

Las personas transgénero son víctimas preferenciales de dichos crímenes. Según los datos recogidos por Transgender Europa en su Observatorio de Personas Trans Asesinadas, entre 2008 y septiembre de 2022 murieron asesinadas 4.369 personas transexuales en el mundo. Todas ellas asesinadas por prejuicios discriminatorios.

La organización también denunció por primera vez casos en Estonia y Suiza en 2022. Las víctimas fueron mujeres negras trans migrantes. América Latina y Caribe continuaron siendo las regiones con mayor número de asesinatos registrados. En cualquier caso, la organización deja claro que las cifras no son exactas, pues asegura que reflejan tan solo la "punta del iceberg" de la violencia que sufren las personas trans en todo el mundo.

Protesta en memoria de Zak Kostopoulos, un activista LGBTI

Varios manifestantes sostienen una pancarta durante una protesta en memoria de Zak Kostopoulos, un activista LGBTI de 32 años que fue asesinado en el centro de Atenas. © Giorgos Zachos / SOPA Images

Sin protección en Europa

En el año 2021, Hungría aprobó una ley que va en contra de los derechos de la comunidad LGBTI, limitando sus derechos al prohibir hablar sobre homosexualidad en las escuelas y los medios de comunicación. Esto implica una discriminación hacia las personas en función de su orientación sexual e identidad de género. La Comisión Europea, respaldada por el Parlamento Europeo y 15 países, incluyendo España, ha llevado esta ley ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y está pendiente de resolución.

En Polonia, se está promoviendo una actitud hostil y estigmatizadora que se refleja en la adopción de resoluciones homofóbicas por parte de los gobiernos locales. Estas resoluciones son conocidas como "zonas sin personas LGBTI". Aunque estas medidas no tienen un respaldo legal, tienen un impacto perjudicial y contribuyen a crear un claro ambiente de hostilidad.

En Estambul, en Turquía, la comunidad LGBTI se ha enfrentado una vez más a una represión en aumento durante la celebración del Orgullo con la imposición de restricciones y la detención de personas. Es preocupante ver cómo se limitan y vulneran estos derechos fundamentales.

Crímenes de odio y homofobia en África. Una mujer africana sostiene una bandera arcoíris

© FG Trade

Crímenes LGBTI y homofobia en África

Las relaciones entre personas del mismo sexo son ilegales en 32 de los 54 países de África, y pueden ser castigadas incluso con la muerte o con largas penas de prisión.

En Kenia, la situación para las personas LGBTI que son solicitantes de asilo o refugiadas y viven en uno de los mayores campos de refugiados del país es especialmente alarmante. Estas personas sufren frecuentemente crímenes de odio, violencia física (incluyendo violación) y otros abusos graves contra sus derechos humanos. Los perpetradores de estos actos violentos actúan sin miedo a las consecuencias, ya que las autoridades no toman medidas para detenerlos. Es una situación desoladora donde se ven vulnerados los derechos más básicos.

En Uganda, el 21 de marzo de 2023, algo preocupante sucedió: el Parlamento aprobó un proyecto de ley en contra de la homosexualidad que obtuvo 387 votos a favor de un total de 389. El 21 de abril de ese mismo año, el presidente de Uganda, Yoweri Museveni se negó a firmar la entrada en vigor de dicha ley y la envió de vuelta al Parlamento para que reconsideraran algunas cláusulas importantes. El 2 de mayo, los miembros del Parlamento volvieron a votar, esta vez modificando el proyecto de ley, y lo enviaron de nuevo al presidente Museveni que, para nuestra consternación, lo aprobó. Es una situación desafiante y triste para la comunidad LGBTI en Uganda.

En Zambia, los miembros del movimiento homófobo #BanNdevupaNdevu #BanHomosexuality celebraron una protesta y utilizaron WhatsApp para llamar al homicidio y otras formas de violencia contra sospechosos de ser gays.

En Benín, una mujer transgénero fue víctima de violencia y humillación. Después de ser agredida por sus vecinos y conductores de mototaxi, fue llevada a una comisaría de policía, donde sufrió golpes, fue despojada de su ropa y fotografiada en una situación de extrema vulnerabilidad. Para empeorar las cosas, fue retenida durante tres días sin recibir alimentos y sin que formularan cargos contra ella.

Este incidente es un triste ejemplo de la violencia y discriminación que sufren muchas personas transgénero en Benín. Es inaceptable que alguien sea sometido a un trato inhumano debido a su identidad de género. Es fundamental que tomemos conciencia de estos actos de violencia y trabajemos para crear sociedades más inclusivas y respetuosas.

Lucha contra los crímenes y asesinatos de personas LGBTI

Marcha del Orgullo celebrada en México. © Itzel Plasencia López/ AI México

Homofobia y crímenes LGBTI: un desafío en América

En varios países de América Latina, la comunidad LGBTI sigue viviendo una dura realidad marcada por homicidios, ataques, discriminación y amenazas. En lugares como Brasil, Colombia, Guatemala, Honduras y México, las personas transgénero son especialmente vulnerables y corren el riesgo de ser asesinadas.

Brasil, los datos publicados en enero de 2022 por la Asociación Nacional de Travestis y Transexuales fueron alarmantes: al menos 140 personas transgénero fueron asesinadas en 2021. Brasil es, por decimotercer año consecutivo, el país con la cifra más alta de homicidios de personas transgénero en el mundo.

En Guatemala, según el Observatorio Nacional de Derechos LGBTIQ+, al menos 29 personas fueron asesinadas por su orientación sexual o su identidad de género en 2022.

