Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Más periodistas detenidos mientras aumentan las restricciones a la información

Londres.- Las autoridades iraníes deben poner en libertad inmediatamente a decenas de periodistas detenidos desde el 12 de junio y que están en peligro de sufrir tortura bajo custodia, ha dicho hoy Amnistía Internacional, que los ha adoptado a todos como presos de conciencia. “Resulta sorprendente –ha señalado Hassiba Hadj Sahraoui, subdirectora del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional– que se detenga a los periodistas, cuyo trabajo es proporcionar información a los demás, encima de todas las demás medidas draconianas que han adoptado las autoridades para restringir la libre circulación de información sobre lo que realmente está pasando en Irán. En lugar de intentar investigar las denuncias de abusos, el único mensaje que las autoridades envían es que tratan de ocultar la verdad, tanto a sus propios ciudadanos como al resto del mundo.” En los últimos quince días han sido detenidos decenas de periodistas –algunos de los cuales también hicieron campaña por Mir Hossein Mousavi o Mehdi Karroubi, ambos candidatos a las elecciones presidenciales–, y el paradero de la mayoría de ellos se desconoce. Por ejemplo, entre 20 y 25 empleados del periódico Kalameh Sabz detenidos en sus oficinas de la plaza de Haft Tir el 22 de junio siguen recluidos y aún no se sabe su paradero. Kalameh Sabz,  periódico creado por el candidato presidencial Mir Hossein Mousavi en 2009, no se publica desde el 14 de junio.
Desde que el 13 de junio se anunciara la victoria del presidente Ahmadineyad en las elecciones, las autoridades iraníes han restringido gravemente la libertad de expresión. El acceso a Internet ha sido bloqueado o ha sufrido importantes interrupciones. Se ha prohibido a los medios de comunicación iraníes que publiquen información sobre los disturbios. A los periodistas de medios de comunicación extranjeros se les ha impedido salir a las calles, y a algunos de ellos se les ha expulsado del país.   
“Como mínimo, las autoridades deben desvelar de inmediato el paradero de estos periodistas, asegurarse de que no son torturados ni sufren otros malos tratos y permitir a sus familias y abogados acceder a ellos”, ha dicho Hassiba Hadj Sahraoui. “A menos que las autoridades levanten todas las restricciones ilegales contra la libertad de expresión –incluido el derecho de los periodistas a informar sobre los acontecimientos– y pongan en libertad a todos los periodistas detenidos, sólo podemos suponer que tratan de ocultar pruebas de abusos y silenciar aún más cualquier voz crítica”.
Información complementaria

Desde las elecciones han sido detenidos en todo Irán cientos de políticos, periodistas, intelectuales, estudiantes y defensores de los derechos humanos, algunos de ellos brevemente. La mayoría son partidarios de Mir Hossein Mousavi o Mehdi Karroubi, o cercanos al ex presidente Jatami, que apoyaba la campaña de Mir Hossein Mousavi. Otros han criticado las políticas del actual presidente Ahmadineyad. El 24 de junio, 70 intelectuales que se habían reunido con Mir Hossein Mousavi fueron detenidos al salir de su despacho. Posteriormente todos quedaron en libertad menos cuatro, uno de ellos el doctor Ghorban Behzadian, presidente de la campaña electoral de Mir Hossein Mousavi. Según declaraciones oficiales, el número de personas detenidas durante las manifestaciones contra el resultado electoral, en las que las fuerzas de seguridad han hecho un uso excesivo de la fuerza, supera con creces el millar. Muchas de estas personas han sido golpeadas y, según las autoridades, el número de muertos asciende a 21, aunque probablemente la verdadera cifra es más alta.
Entre los periodistas detenidos durante la última quincena figuran:
Mahsa Amrabad, periodista del periódico Etemad-e Melli, fundado por el candidato presidencial Mehdi Karroubi, detenido en su domicilio el 14 de junio.   
Abdolreza Tajik, director del semanario Farhikhtegan, detenido en las oficinas del semanario el 14 de junio.
Keyvan Samimi Behbehani, director de la revista prohibida Nameh, también detenido en su domicilio el 14 de junio. Es miembro del Comité sobre Detenciones Arbitrarias del Centro para la Defensa de los Derechos Humanos.
Mojtaba Pourmohsen, director del periódico Gilan-e Emrooz, de la ciudad de Rasht, en el norte del país, desde donde presentaba un programa para la emisora radicada en Países Bajos Radio Zamaneh, fue detenido el 15 de junio.
Fariborz Soroush, periodista independiente que ha concedido entrevistas a Radio Farda, emisora que emite desde Praga, fue detenido el 16 de junio, según los informes.
Saeed Laylaz, destacado periodista económico que publica en Sarmayeh y ha sido muy crítico con las políticas económicas del actual presidente Ahmadineyad, fue detenido el 17 de junio.
Mohammad Ghochani, director de Etemad-e Melli, fue detenido el 18 de junio en su domicilio. Según información recibida por Amnistía Internacional, al parecer está recluido en la sección 209 de la cárcel de Evin, en Teherán, que está controlada por el Ministerio de Información.
Karim Arghandehpour, periodista independiente y autor de un blog, que escribía para varios periódicos reformistas actualmente prohibidos, fue detenido el 14 de junio.
También se ha detenido a periodistas que cubrían la información para medios extranjeros, como Maziar Bahari, con doble nacionalidad canadiense e iraní, que informaba desde Irán para Newsweek, detenido el 21 de junio. Iason Athanasiadis-Fowden, ciudadano griego que cubría las elecciones para The Washington Times, fue detenido cuando trataba de salir de Irán, en torno al 19 de junio.

Contenidos relacionados