Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Campaña Yo Acojo / I welcome

Actualmente hay un número sin precedentes de personas en todo el mundo que se han visto obligadas a huir de sus hogares.

“I Welcome” es una campaña mundial de Amnistía Internacional para exigir que los Estados brinden a las personas refugiadas la protección que necesitan y garanticen que sus derechos humanos son respetados. En España la campaña se llama Yo Acojo”.

La campaña pide un lugar seguro para que las personas que huyen de la guerra, el terror, la persecución y la violencia puedan rehacer sus vidas. No solo quienes han tenido que abandonar su hogar en países devastados por los conflictos en África y Oriente Medio. También en América, donde cada vez jóvenes, mujeres y personas gays, lesbianas y transgénero tienen que huir de las bandas, la delincuencia organizada, la violencia de género y los crímenes de odio.

Actualmente hay más de 22,5 millones de personas refugiadas. Se trata de una crisis de envergadura mundial pero no tanto por la enorme cifra, sino por el lugar donde se encuentran estas personas: unos pocos países se ven obligados a hacer mucho más de lo que les corresponde, sencillamente, por su proximidad a zonas de crisis; mientras que otros, los más ricos, hacen poco o nada.

La inmensa mayoría de las personas refugiadas, el 84%, están en países de ingresos bajos y medios. Más de la mitad se concentra en tan solo diez países. Turquía y Jordania albergan casi tres millones de personas refugiadas cada uno. Pakistán y Uganda sobrepasan el millón de personas refugiadas cada uno. Irán da refugio a más de 900.000, Etiopía alberga a casi 800.000 personas y, en Europa, Alemania, con más de 600.000, ocupa el octavo lugar en el mundo en número de personas refugiadas. 

Una familia afgana solicitante de asilo posa en una zona de aparcamiento. Llevan varios meses viviendo en el parque de la ciudad próximo al parlamento regional en Batam, Indonesia.
Una familia afgana solicitante de asilo posa en una zona de aparcamiento. Llevan varios meses viviendo en el parque de la ciudad próximo al parlamento regional en Batam, Indonesia. © Ulet Ifansasti/Getty Images

El gobierno se comprometió a acoger a más de 17.000 personas refugiadas

¡Se acaba el tiempo!

¡Firma la petición!

Líbano, con una población de 4,5 millones, acoge más de un millón del vecino Siria. En contraste, Nueva Zelanda e Irlanda con la misma población pero territorios mucho más extensos y economías cuatro y cinco veces superiores, sólo han acogido 250 y 758 refugiados de Siria respectivamente. España, que se ha comprometido a acoger más de 17.000 personas, no ha recibido ni 2.000.

El egoísmo de los Estados ricos, que dejan recaer esta crisis mundial en los países más pobres, lejos de ayudar a resolverla, la empeora. No sólo no asumen su parte justa y equitativa a la hora de recibir a estas personas sino que se esfuerzan en mantenerlas alejadas a toda costa. Abandonan a su suerte a las personas que lo han perdido todo, las obligan a arriesgar sus vidas en peligrosos viajes, las dejan a merced de traficantes y redes de trata que las someten a todo tipo de abusos, más atroces aún si se trata de mujeres o niñas.

Las mujeres y niñas representan el 49% de la población refugiada. Se ven afectadas por desigualdades de género y de poder. En ocasiones incluso se ven obligadas a contraer matrimonio para obtener ayuda y protección para ellas y sus familias.

Deben alterar sus rutinas y reducir actividades para evitar el acoso, lo que limita su acceso a todo tipo de recursos económicos, políticos y jurídicos y, por tanto, a protección. Enfrentan especiales dificultades como ser cabeza de familia, dependencia no deseada, explotación en el trabajo y falta de acceso a reparación a causa de su género.

