Saltar al contenido

Menores

Imagen de dos hermanas, una a cada lado de la frontera entre Venezuela y Colombia. © Juan Pablo Cohen-La Opinión

Las niñas y niños son titulares de todos los derechos reconocidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los tratados y convenciones internacionales que los desarrollan.  

Además, debido a su vulnerabilidad y necesidad de especial protección y cuidado, los menores de 18 años tienen garantizados los derechos específicos recogidos en la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) aprobada el 20 de noviembre de 1989 por las Naciones Unidas.

La Convención es el tratado de derechos humanos más ratificado de la historia: 195 países, todos los del mundo menos Sudán del Sur y Estados Unidos. La CDN tiene rango de ley y su carácter vinculante la hace de obligado cumplimiento. Los países firmantes deben incluir todos los aspectos de la Convención en sus leyes nacionales sobre derechos y protección a menores.

Pese a ello, millones de menores son víctimas de violaciones de sus derechos en diversos ámbitos.

La Convención sobre los Derechos del Niño, que define a los menores como todo ser humano menor de 18 años, contempla tres tipos de derechos:

  • De protección, como el derecho a la vida, a la convivencia familiar o contra todo tipo de abuso, violencia o explotación laboral.

  • De provisión, como el derecho a cuidados sanitarios, a un medio ambiente saludable o a los recursos para un adecuado desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social.

  • De participación, como el derecho a una identidad y nacionalidad, a recibir información o a opinar con libertad.

Estos derechos se basan a su vez en cuatro principios fundamentales: la no discriminación; el interés superior del menor; el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo; y el derecho a la participación.

A diferencia de otras normas internacionales, la Convención incluye de forma explícita y con gran claridad los derechos económicos, sociales y culturales:

  • A la salud, a la educación y a la protección a través del acogimiento institucional o familiar cuando el menor no tiene familia o esta no puede asumir su cuidado.

  • A la justicia y a la presunción de inocencia.

  • A no ser reclutado o reclutada para participar en conflictos armados.

  • A que las tradiciones sociales, culturales o religiosas no interfieran en su salud.

  • A un nivel de vida adecuado para su pleno desarrollo personal.

Estudiantes de la escuela de al-Huda (en Yemen) preparados para ir, a pesar del miedo a los bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudí.
Estudiantes del colegio de al-Huda, Yemen, preparados para ir a clase, a pesar del miedo a los bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudí. © AI
Campo de refugiados en Beqaa Valley, Líbano.
Campo de refugiados en Beqaa Valley, Líbano. © Giles Clarke/Getty images
Una mujer embarazada alimenta a su hijo en el albergue para migrantes de Ixtepec, en Oaxaca, México. © AI/Foto Ricardo Ramírez Arriola

¿Hay trabajo infantil detrás de los dispositivos de Apple?

¡Firma!

La CDN cuenta con un Comité de los Derechos del Niño como organismo de vigilancia y control para que los Estados cumplan sus obligaciones hacia la infancia. El Comité recibe periódicamente informes nacionales para poder evaluar el cumplimiento de la Convención y hacer recomendaciones.

La normativa ha sido ampliada con tres Protocolos Facultativos de la Convención de los Derechos del Niño relativos a la participación de niños en conflictos armados (en vigor desde el 12 febrero de 2002), a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía (vigente desde el 18 de enero de 2002) y a un procedimiento de comunicaciones (en vigor desde el 14 de abril de 2014).

Tras superar su primer cuarto de siglo, la Convención ha servido para conseguir importantes avances en la especial protección a la población menor de 18 años. Pero todavía persisten graves violaciones de los derechos humanos de la infancia. Sobre todo en capítulos como la pena de muerte, en el que algunos países como Irán o Pakistán contemplan la pena máxima contra menores. O como la violencia sexual contra niños y, sobre todo, niñas, que recorre la geografía mundial con diversas formas pero la misma crudeza, mientras se incumplen los derechos sexuales y reproductivos de la infancia.

Más del 80% de los 35 millones de refugiados y desplazados en el mundo son mujeres, niños y niñas. En la imagen, una niña siria sostiene un cartel que dice: "Haz llegar tu corazón a Siria". © Ali Alsheikh Khedr

DATOS Y CIFRAS

+110 M

Más de 110 millones de niños en el mundo, dos terceras partes de los cuales son niñas, no van a la escuela.

+80%

Más del 80% de los 35 millones de refugiados y desplazados en el mundo son mujeres, niños y niñas.

1.400

1.400 mujeres mueren cada día por causas relacionadas con el embarazo, el 99% en países en vías de desarrollo.

Decenas de miles de personas siguen en situación de apatridia en la República Dominicana. No tienen país. No tienen derechos como esta joven dominicana de ascendencia haitiana. © AI
El derecho a la educación es un derecho humano y la Convención sobre los Derechos del Niño lo recoge de forma explícita. Sin embargo, muchos menores son discriminados en países como la República Checa por su condición de romaníes. En imagen un jov
El derecho a la educación es un derecho humano y la Convención sobre los Derechos del Niño lo recoge de forma explícita. Sin embargo, muchos menores son discriminados en países como la República Checa por su condición de romaníes. © Jiri Dolezel

Pena de muerte y ejecuciones

La pena de muerte contra menores de 18 años o por delitos cometidos cuando la persona condenada no había cumplido esa edad, está prohibida en el derecho internacional. Incluso cuando la edad real es objeto de controversia por no existir pruebas claras que la confirmen, debe concederse el beneficio de la duda y tratar a la persona acusada como menor para garantizar que no se aplica la pena máxima.

