Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Justicia Internacional

© Mohammed Huwais/AFP/Getty Images
© Mohammed Huwais/AFP/Getty Images

Amnistía Internacional lleva más de 20 años contribuyendo al establecimiento y fortalecimiento de un sistema de justicia internacional que evite la impunidad de las personas responsables de graves violaciones de los derechos humanos como genocidio, crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas o tortura.

En las dos últimas décadas se ha avanzado mucho con la puesta en marcha de diversos mecanismos para "hacer realidad la Justicia Internacional", que es precisamente el título de la campaña de Amnistía Internacional para garantizar los derechos de las víctimas a la verdad, justicia y reparación. Y el gran reto es que esos mecanismos funcionen en sus distintos niveles:

  • Tribunales nacionales, que en varios países apliquen el principio de jurisdicción universal para investigar graves violaciones de derechos humanos, aunque el delito no se hay acometido en el país o que los presuntos autores o víctimas sean de otra nacionalidad.
    • El principio de jurisdicción universal, reconocido por el casi 85% de los países (163) del mundo, permite investigar y juzgar en tribunales nacionales --en nombre de la comunidad internacional-- graves violaciones de derechos humanos, con independencia del lugar donde se han cometido y de la nacionalidad de las personas acusadas o de las víctimas. El ejemplo más conocido es la detención en Londres, a petición de la justicia española, del ex dictador chileno Augusto Pinochet en 1998. 
  • La Corte Penal Internacional (CPI) permanente, creada para investigar y juzgar los crímenes de derecho internacional. Su instrumento constitutivo fue el Estatuto de Roma de 1998, que entró en vigor el 1 de julio de 2002 tras ser ratificado por 60 países. Esa fecha marcó la puesta en marcha oficial de la CPI, cuya competencia quedó limitada a los delitos cometidos a partir de entonces. El Estatuto de Roma cuenta con 139 Estados firmantes y 122 ratificaciones.

  • Otros tribunales especiales internacionales o internacionalizados, creados para situaciones concretas como las de Camboya, la antigua Yugoslavia, Ruanda, Sierra Leona o Timor Oriental.  

ALGUNOS DATOS Y CIFRAS

123

123 Estados se han adherido al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

21

La Corte Penal Internacional tiene asumidas 21 causas correspondientes a 8 Estados: Costa de Marfil, Sudán (situación de Darfur), Kenia, Libia, Malí, República Centroafricana, República Democrática del Congo y Uganda.

163

El principio de jurisdicción universal ha sido reconocido ya por 163 Estados, el 85% de los países del mundo.

LA JURISDICCIÓN UNIVERSAL... ¡EXPLICADA EN DOS MINUTOS!

Amnistía Internacional exige a los perpetradores de crímenes internacionales que rindan cuentas ante la justicia, y que sus víctimas vean realizados sus derechos a verdad, justicia y reparación.

VER VÍDEO

Los crímenes de derecho internacional conllevan responsabilidad penal individual bajo el derecho internacional. Por su naturaleza atroz, afectan a toda la comunidad internacional, y se les considera como tales con independencia de que estén o no incluidos en la legislación nacional de un Estado. Para que sus responsables no queden impunes, los estándares internacionales establecen varios principios y características:

  • No prescriben.
  • No cabe amnistía para su autor.
  • Generan responsabilidad penal individual para quien lo cometa; lo ordene, proponga o induzca; sea cómplice o encubridor; colabore o contribuya de algún modo a su comisión.
  • Rige el principio de persecución obligatoria, que otorga jurisdicción a los Estados respecto a sus ciudadanos, a los demás Estados en base al principio de jurisdicción universal, y a los tribunales penales internacionales, ya sean temporales o la CPI.

En el ámbito de los derechos de las víctimas, la justicia internacional se asienta sobre tres principios fundamentales: verdad, justicia y reparación.

Verdad para que las víctimas, sus familiares y toda la sociedad puedan saber lo ocurrido. Las autoridades deben determinar los hechos y el paradero de las víctimas y, además, reconocer públicamente los crímenes. Pero sin incluir amnistías por las atrocidades cometidas. En más de 30 países se han creado casi 40 Comisiones de la Verdad: organismos oficiales, temporales y no judiciales encargados de esclarecer crímenes de derecho internacional y cuyos informes finales suelen formular recomendaciones.

Justicia, que obliga a los Estados a investigar todos los delitos y enjuiciar a los presuntos autores en juicios con plenas garantías procesales. También cabe la extradición de las personas sospechosas a países que puedan o estén dispuestos a procesarlos en juicios justos.

