1961-2021: 60 años actuando por los
derechos humanos en todo el mundo
Manifestación contra la trata con fines de explotación sexual frente al Parlamento de Buenos Aires, Argentina, el 8 de marzo de 2020.

© REUTERS / Mariana Greif. Manifestación contra la trata con fines de explotación sexual frente al Parlamento de Buenos Aires, Argentina, el 8 de marzo de 2020.

Trata en España. Cadenas invisibles

La trata de personas es una grave violación de derechos humanos que afecta sobre todo a mujeres y niñas, especialmente cuando se realiza con fines de explotación sexual. 

Su estrecha relación con los procesos migratorios explica la importancia del problema en España, puerta de entrada a Europa y a la vez país de destino y de tránsito para las víctimas de trata.

La línea divisoria entre trata y tráfico ilegal de personas puede ser muy fina, aunque su principal diferencia es la voluntariedad. En el segundo caso, la persona migrante contacta deliberadamente conun traficante y le paga el traslado a otro país donde busca mejores oportunidades de vida. En cambio, la trata no implica necesariamente un cruce de fronteras y suele basarse en un engaño del tratante, que se vale de mentiras, abusos o coacciones para controlar y dominar a su víctima.

La identificación es el primer paso y resulta fundamental para proteger a las víctimas de trata y garantizar su asistencia, acceso a justicia y derecho a la reparación. Sin detectar a las posibles víctimas, los siguientes pasos son inexistentes

Testimonio de Berta

Identificación de las víctimas de trata

La identificación de las víctimas de trata es un primer paso fundamental para garantizar su asistencia y protección, acceso a la justicia y derecho a la reparación. Y por eso el Convenio de Varsovia y la Directiva europea de 2011 exigen a los Estados que sean identificadas por autoridades competentes y por personas formadas y cualificadas en prevención, lucha contra la trata y asistencia a las víctimas, especialmente si son menores. Pero la realidad española dista mucho de adecuarse al marco legal existente, al no estar garantizando un enfoque de derechos humanos.

Pese a que las autoridades tienen la obligación de identificar y proteger a todas las víctimas de trata con independencia de su estatus migratorio y de su capacidad para colaborar en la persecución de un delito, en España prima su persecución y control.

Durante la elaboración del informe lanzado por Amnistía Internacional Cadenas invisibles: identificación de víctimas de trata en España, se pudo constatar la dificultad de documentar casos recientes por la deficiente labor de identificación, la especial vulnerabilidad de las víctimas y la escasa coordinación entre autoridades y organizaciones expertas en trata.

Al no existir datos desagregados, unificados y sistematizados que muestren la verdadera magnitud de este problema, solo se sabe que 1.000 de las al menos 75.000 personas que, según el gobierno estaban en situación de riesgo de trata con fines de explotación sexual, fueron identificadas finalmente como víctimas entre 2013 y 2019.

La actriz Nathalie Poza interpreta el testimonio de María, brasileña de 40 años
Infografía que explica los motivos por los cuales muchas mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual son invisibles y no se contabilizan

Motivos por los que las víctimas no son identificadas

La identificación formal corresponde en exclusiva a unidades específicas de la policía que no siempre tienen el enfoque adecuado ni la formación en trata y en género para realizarla correctamente, lo que invisibiliza en la práctica a muchas víctimas reales y potenciales.

En demasiadas ocasiones los estereotipos de género influyen de manera perjudicial para la identificación de las víctimas de trata. Muchos funcionarios policiales buscan un determinado “perfil de víctima de trata”. Cuando no se cumplen los clichés establecidos en el imaginario (existencia de violencia física, coacción, falta de libertad de movimiento, personas anuladas, carentes de documentación...) dudan de las mujeres y las descartan demasiado rápido, especialmente a aquellas que están en situación administrativa irregular. Los funcionarios policiales también dan más importancia al control migratorio y penalizan el cruce de fronteras de manera irregular, a pesar de la existencia de indicios de trata o explotación.

Ante la falta un mecanismo de detección temprana, y una coordinación adecuada entre los diferentes mecanismos implicados muchas posibles víctimas "se pierden" por el camino, y muchos traficantes las reciben demasiado fácilmente en esos lugares de tránsito descoordinados.

Menores víctimas de trata

También existe una falta de diligencia por parte de las autoridades para detectar posibles niñas y niños víctimas de trata, especialmente cuando alegan ser mayores de edad.