Sin embargo, algunos países todavía la mantiene. Irán ejecutó en 2014 a personas condenadas por delitos cometidos cuando eran menores de 18 años, y en 2013 Arabia Saudí y Yemen ejecutaron a niños por debajo de esa edad. En 2014 había personas condenadas a muerte que eran menores cuando ocurrieron los hechos juzgados en ocho países: Arabia Saudí, Egipto, Irán, Maldivas, Nigeria, Pakistán, Sri Lanka y Yemen. Otros cuatro (China, Filipinas, República Democrática del Congo y Sudán) contemplan la pena máxima a menores.

Derechos sexuales y reproductivos

Los derechos sexuales y reproductivos incluyen el derecho de todas las personas –en especial mujeres y niñas– a no sufrir coacciones, discriminación ni violencia sobre su sexualidad y vida reproductiva, y el derecho de acceso a información y servicios de salud para reducir el riesgo de embarazos no deseados sin riesgo de procesamiento penal. 

Violencia sexual

Tiene múltiples expresiones en todos los continentes. En África suele producirse en conflictos armados y en relaciones sociales y familiares, mientras en varios países persisten la mutilación genital femenina y el matrimonio a temprana edad. En América se asocia con frecuencia a la delincuencia organizada y la trata, y a veces como esclavitud sexual en conflictos armados, mientras aumentan en bastantes países las violaciones y abusos sexuales. En Europa hay violencia en el ámbito familiar, tráfico de personas con fines de explotación sexual en varios países –incluida España– y, con el trasfondo de la guerra en la antigua Yugoslavia, resistencia a una reparación adecuada a las menores que sufrieron violaciones consideradas crímenes de guerra. En Asia aparece en conflictos armados, relaciones familiares y matrimonios precoces, violaciones y tráfico de personas con fines de explotación sexual.

Derecho a la educación

Aunque todo el mundo tiene derecho a la educación, multitud de menores –y sobre todo las niñas-- se quedan sin ella porque carecen de medios para costearla, tienen que trabajar, se les recluta a la fuerza, son víctimas de violencia o sufren discriminación y racismo.

En este último aspecto, Amnistía Internacional considera preocupante y decepcionante que algunos países europeos (República Checa, Croacia, Grecia) no hayan adoptado remedios efectivos para acabar con sus prácticas educativas discriminatorias contra menores romaníes, después de que fueran reconocidas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. También miles de niñas y niños romaníes siguen atrapados en una educación de inferior calidad en Eslovaquia. Por todo ello, AI insta a que se tomen medidas con carácter prioritario para garantizar su pleno acceso a una enseñanza de calidad en escuelas integradas de educación general.  

Niños y niñas soldados

Niños y niñas soldados son las personas menores de 18 años que forman parte de cualquier fuerza armada regular o irregular, con independencia de las labores que desempeñen.

El reclutamiento de menores es una práctica habitual en muchos conflictos. Unas veces, secuestrados en la calle o mientras juegan. Otras, sacados de las aulas o forzados a salir de sus casas y aldeas a punta de pistola en presencia de sus padres.

Los menores aportan "ventajas adicionales" a los grupos armados: son fanáticos en su adhesión y obedecen sin rebelarse, son fácilmente reemplazables, resultan muy útiles como señuelos, detectores de la posición enemiga o guardaespaldas de sus comandantes. También se les usa a menudo como porteadores de munición, agua o alimentos y como cocineros. Y en el caso de las niñas, además de todo lo anterior, también se las utiliza como objeto sexual.

El reclutamiento y la utilización de menores de 18 años en los conflictos armados constituyen graves violaciones de derechos humanos, y sus responsables deben comparecer ante la justicia. Amnistía Internacional ha solicitado reiteradamente a gobiernos y grupos armados que abandonen estas prácticas, que cooperen con todas las iniciativas para desmovilizar a estos menores, y que ayuden a llevar ante la justicia a los responsables.

Niños soldados en Liberia.
Niños soldados en Liberia. © AP

AMNISTÍA INTERNACIONAL PIDE A LOS GOBIERNOS:

– Que cumplan la Convención de Derechos del Niño, sus Protocolos y los tratados internacionales para garantizar especial protección y cuidado a la infancia.
– Que trasladen a su legislación nacional los derechos y principios fundamentales que inspiran la Convención, con especial atención a los derechos económicos, sociales y culturales, para facilitar el desarrollo personal y social de los menores.
– Que excluyan de su código penal la pena de muerte contra menores de 18 años o por delitos cometidos cuando no se había cumplido esa edad.
– Que aseguren los derechos sexuales y reproductivos de los menores, así como el acceso de las niñas a servicios de aborto seguro y legal en casos de embarazo no deseado como consecuencia de violación, agresión sexual o incesto.
– Que garanticen el derecho a la educación de niños y niñas –indispensable para hacer realidad otros derechos humanos–, y eviten cualquier práctica educativa discriminatoria.

© Ali Alsheikh Khedr/AI

Ver más contenidos

Cómo puedo ayudar