Saltar al contenido

Podcast semanal

CC by Patrick Breitenbac, vía Flickr

Producido en colaboración con la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid.

(12.08.2016)

Amnistía Internacional, informativo semanal a 12 de agosto de 2016

Éstas son las noticias más destacadas de la semana. La activista india Irom Sharmila ha finalizado su huelga de hambre, una oportunidad según Amnistía Internacional para derogar la Ley contra la que protesta, contraria a la legislación internacional de los derechos humanos. Además, las mujeres de Perú víctimas de esterilización forzada continúan sin tener acceso a la justicia. En Pakistán se siguen produciendo ataques contra la población civil, que en esta ocasión se han cobrado la vida de 63 personas y herido a más de 50. Por último, una nueva investigación de Amnistía Internacional revela como más de una decena de activistas de los derechos de las mujeres en Teherán han sido citadas para ser sometidas a largos e intensivos interrogatorios de la Guardia Revolucionaria, y amenazadas con penas de prisión.

India: El final de la huelga de hambre de Irom Sharmila, una oportunidad de derogar la Ley de Facultades Especiales de las Fuerzas Armadas

Irom Chanu Sharmila, adoptada como presa de conciencia por Amnistía Internacional, ha puesto fin hoy a sus 16 años de huelga de hambre contra la Ley de Facultades Especiales de las Fuerzas Armadas (AFSPA, por sus siglas en inglés). Amnistía Internacional India pide a las autoridades que retiren todos los cargos en contra de esta mujer, y que tomen medidas para derogar la AFSPA.

La huelga de hambre mantenida por Irom Sharmila durante los últimos 16 años ha dado testimonio de la pasión de esta mujer por los derechos humanos, y de su oposición a una ley como la AFSPA, que en Manipur, ha otorgado impunidad a los autores de graves violaciones de derechos humanos, tales como ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, tortura y otros malos tratos, y uso excesivo de la fuerza.

El gobierno detuvo a esta activista, la confinó en la habitación de un hospital y la alimentó a la fuerza durante 16 años, al parecer para quebrar su voluntad.

Perú: Amnistía Internacional lanza una acción global para exigir justicia por víctimas de esterilizaciones forzadas

Después de que el pasado 4 de julio venciera el plazo para que la fiscal que investiga el caso presentara una denuncia contra los responsables, Amnistía Internacional ha lanzado una nueva acción global para pedir al Estado peruano que elabore un registro único de mujeres que fueron esterilizadas sin su consentimiento previo e informado, de manera forzosa, durante el período de 1996 al 2000.

La organización considera que existen indicios que el personal médico que aplicó este programa de planificación familiar recibía presiones de las autoridades gubernamentales para alcanzar cuotas de esterilización y de que, en la mayoría de los casos, las mujeres no dieron su consentimiento libre e informado.

Miles de víctimas de esterilizaciones forzadas han visto truncada su esperanza de obtener justicia a pesar de la existencia de sólidos indicios de esta práctica. De las víctimas incluidas en la investigación solo siete casos de manera individual han sido denunciados por la fiscal Marcelita Gutiérrez, los que serán derivados al Poder Judicial para su aprobación. Los demás casos investigados quedarían archivados.

Pakistán: El ataque al hospital de Quetta refleja un “abominable desprecio por el carácter sagrado de la vida humana”

El ataque suicida, aparentemente planificado, perpetrado este lunes contra un hospital en Quetta, suroeste de Pakistán, que ha matado al menos a 63 personas y herido a más de 50, es el último de una serie de terribles atentados cometidos por grupos armados contra la población civil en Pakistán. Según testigos presenciales, la bomba estalló en la entrada de la sala de urgencias del hospital civil de Quetta. Allí se habían congregado personas dolientes –entre ellas muchos abogados– para acompañar el cadáver de Bilal Anwar Kasi, presidente del Colegio de Abogados de Baluchistán, asesinado horas antes por hombres armados sin identificar. Hasta el momento no ha habido ninguna reivindicación verosímil de la autoría del atentado.

Irán: Activistas de los derechos de las mujeres, tratadas como “enemigas del Estado” tras reanudarse la campaña represiva

Una nueva investigación de Amnistía Internacional revela que, desde enero de 2016, más de una decena de activistas de los derechos de las mujeres en Teherán han sido citadas para ser sometidas a largos e intensivos interrogatorios de la Guardia Revolucionaria, y amenazadas con la cárcel por cargos relacionados con la seguridad nacional. Muchas habían participado en una campaña lanzada en octubre de 2015 que abogaba por una mayor representación de las mujeres en las elecciones parlamentarias de Irán de febrero de 2016.

Las mujeres citadas para ser interrogadas no recibieron explicación ninguna del motivo de su citación pero, una vez dentro de la sala de interrogatorio, fueron bombardeadas con acusaciones de espionaje y colusión con “movimientos radicados en el extranjero que pretenden derrocar el sistema de la República Islámica”. Amnistía Internacional ha tenido conocimiento de que los miembros de la Guardia Revolucionaria profirieron insultos contra las mujeres, incluidos insultos asociados al género. No se permitió a las activistas estar acompañadas de sus abogados durante los interrogatorios, que, en algunos casos, duraron hasta ocho horas.

En Irán, las mujeres sufren discriminación generalizada tanto en la legislación como en la práctica, incluidos los ámbitos del matrimonio, el divorcio, la custodia de los hijos, la libertad de circulación, el empleo y el acceso a cargos políticos. Mujeres y niñas no reciben protección adecuada frente a la violencia intrafamiliar y de otra índole, incluidos el matrimonio precoz y forzado y la violación conyugal. La legislación sobre el uso obligatorio del velo (hiyab) autoriza a las fuerzas policiales y paramilitares a actuar de manera selectiva y regular contra las mujeres mediante hostigamiento, violencia y prisión.

Ver en línea : Amnistía Internacional