#LaRecetaEquivocada © Lupe de la Vallina / AI

#LaRecetaEquivocada

Listas de espera que se duplican, personal sanitario con ansiedad y explotado, aumento del copago farmacéutico que hace que las personas enfermas racionen sus medicamentos, pacientes entre la angustia y el dolor...

Estas son algunas de las consecuencias de los recortes implementados por el gobierno que degradan nuestro sistema de salud. Y su efecto devastador continúa.

Los recortes perjudican seriamente tu derecho a la salud.
¡Firma y defiende tu sanidad pública!

Patricia, enferma de cáncer de pecho, 32 años

© Ana Gómez Pérez-Nievas / AI

Patricia, enferma de cáncer de pecho, 32 años

© Ana Gómez Pérez-Nievas / AI

A mi madre la diagnosticaron en 2013 un cáncer, la operaron en 2015 y falleció en 2016. Pero a mí, con un bulto en el pecho tardaron más de nueve meses en diagnosticarme el cáncer porque me decían que esos no son antecedentes a tener en cuenta

Patricia, enferma de cáncer de pecho, 32 años

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

¿Qué denunciamos?

Los recortes perjudican seriamente tu derecho a la salud. Esto no es una amenaza. No hablamos de las enfermedades o afecciones que todos y todas podemos tener a lo largo de una vida. Hablamos de la falta de protección que vamos a encontrar frente a ellas. Del coste cruel de unas medidas de austeridad, como el Real Decreto Ley 16/2012, y un menor gasto público en sanidad que están teniendo un impacto devastador en algunas de las personas económicamente más vulnerables y marginadas de la sociedad.

Jesús Sueiro, médico

© AI

Jesús Sueiro, médico

© AI

¿Cuánto cuesta la salud de una persona, cuánto que un diabético no sea amputado o tenga que someterse a un trasplante? Antes nos valoraban por la calidad asistencial que prestábamos a nuestros pacientes. Ahora esto se ha reconvertido en temas puramente económicos

Jesús Sueiro, médico

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

Consecuencias

Personal sanitario entre la espada y la pared.
El incremento de horas de trabajo, el empeoramiento de las condiciones laborales y la pérdida de hasta 28.500 trabajadores de la salud han provocado un deterioro en el trato que se ofrece a los y las pacientes. Algunos testimonios explican cómo, tras atender hasta 33 casos al día, algunos trabajadores han tenido que abandonar sus puestos de trabajo por ansiedad. Otros aguantan la presión ofreciendo a sus pacientes el mejor trato y tiempo posibles.

Listas de espera más largas.
Entre 2010 y 2016 la media para una intervención quirúrgica electiva ha pasado de 65 días a 115. Muchos pacientes con dolores esperan meses hasta poder acudir a sus especialistas para obtener un diagnóstico. Las personas con enfermedades mentales sufren especialmente el retraso por la ansiedad que estas demoras provocan.

La insoportable disminución de la calidad.
Peores agujas para las pruebas de diabetes que hacen los test más dolorosos; sillas de ruedas de peor calidad que provocan inseguridad en las personas con discapacidad, tiempos de consulta que disminuyen mermando la calidad de una buena atención médica...

El peso del precio de los medicamentos.
Más de 400 medicamentos han salido de la financiación del Sistema Nacional de Salud, dificultando –y en algunos casos incluso haciendo imposible–, la compra de los medicamentos o complementos prescritos. Los y las pensionistas, que antes estaban exentos, ahora pagan una parte de sus medicamentos. El resto ha visto incrementada la proporción de copago. El resultado: personas enfermas que dejan de comprar algunos o todos los medicamentos que necesitan por falta de recursos económicos.

Jose Ignacio Insausti, Huelva. Tiene una pierna amputada

© Ana Gómez Pérez-Nievas / AI

Jose Ignacio Insausti, Huelva. Tiene una pierna amputada

© Ana Gómez Pérez-Nievas / AI

Con el dolor no puedo vivir. Tengo que tomar los medicamentos. (...) O me tomo los medicamentos o me tiro por el balcón. Si me tengo que quitar de comer, me quito. Pero los medicamentos los tengo que comprar.

Jose Ignacio Insausti, Huelva. Tiene una pierna amputada

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

¿Te puede pasar a ti?

Lamentablemente, sí. Aunque el impacto lo sienten en mayor medida las personas más vulnerables: aquellas que sufren enfermedades crónicas, las que tienen discapacidades, las que sufren enfermedades mentales o las personas mayores. Pero, en realidad, cualquiera que necesite acudir al sistema público de salud puede sentir las consecuencias de estos recortes.

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

¿Qué puedes hacer?

En su punto más bajo, en 2013, el gasto total en salud pública, incluido tanto el del gobierno central como el de los gobiernos autonómicos, era de alrededor de 8.950 millones de euros, es decir, un 12,7% más bajo que el de 2009.

Aunque este presupuesto ha aumentado, tenemos que conseguir que el gobierno revierta los recortes y reforme el Real Decreto sanitario para garantizar que todas las personas pueden acceder a un servicio de salud de calidad.

Además, debemos impedir que las personas más vulnerables sean quienes sufren las peores consecuencias de los recortes, así como lograr que mejoren las condiciones laborales del personal sanitario.

 

 

Shaila, paciente

© Ana Gómez Pérez-Nievas / AI

Shaila, paciente

© Ana Gómez Pérez-Nievas / AI

No es que nos pueda pasar a todos, es que nos va a pasar a todos, porque va a haber algún momento, alguna situación en la vida en la que nos va a hacer falta algo. No hay nadie a quien no le vaya a hacer falta nada en la sanidad en alguna situación. Entonces lo vamos a necesitar y, si eso no está, ¿qué?

Shaila, paciente.

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

Entre 1 y 3 minutos. Algunos médicos afirmaron a Amnistía Internacional que ese era el tiempo que podían dedicar a sus pacientes

Buenas Noticias

El pasado 27 de julio el Gobierno aprobó el Real Decreto Ley 7/2018 sobre acceso a la atención sanitaria de las personas migrantes en situación administrativa irregular que modifica el Real Decreto Ley 16/2012, que dejó sin tarjeta sanitaria a más de 750.000 personas.

Sin duda, se trata de un avance respecto de la legislación anterior y mejora la situación de las personas inmigrantes en situación irregular.

El 6 de septiembre, el Congreso validó este texto y además, aprobó tramitarlo como proyecto de ley, lo que quiere decir que el Congreso podrá reformar su contenido.

Trabajaremos con los grupos parlamentarios para que este Real decreto se mejore y no exista ninguna traba en el acceso a la atención sanitaria de las personas inmigrantes en situación irregular.

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

#LaRecetaEquivocada

© Lupe de la Vallina / AI

La receta equivocada

El impacto de las medidas de austeridad en el derecho a la salud en España

LEE EL INFORME