Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

10 de febrero de 2024, Amnistía Internacional

En la mañana del 7 de octubre de 2023, Hamás y otros grupos armados palestinos de la Franja de Gaza ocupada iniciaron un ataque sorpresa contra Israel. Lanzaron miles de cohetes hacia el sur del país y cruzaron la frontera, atacando varias localidades, en las que llevaron a cabo ejecuciones sumarias y secuestraron más de 200 personas, en mayoría, civiles. Según el Ministerio de Salud israelí, al menos 1.200 personas perdieron la vida y casi 3.500 resultaron heridas.

La respuesta de las autoridades israelíes a estos atroces crímenes no se hizo esperar y respondieron al ataque bombardeando la Franja de Gaza, después de que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, declarara oficialmente que Israel se hallaba en guerra.

A esto se fueron sumando otras medidas, como el establecimiento de un bloqueo total sobre Gaza o la orden de evacuar el norte de la Franja.

El 9 de octubre, Israel impuso un asedio completo sobre Gaza impidiendo el suministro de electricidad, combustible y alimentos, exacerbando una crisis humanitaria ya acuciante para más de 2,2 millones de personas atrapadas en su territorio.

Desde entonces, debido a los implacables ataques de Israel en la Franja de Gaza, incluidos a hospitales, campamentos de personas refugiadas, mercados y muchas otras instalaciones civiles, han muerto más de 27.300 personas palestinas, entre ellas más de 7.000 niñas y niños, y otras 66.000 habrían resultado heridas. Para huir de estos ataques, al menos el 85% de la población se ha desplazado internamente.

La privación deliberada de alimentos, agua, atención médica y ayuda humanitaria por parte de Israel ponen en peligro la superviviencia de todas las personas que se encuentran atrapadas en Gaza. Amnistía Internacional considera que hay pruebas irrefutables de que estas prácticas suponen crímenes de guerra.

Firma por el alto el fuego en Gaza e Israel

Firma la petición

Ayúdanos a llegar a 150.000

Firma y enviaremos esta petición en tu nombre para que se declare un alto el fuego inmediato, acatado por todas las partes.

Completa el siguiente formulario:

Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad

¿Qué pide Amnistía Internacional?

En una situación enormemente cambiante y, mientras las cifras de víctimas civiles aumentan cada día, Amnistía Internacional pide a las autoridades israelíes y a Hamás y otros grupos armados palestinos que sus acciones se rijan estrictamente por el derecho internacional humanitario.

En concreto:

  • Hamás y otros grupos armados deben acabar con sus ataques deliberados contra civiles, el lanzamiento indiscriminado de cohetes y la toma de rehenes. Deben liberar a las personas tomadas como rehenes de inmediato. El homicidio deliberado de civiles no puede justificarse en ninguna circunstancia.

  • Israel debe levantar el asedio impuesto sobre Gaza, restablecer el suministro de electricidad y agua y garantizar el acceso humanitario sin restricciones a la Franja, así como poner fin a cualquier medida que suponga un castigo colectivo a la población palestina. Debe anular de inmediato y desistir de cualquier intento de evacuar la Franja de Gaza que suponga el desplazamiento forzoso de la población palestina. Sus fuerzas deben tomar todas las precauciones necesarias para minimizar los daños a la población civil y a bienes de carácter civil y poner fin a los ataques indiscriminados y desproporcionados.

  • Como sabemos este conflicto armado no empezó el pasado 7 de octubre. Las injusticias y violaciones que constituyen las causas fundamentales de estos ciclos reiterados de violencia deben abordarse con carácter urgente. Esto supone respetar el derecho internacional y acabar con el bloqueo ilegal que Israel ejerce sobre Gaza desde hace 16 años, así como desmantelar otros aspectos del sistema de apartheid que Israel impone a toda la población palestina.