Mary, 13 años, de Awassa (Etiopía), vive en el campo de refugiados de Kakuma al norte de Kenia, 19 agosto de 2016.
Mary, 13 años, de Awassa (Etiopía), vive en el campo de refugiados de Kakuma al norte de Kenia, 19 agosto de 2016. © AI/Foto Richard Burton

La crisis de refugio en cifras

+ 22,5 MILL

personas refugiadas en todo el mundo

84%

personas refugiadas viven en países de ingresos bajos y medios (fuente: ACNUR)

10%

personas refugiadas a quienes se debe acoger cada año a escala mundial

Basel Tabarnin, refugiado sirio que fue reubicado en España a finales de 2016, procedente del campo de Nea Kabala, en el norte de Grecia.
Basel Tabarnin, refugiado sirio que fue reubicado en España a finales de 2016, procedente del campo de Nea Kabala, en el norte de Grecia. © AI (foto Richard Burton)

Refugio en España

A pesar de encontrarnos ante la crisis más grave de personas refugiadas tras la Segunda Guerra Mundial, las autoridades españolas de diferentes gobiernos no han mostrado voluntad política para compartir su responsabilidad con el resto de miembros de la Unión Europea.

Las cifras de la vergüenza

En septiembre de 2015, España se comprometió a reubicar a 15,888 personas procedentes de Grecia en Italia, de las que, a 7 de septiembre 2017, han llegado 1.301 personas.

Por otra parte, en el primer trimestre de 2016, nuestro país se comprometió a reasentar a 1,449 personas, de las cuales, a 7 de septiembre de 2017, han llegado 916 personas.

Es decir, más de un año después de estos compromisos, España ha acogido a 2.217 personas. Una cifra muy lejana de las 17.337 personas que el gobierno se comprometió a acoger.

Personas refugiadas acogidas en España a 7 de septiembre

0
2
2
1
7

REALIDAD

1
7
3
3
7

COMPROMISO DEL GOBIERNO

#InauguramosCiudad

La acción #InauguramosCiudad, destinada a pedir a los ayuntamientos que ofrecieran plazas de acogida para las personas refugiadas, llevada a cabo el 4 de marzo en numerosas localidades de España, logró que 68 ayuntamientos ofrecieran 2.741 plazas, más del doble de las que ha ofrecido el gobierno central. Es to demuestra, una vez más, que ya solo falta que el gobierno central traiga a estas personas.

AMNISTÍA INTERNACIONAL PIDE AL GOBIERNO DE ESPAÑA QUE:

– Cumpla de forma inmediata con los compromisos adquiridos en materia de reubicación y reasentamiento, y que aumente el número de plazas, especialmente para mujeres, niñas y personas en situación de especial vulnerabilidad.

– Impulse medidas que garanticen el derecho de asilo y el establecimiento de rutas legales y seguras para que nadie tenga que arriesgar su vida en busca de refugio.

– Garantice unas condiciones de acogida dignas.

© AI

Una oportunidad para volver a empezar

Nuestra reciente encuesta sobre las actitudes de la gente en todo el mundo mostró que el 80% de la gente está dispuesta a dar la bienvenida a las personas refugiadas en sus países, sus comunidades e incluso en sus hogares. En conjunto, somos un movimiento de personas que creen que lo que nos une es mucho más fuerte que lo que nos separa.

No vemos a las personas refugiadas como una amenaza, sino como personas cuyas vidas están amenazadas. Personas que necesitan un lugar seguro para volver a empezar y una oportunidad para hacer una contribución positiva.

Amnistía Internacional pide a los Gobiernos que:

– Aumenten de manera inmediata el número de personas refugiadas que acogen, aceptando un porcentaje equitativo, según su capacidad para ofrecer cada año un hogar al 10% de la población refugiada mundial.

– Abran rutas legales y seguras para que quienes huyan no tengan que arriesgarse a morir en el mar, en el desierto o a ser víctimas de abusos, violencia sexual y explotación a manos de traficantes, bandas armadas y redes de trata.

– Se pongan de acuerdo en un mecanismo sensato para determinar la capacidad de recepción de personas refugiadas, basado en criterios objetivos como riqueza, tamaño de la población y tasa de desempleo, entre otros.

– Acaben con los abusos contra las personas migrantes y refugiadas y garanticen sus derechos, mediante procesos de asilo justos y eficaces, protección ante las violaciones de derechos humanos y cubriendo sus necesidades básicas, así como las específicas de mujeres, menores y personas con discapacidad.

– Garanticen financiación plena, flexible y previsible para proteger a las personas refugiadas y apoyar a los países que acogen un gran número de ellas.

© Amnistía Internacional

A continuación os ofrecemos una recopilación de algunos términos vinculados al trabajo con personas refugiadas.

Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados. Es la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados. Fue creada en 1950 por la Asamblea General de la ONU.

Protección o refugio que dispensa un país a aquellas personas extranjeras a quien se reconoce la condición de refugiado. El reconocimiento de este derecho comporta además la adopción de, entre otras que pueden recogerse en los correspondientes tratados internacionales, las siguientes medidas: concesión de la autorización para residir en España, expedición de los documentos de viaje e identidad que sean necesarios y concesión de autorización para desarrollar actividades laborales, profesionales o mercantiles.

La Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y su Protocolo Adicional de Nueva York de 1967. Base e instrumentos legales fundamentales que, desde que fueron aprobados, han permitido proteger a millones de personas refugiadas en todo el planeta. Ambos documentos establecen quién es una persona refugiada, así como la protección legal, asistencia y derechos sociales que deben asegurar los Estados firmantes.

 

 

Aquella persona que ha sido forzada a dejar su hogar por las mismas razones análogas a las del refugiado (conflicto armado, violencia generalizada, violación de los derechos humanos, persecución, etc.), pero que no atraviesa ninguna frontera sino que permanece dentro de los límites de su país de nacionalidad. Legalmente, los desplazados continúan bajo la protección de su gobierno, aunque este sea el responsable de su huida.

Figura jurídica reconocida en la legislación española que puede amparar a las personas procedentes de países extracomunitarios que no reúnen los requisitos para ser reconocidas como refugiadas pero que tienen motivos fundados para creer que si regresasen a su país de origen, se enfrentarían a un riesgo real de sufrir graves daños para su vida e integridad, y que no pueden o, a causa del citado riesgo, no quieren acogerse a la protección de ese país.

Herramienta jurídica que permite volver a reunirse en el país de acogida a la familia que se vio obligada a separarse. La reagrupación o reunificación familiar protege a las personas refugiadas, mejora sensiblemente su calidad de vida y la situación social y económica de la familia reagrupada. Las medidas sobre reagrupación familiar deben adoptarse de conformidad con la obligación de proteger a la familia y respetar la vida familiar que se consagra en numerosos instrumentos del derecho internacional.

Instrumento de protección para las personas refugiadas. En ocasiones, los refugiados son reasentados en un país distinto al primer país de acogida. Esta opción se toma cuando el primer país de acogida no puede garantizar la seguridad e integridad del refugiado; no puede afrontar la llegada de una gran cantidad de refugiados en un periodo de tiempo o existan en el segundo país de acogida mayores y mejores posibilidades para la integración social efectiva de la persona refugiada.

La Convención de Ginebra de 1951 establece que una persona refugiada es aquella que "debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opinión política se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país". Esta definición también incluye a las personas que huyen de conflictos armados o situaciones de violencia generalizada, personas que también son consideradas genéricamente como refugiadas.

A diferencia del reasentamiento, la reagrupación familiar o la protección subsidiaria, no se trata de una ruta legal y segura, sino que se trata de un mecanismo de emergencia, aprobado en el Marco de la Agenda Migratoria presentada por la Comisión Europea en mayo de 2013, con el objetivo de aliviar la presión sobre países con fronteras exteriores de la Unión Europea (UE), fundamentalmente Grecia e Italia. En concreto, consiste en el traslado a otros países de la UE de las personas solicitantes de asilo llegadas a estos países. Esta propuesta de reubicación debe aplicarse como una medida de carácter temporal. Para alcanzar una solución sostenible deben adoptarse otras medidas, como un mayor número de rutas seguras y legales, un sistema de asilo común con igualdad de derechos en toda la UE, y libertad de circulación para las personas refugiadas. Por último, los planes de reparto de las personas refugiadas deben tener en cuenta las necesidades y la voluntad de las personas afectadas y respetar el derecho a la unidad familiar.

 Son una serie de herramientas y figuras jurídicas utilizadas para proteger los derechos de las personas que se ven obligadas a abandonar sus países debido a conflictos armados, persecuciones, pobreza, etc. Entre ellas, destaca la figura del reasentamiento, la protección subsidiaria o la reagrupación familiar, entre otras.

Persona que solicita su reconocimiento en otro país como persona refugiada y que se encuentra a la espera de resolución de su solicitud.

Ver más contenidos

Cómo puedo ayudar