Y plena reparación, que exige dar respuesta al sufrimiento de las víctimas y sus familias, y proporcionarles apoyo material y/o psicológico para que puedan reconstruir sus vidas. Las reparaciones pueden incluir desde la restitución (libertad, regreso al lugar de residencia, reintegración de empleo, devolución de bienes) y la indemnización compensatoria por perjuicios económicamente evaluables, hasta la satisfacción (disculpa pública, homenajes a las víctimas) y las garantías de no repetición de las violaciones de derechos humanos.

AMNISTÍA INTERNACIONAL PIDE A LOS GOBIERNOS:


– Que los Estados ejerzan la jurisdicción universal y enjuicien o extraditen a cualquier presunto autor de crímenes de derecho internacional. 
– Que todos los Estados demuestren su compromiso con la justicia internacional y cooperen plenamente con la Corte Penal Internacional y con otros tribunales que estén investigando y juzgando crímenes de derecho inernacional.
– Que las organizaciones intergubernamentales, y en especial la ONU y otros órganos regionales, promuevan la aplicación del principio de jurisdicción universal y garanticen su cooperación y apoyo a la CPI y a otros tribunales que investiguen y juzguen ese tipo de delitos.
Que todos los gobiernos ratifiquen el Estatuto de Roma para asegurar que la Corte Penal Internacional tiene la jurisdicción más amplia posible.
– Que los gobiernos promulguen legislación efectiva para aplicar el Estatuto de Roma y garantizar que los tribunales nacionales puedan juzgar crímenes de derecho internacional.
– Que la Asamblea de los Estados Partes que han ratificado el Estatuto de Roma preste su pleno apoyo a la Corte y haga un seguimiento de sus actuaciones.
– Que la CPI lleve a cabo sus investigaciones y juicios de acuerdo con las más estrictas normas de justicia internacional.

© ERRY LAMPEN/AFP/Getty Images

Glosario de términos sobre justicia internacional

Crímenes de género

El Estatuto de Roma de la CPI tipifica ciertos actos de violencia contra las mujeres como crímenes de derecho internacional. Por ejemplo, las medidas para impedir nacimientos en el seno de un grupo con la intención de destruirlo total o parcialmente son calificadas de genocidio. La violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada u otros abusos sexuales graves, constituyen crímenes de lesa humanidad si se inscriben en un ataque sistemático y generalizado contra la población civil. Y actos similares a los anteriores cometidos en un conflicto armado, o  como parte de un plan o política, o cometidos a gran escala, son conductas descritas como crímenes de guerra.

Crímenes de guerra

Crímenes que violan las leyes o costumbres de la guerra definidas en los Convenios de Ginebra y de La Haya. Incluyen los ataques contra civiles, y la tortura, los malos tratos o el asesinato de prisioneros de guerra. El artículo 8 del Estatuto de Roma establece la competencia de la Corte Penal Internacional.

Crímenes de lesa humanidad

Crímenes cometidos como parte de un ataque generalizado o sistemático contra la población civil en época de paz o de guerra. Se definen en el artículo 7 del Estatuto de Roma de la CPI, e incluyen los homicidios, las desapariciones forzadas,  la esclavitud, la privación de libertad, el apartheid, la deportación o traslado forzoso de población, la violación masiva y sistemática y otros actos inhumanos similares.

Desaparición forzada

Este concepto sirve para definir el arresto, la detención, el secuestro o cualquier otra forma de privación de libertad llevada a cabo por agentes del Estado (o personas que actúan con su autorización, apoyo o aquiescencia) y que no se reconoce oficialmente. Unas veces, las autoridades niegan conocer tal hecho, y otras ocultan la suerte o el paradero de la persona desaparecida. Desde 2006 existe una Convención Internacional para la Protección de todas las personas contra la Desaparición Forzosa.

Ejecuciones extrajudiciales

Homicidios ilegítimos (sin que medie un procedimiento legal) y deliberados realizados por un gobierno (o con su complicidad) o por un funcionario del Estado que actúa sin seguir órdenes de nadie.

Genocidio

Actos cometidos con la intención de destruir total o parcialmente un grupo nacional, étnico, racial o religioso. Se define en el artículo 6 del Estatuto de Roma de la CPI, y es considerado un crimen de derecho internacional desde que la ONU aprobó el 9 de diciembre de 1948 la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio.

Impunidad

Se emplea esta expresión cuando alguien puede cometer un delito (intimidación, ataques, asesinato, etc.) sin ser castigado o sufrir consecuencias.

Tortura

Se produce cuando una persona en posición de autoridad (agente del Estado o con cierto grado de aprobación oficial) inflige deliberadamente dolor o sufrimiento severos a otra persona con el fin de castigarla, intimidarla, coaccionarla u obtener información o una confesión. Puede ser física, sexual, o psicológica, como la privación del sueño o la humillación pública. Desde diciembre de 1984 existe una Convención contra la Tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Ver más contenidos