Ataques israelíes sobre Gaza. La crisis en la Franja de Gaza

La escalada de violencia y el creciente número de víctimas civiles en Israel, Gaza y el resto de los Territorios Palestinos Ocupados es horrorizante

Protege a la población civil. ÚNETE
  • La Corte Penal Internacional debe examinar las violaciones graves del derecho internacional humanitario que constituyen crímenes de guerra en el marco de la investigación que abrió en 2021 sobre la situación en el Estado de Palestina en relación con los crímenes cometidos por todas las partes desde 2014.

  • Por su parte, mientras la Corte Internacional de Justicia dicta una resolución sobre si se están cometiendo crímenes de genocidio y otros crímenes de derecho internacional tras la denuncia de Sudáfrica, este tribunal puede imponer medidas provisionales para ayudar a prevenir más muerte, destrucción y sufrimiento de la población civil.

  • Todos los Estados tienen la obligación de prevenir y castigar el genocidio y otros crímenes atroces y colaborar con los tribunales internacionales que juzgan estos delitos.

Amnistía Internacional no ha determinado aún si la situación en Gaza constituye genocidio, pero hay señales alarmantes de que pueda estar cometiéndose dada la extraordinaria magnitud de muerte y destrucción, el asedio ilegal y el discurso racista de miembros del gobierno.

Ataque israelí a la ciudad de Gaza. Hostilidades en la Franja de Gaza

¿Qué debe hacer la comunidad internacional?

  • Instar a todas las partes a respetar plenamente las normas del derecho internacional humanitario y, en concreto, la prohibición de los ataques directos contra civiles y bienes de carácter civil, los ataques indiscriminados y desproporcionados, los castigos colectivos, el desplazamiento forzoso y la toma de rehenes.

  • Comprometerse a ayudar a garantizar que los derechos humanos de las poblaciones palestina e israelí se respetan totalmente y que se ofrece justicia y reparación a las víctimas.

  • Abstenerse de suministrar armas a cualquiera de las partes en el conflicto, considerando que se están cometiendo violaciones graves que constituyen crímenes previstos por el derecho internacional. Países como Estados Unidos y los Estados miembros de la Unión Europea deben abstenerse de suministrar a Israel armamento o equipos que puedan utilizarse para cometer crímenes sancionados por el derecho internacional humanitario. Asimismo, deben hacer un llamamiento a los Estados que suministran armas a grupos armados palestinos, como Hamás o la Yihad Islámica Palestina para que dejen de hacerlo.

  • España debe convertir en permanente la suspensión temporal de venta de armas a Israel. El gobierno debe impulsar, tanto a nivel de la UE como de la ONU un embargo de armas internacional, exigir a Estados Unidos el cese de los suministros de armas a Israel y publicar las licencias de armas españolas autorizadas desde julio a octubre de 2023.

Manifestación contra la incursión prevista por Israel en Gaza

Ni la justicia ni la seguridad pueden lograrse con un baño de sangre de civiles, ni en Israel ni en Gaza

  • Pedir al Estado de Israel que levante el asedio impuesto a la población civil de Gaza y que garantice que todas las personas residentes en la Franja pueden acceder sin restricciones a la ayuda humanitaria (como alimentos y suministros médicos), así como a la electricidad. Y han de dejar claro a Israel que el castigo colectivo constituye un crimen de guerra.

  • Tomar todas las medidas necesarias para abrir corredores humanitarios recibiendo apoyo y en coordinación con las Naciones Unidas y con organizaciones de ayuda, a fin de permitir el paso de personas enfermas, heridas y casos humanitarios, así como de civiles que deseen abandonar la Franja, y ha de suministrar con carácter inmediato ayuda humanitaria, como alimentos, agua o combustible, además de toda la ayuda médica y suministros sanitarios necesarios para mujeres y niñas. Igualmente, ha de responder a cualquier intento por parte del ejército israelí de dejar el paso fronterizo de Rafá fuera de servicio.

 

Niña palestina herida por ataques israelíes. La contienda entre Israel y Hamás
Una mujer echando agua a un barreño entre tiendas de campaña

¿Por qué decimos que Israel lleva años cometiendo apartheid contra la población palestina?

¡Infórmate!