Saltar al contenido

28 de junio: Día Internacional del Orgullo Gay y Lésbico

La orientación sexual sigue siendo motivo de persecución y discriminación en todo el mundo

Contramanifestantes en la marcha del Orgullo Gay en Riga, con pancartas homófobas, 31 mayo 2008 © AI / Kaare Viemose

Amnistía Internacional pide a Camerún que despenalice las relaciones homosexuales en www.actuaconamnistia.org

 

Madrid.- Con motivo de la celebración del Día Internacional del Orgullo Gay y Lésbico, Amnistía Internacional (AI) denuncia que las leyes que penalizan la homosexualidad y la homofobia institucional que incita y justifica la discriminación y la violencia contra el colectivo LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero) persisten en todo el mundo.

En Arabia Saudí, Irán, Mauritania, Qatar, Sudán, Yemen y algunos estados de Nigeria, las relaciones consentidas entre personas del mismo sexo pueden llegar a castigarse con la pena de muerte. En otros muchos países, las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son consideradas delito. Gambia penaliza la conducta homosexual como «delito antinatural» con condenas de hasta 14 años de prisión. Senegal condenó a dos hombres en agosto de 2008 a dos años de prisión por «matrimonio homosexual y actos contra la naturaleza». En Marruecos, un tribunal confirmó en enero de 2008 las condenas de hasta 10 meses de prisión impuestas a seis hombres declarados culpables de «conducta homosexual». En Egipto, 24 hombres fueron detenidos por «práctica habitual de libertinaje»; en 2008, 20 de ellos fueron condenados a entre uno y tres años de prisión. La mayoría fueron obligados a someterse a exploraciones anales para «demostrar» que habían tenido conductas homosexuales.

Además, la penalización por causa de orientación sexual o identidad de género actúa como incitación oficial a la violencia contra el colectivo LGBT o como justificación de la violencia y de actitudes homófobas como normas sociales aceptables. Así, individuos o grupos homofóbicos y transfóbicos entienden estas leyes como un permiso para perseguir a personas y organizaciones y sabotear actos de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero.

Amnistía Internacional considera que las personas detenidas o encarceladas en virtud de este tipo de leyes son presas de conciencia y trabaja para lograr su libertad inmediata e incondicional. La despenalización es esencial como un primer paso en el camino hacia la igualdad plena de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero.

Homofobia institucional en algunos países de Europa

Las autoridades de varios países europeos continúan fomentando un clima de intolerancia y discriminación contra lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero, lo que dificulta aún más que se escuchen sus voces y se protejan sus derechos.

Así, durante 2008 y el primer semestre de 2009, las autoridades prohibieron actos públicos en apoyo de las comunidades de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero en Bielorrusia, Lituania y Moldavia. En mayo de 2009, tuvo lugar la marcha del Orgullo Eslavo en Moscú, en la Federación Rusa. Las autoridades habían prohibido su celebración y la policía antidisturbios cargó contra los manifestantes y detuvo a entre 25 y 80 activistas.

Las autoridades tampoco protegieron a los organizadores y participantes en el Festival Gay de Sarajevo, que se celebró por primera vez en Bosnia y Herzegovina en septiembre de 2008. El acto concluyó antes de lo previsto debido a las amenazas de muerte recibidas por sus organizadores y a las agresiones sufridas por algunos participantes, después de una campaña homófoba dirigida por algunos políticos y medios de comunicación. Otros cargos políticos en Lituania, Letonia, Bulgaria o Polonia también hablaron en términos inequívocamente homófobos o se manifestaron contrarios a la celebración de este tipo de manifestaciones.

En otros países, las autoridades aplican la ley de manera discriminatoria o impulsan leyes con tintes claramente homófobos. En junio de 2009, el Parlamento de Lituania decidía seguir adelante con un proyecto de ley que institucionaliza la homofobia y supondría prohibir el debate sobre la homosexualidad en las escuelas, así como toda referencia a ella en cualquier información pública que puedan ver menores. La reforma propuesta equipara la homosexualidad a la violencia física o psicológica, a la exhibición de un cuerpo humano muerto o cruelmente mutilado y a información que suscite temor u horror o fomente la automutilación o el suicidio.

En Turquía un tribunal ordenó la clausura de una organización que defendía los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero, con el argumento de que sus objetivos iban «contra los valores morales y la estructura familiar». Y en la Federación Rusa se rechazó la inscripción en el registro de una organización dedicada a la defensa de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero por considerar que entre sus objetivos figuraba el de «reducir la población de la Federación Rusa», lo que podía representar una «amenaza contra la seguridad nacional».

Camerún: firma en www.actuaconamnistia.org
En los últimos tres años, varias docenas de hombres y mujeres jóvenes han sido arrestadas, detenidas, sentenciadas a condenas de prisión y multadas en Camerún por el simple hecho de mantener supuestamente relaciones sexuales de mutuo acuerdo con personas de su mismo sexo. Según medios locales, una personalidad eclesiástica de la alta jerarquía católica camerunesa denunció públicamente en diciembre de 2005 la homosexualidad. Desde entonces, Desde entonces, muchas personas homosexuales han sido perseguidas.

El Código Penal camerunés penaliza las relaciones sexuales consentidas entre personas adultas del mismo sexo, de tal manera que “quienquiera que tenga relaciones sexuales con una persona del mismo sexo será castigado con condenas de prisión de seis meses a cinco años y multado con 20.000 a 200.000 francos CFA” (aproximadamente de 35 a 350 dólares norteamericanos).

Este tipo de leyes que consideran la homosexualidad un crimen son causa directa de que la homofobia sea endémica en la sociedad camerunesa, y por este motivo Amnistía Internacional pide a las autoridades, a las organizaciones de la sociedad civil, a las organizaciones religiosas y a los medios de comunicación que defiendan, respeten y protejan los derechos humanos de todas las personas, independientemente de su orientación sexual, a través de una ciberacción que ya se puede firmar en www.actuaconamnistia.org.

AI en la manifestación del Orgullo Gay en Madrid
Un año más, y con el lema “Amar no es delito”, la Sección española de Amnistía Internacional se suma a la movilización del próximo sábado 4 de julio, en conmemoración del Día del Orgullo Gay y Lésbico de Madrid a favor de los derechos humanos y libertades de las personas homosexuales, bisexuales y transgénero.

Cómo puedo ayudar