La lucha contra los crímenes de odio y la homofobia en Oriente Medio

Dos hombres ondean la bandera arcoíris. © Shams

Persecución y condenas de la homosexualidad en Oriente Próximo

En Líbano, recientemente se desató una controversia cuando grupos religiosos exigieron la "erradicación de la homosexualidad". Como respuesta, el Ministerio del Interior prohibió las reuniones pacíficas de la comunidad LGBTI. Sin embargo, gracias a la intervención de un tribunal, esta decisión fue suspendida, brindando un respiro a la comunidad.

Por otro lado, en los Emiratos Árabes Unidos, las relaciones homosexuales consentidas fueron consideradas un delito según la ley. El gobierno incluso emitió una directiva para que los maestros no mencionaran temas relacionados con la "identidad de género, homosexualidad o cualquier otro comportamiento considerado inaceptable para la sociedad emiratí" en las aulas.

Yemen, las autoridades tomaron medidas enérgicas contra aquellos que no se ajustaban a las normas convencionales de orientación sexual o identidad de género, lo que llevó a detenciones arbitrarias, violaciones y otras formas de tortura hacia estas personas. Es una situación extremadamente alarmante.

En Irán, Zahra Sedighi Hamadani, también conocida como Sareh, una valiente defensora de los derechos de las personas LGBTI, y otra mujer llamada Elham Choubdar fueron condenadas a muerte por un Tribunal Revolucionario en Urumieh, provincia de Azerbaiyán Occidental. El motivo de su condena fue una acusación infundada de "corrupción en la tierra", simplemente por su orientación sexual o identidad de género, así como por su activismo en las redes sociales en apoyo a las comunidades LGBTI. Afortudamente, en diciembre de 2022 hubo un rayo de esperanza cuando el Tribunal Supremo anuló la sentencia condenatoria y la pena de muerte impuesta a Sareh y Elham. La decisión del Tribunal Supremo permitió que se celebrara un nuevo juicio, brindando una oportunidad para la justicia y la revisión de su caso. Zahra Sedighi Hamadani y Elham Choubdar fueron caso de Amnistía Internacional porque es urgente garantizar los derechos y la seguridad de las personas LGBTI en estas regiones, así como promover la inclusión y el respeto hacia la diversidad.

El 5 de junio de 2022, Activistas por Tailandia organizó su primer desfile del orgullo en Bangkok. El punto de partida del desfile fue el templo Sri Maha Mariamman. © AI Thailand

Crímenes LGBTI y homofobia en Asia: una realidad preocupante

En países de Asia como Afganistán, la situación para las personas LGBTI es desgarradora. Con el resurgimiento de los talibanes, estas personas se ven obligadas a vivir en secreto para protegerse de la violencia física y sexual, las detenciones arbitrarias y otras violaciones flagrantes de sus derechos humanos. La opresión que enfrentan es inimaginable y su libertad está constantemente en peligro.

China, las autoridades continúan con su campaña en contra de la comunidad LGBTI. Han impuesto restricciones severas sobre su activismo tanto en el mundo digital como en el mundo real. El contenido relacionado con la comunidad LGBTI es censurado y su voz se ve silenciada. Es una lucha constante para hacer oír sus demandas y luchar por la igualdad.

Pakistán, las personas transgénero siguen enfrentando ataques físicos, discurso de odio y amenazas. De hecho, el índice de asesinatos de personas transgénero en la región es alarmantemente alto. La violencia y discriminación que enfrentan son una tragedia y es urgente tomar medidas para garantizar su seguridad y protección.

En Malasia, la comunidad LGBTI sigue enfrentando una persecución y discriminación sistemáticas. Las autoridades continúan censurando contenidos culturales que consideran tener "elementos LGBTI", lo que lleva a que las películas sean retiradas de los cines por las empresas distribuidoras. Esta censura limita la libertad de expresión y afecta la diversidad en la cultura.

En un incidente perturbador, en octubre de 2022, la policía y las autoridades religiosas irrumpieron en una fiesta de Halloween en Kuala Lumpur y detuvieron a 20 personas durante la noche. Algunas de ellas eran transgénero y artistas drag, y fueron acusadas de violar las leyes islámicas que prohíben el travestismo. Estas detenciones arbitrarias y la aplicación de leyes discriminatorias son alarmantes y violan los derechos humanos básicos. Además, en diciembre se aprobó una reforma en la sharia (ley islámica) en el estado de Terengganu, que criminaliza el "intento de sodomía" y la "práctica de hacerse pasar por hombre siendo mujer". El sexo anal sigue siendo considerado un delito según el Código Penal nacional.

Estas historias de lucha y resistencia nos recuerdan la importancia de defender los derechos humanos y la igualdad en todas partes. Es fundamental unirnos y trabajar para crear un mundo donde todas las personas, sin importar su orientación sexual o identidad de género, puedan vivir libres y sin temor a la discriminación y la opresión.

Contigo somos independientes

Amnistía Internacional lo forman personas que defienden una humanidad justa y libre alrededor del mundo. Personas como tú, que creen en nuestro trabajo. Por eso, si tú también defiendes los derechos humanos, te necesitamos para seguir siendo independientes. Puedes hacerlo desde aquí en menos de un minuto, con cuotas a partir de 4 € al mes.

Nos mantenemos firmes con nuestros principios: no aceptamos ni una sola subvención de ningún gobierno, ni donaciones de partidos políticos.

Haz posible nuestra independencia.