"Entre policía y fiscalía se pasan la pelota de qué hacer en caso de que las menores se hagan pasar por mayores de edad, pero su consideración como adultas, así como la falta de informes completos, dificulta mucho la intervención y el seguimiento de sus necesidades. Y lo mismo sucede con niños y las niñas que viajan solos: faltan recursos e implicación de los servicios de atención a menores, y, además, la atención es desigual en función de cada comunidad", señala Esteban Beltrán.

Hay una clara falta de diligencia para detectar posibles niñas y niños víctimas de trata, especialmente cuando alegan ser mayores de edad.

Desde enero hasta junio de 2019, llegaron a España 11.345 niños y 956 niñas migrantes no acompañados, y solo 10 de ellas fueron identificadas como víctimas de trata. En cuanto a los niños, en un periodo de 4 años, entre 2014 y 2017, solo 3 niños fueron identificados como víctimas de trata, y todos ellos en el año 2014.

Infografía que explica que a nivel global el 99% de las víctimas de trata con fines de explotación sexual son mujeres y niñas. Los niños y niñas suponen un 25% del total de las víctimas

El confinamiento, un aislamiento aún mayor

El confinamiento, y otras medidas impuestas como consecuencia de la pandemia, han agravado la situación de explotación y aislamiento de algunas personas vulnerables, como las mujeres y niñas migrantes en situación de explotación en el servicio doméstico, explotación sexual u otras formas de explotación. Amnistía Internacional dio la bienvenida al Plan de Contingencia contra la Violencia de Género ante la Crisis del Covid-19, con medidas adicionales dirigidas a las víctimas de trata, explotación sexual y a mujeres en contexto de prostitución que el Ministerio de Igualdad amplió en mayo de este año, así como a la propuesta que reconoce, por primera vez, que las organizaciones especializadas y otros organismos públicos, más allá de la policía, pueden acreditar situaciones de riesgo de trata. Sin embargo, la organización lamenta que pocas de estas medidas se hayan materializado.

Enfoque integral pendiente

La ausencia de un enfoque integral para combatir todas las formas de trata hace que las cifras oficiales, que solo incluyen a víctimas identificadas tras abrirse un atestado dentro de una investigación policial, no reflejen la escala real del fenómeno. A falta de datos para 2019 y 2020, los de 2018 contabilizaban 9.315 personas en riesgo de ser víctimas de trata, pero reducían a 128 mujeres (seis de ellas menores) las identificadas como víctimas. Para el Defensor del Pueblo, tales cifras sugieren que siguen sin desarrollarse herramientas eficaces para detectar y ofrecer protección a las víctimas.

Desde Amnistía Internacional España pedimos urgentemente un Plan de Acción Nacional Integral contra la trata (el anterior expiró en 2018) que ponga un doble foco en el género y la vulnerabilidad infantil para mejorar la identificación y asistencia a las víctimas. Un plan que, como viene reclamando desde hace años la Red Española contra la Trata de Personas a la que pertenece Amnistía Internacional, necesitaría completarse con una Ley Integral contra la Trata de Seres Humanosque aborde el problema en todas sus formas, establezca un mandato claro para todas las administraciones y asegure su coordinación y coherencia.

Para lograrlo pedimos la revisión y mejora de las siguientes 7 áreas y medidas:

  • Datos unificados y sistematizados para corregir los déficits de las estadísticas oficiales y poder precisar la magnitud de la trata en España.

  • Establecer mecanismos adecuados para detectar e identificar a las víctimas desde su llegada a las fronteras.

  • Las autoridades deben facilitar que especialistas en derechos humanos y trata contacten con las personas recién llegadas en un contexto de confianza y tranquilidad y con apoyo de intérpretes y mediadores culturales.

  • Un enfoque multidisciplinar y multiagencia para que el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y las ONG especializadas puedan informar de sus derechos a las personas migrantes y refugiadas así como para activar los instrumentos de protección necesarios.

  • La protección de la víctima se tiene que desvincular de la denuncia o colaboración de la víctima. Las unidades policiales competentes para la identificación formal no deben instrumentalizar a las víctimas en sus investigaciones.

  • Hay que garantizar el acceso de las víctimas menores de edad a los servicios adecuados de alojamiento, educación y asistencia sanitaria para reducir su vulnerabilidad ante la trata y asegurar su protección efectiva.

  • Formación especializada del personal dedicado a la tutela y protección de la infancia.

Infografía que recoge que entre 2013 y 2019 al menos 75000 personas se encontraban en situación de riesgo de trata, pero que tan solo unas 1.000 mujeres y niñas fueron identificadas formalmente como víctimas de trata en España