Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Urge reformar la legislación sobre aborto

Manifestación a favor del acceso a servicios de aborto en Dublín, julio 2013 © Demotix

Los políticos de Irlanda del Norte están “lejos de sintonizar” con el electorado

Más del 75 por ciento de la población británica adulta piensa que es inaceptable que las mujeres de Irlanda del Norte tengan que desplazarse hasta Inglaterra para someterse a un aborto y que tengan que pagar un servicio que en el resto del país es gratuito, según una nueva encuesta realizada por Amnistía Internacional y YouGov.

También según la encuesta, realizada el mes pasado sobre una muestra de más de 2.000 personas, dos tercios de los encuestados pensaban erróneamente que la legislación no se aplica por igual en todo Reino Unido, o simplemente no lo sabían, y casi tres cuartas partes opinaban que la legislación debería ser la misma con independencia del lugar del país donde vivas.

La legislación vigente en Irlanda del Norte sólo permite el aborto en circunstancias muy limitadas, concretamente en los casos de riesgo a largo plazo para la salud física y mental de la mujer. Pero no hay acceso a los servicios legales de aborto para una mujer si se ha quedado embarazada como consecuencia de violación o incesto y tampoco si el feto presenta alguna anomalía que no le permitirá sobrevivir fuera del útero. La publicación de los resultados de esta encuesta tiene lugar cuando el Departamento de Justicia de Irlanda del Norte está revisando su legislación sobre el acceso al aborto.

En el resto de Reino Unido es posible someterse a una operación de aborto en las primeras 24 semanas de gestación, siempre que dos médicos estén de acuerdo en que un aborto sería menos perjudicial para la salud física o mental de la gestante que la continuación del embarazo.

El aborto es posible en una fase posterior cuando es necesario para salvar la vida de la gestante, para prevenir secuelas permanentes en su salud física o mental o si existe un riesgo considerable de que nazca un bebé con graves discapacidades físicas o mentales.

Según las conclusiones de una encuesta parecida que realizó Millward Brownat simultáneamente en Irlanda del Norte para Amnistía Internacional, existe un abrumador apoyo comunitario a los cambios en la actual legislación que permitirían mayor acceso al aborto en casos extremos.

Según la encuesta, más de dos tercios de la población adulta de Irlanda del Norte piensa que las mujeres deben tener acceso al aborto en los casos de violación e incesto. Tres de cada cinco personas encuestadas piensan que se debe tener acceso a los servicios de aborto en el caso de anomalías mortales del feto (es decir, que no tiene posibilidades de sobrevivir).

Naomi McAuliffe, jefa de proyecto de campañas de Amnistía Internacional Reino Unido, ha dicho:

“Es escandaloso que se aplique una norma a las mujeres de Irlanda del Norte y otra distinta a las del resto de Reino Unido. Los resultados de esta encuesta demuestran que la legislación sobre el aborto en Irlanda del Norte está obsoleta y que los políticos están lejos de sintonizar con la mayoría del electorado.

“La inmensa mayoría de los habitantes de todas las comunidades de Irlanda del Norte necesitan que se reforme la legislación para que las mujeres tengan derecho a decidir si interrumpen un embarazo no deseado en circunstancias extremas. Como mínimo, serviría para que Irlanda del Norte cumpliera los requisitos básicos de las leyes y normas internacionales.

“Reino Unido se ha adherido a acuerdos internacionales destinados a proteger el derecho a la vida y a la salud de mujeres y niñas. Todas las mujeres y niñas de Reino Unido deben estar incluidas en esa protección, no sólo una parte.”

 

Nota para periodistas

Todos los datos relativos a Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y Gales) son de YouGov Plc. La muestra total fue de 2.106 adultos. El trabajo sobre el terreno se llevó a cabo los días 29 y 30 de septiembre de 2014. La encuesta se realizó por Internet. Los datos se han ponderado y son representativos de toda la población británica adulta (más de 18 años).

Las encuestas demostraron que existe un apoyo abrumador en todo Reino Unido al acceso al aborto en los casos de violación (89% en Gran Bretaña, 69% en Irlanda del Norte), incesto (85% en Gran Bretaña, 68% en Irlanda del Norte) y anomalías mortales en el feto (86% en Gran Bretaña, 60% en Irlanda del Norte).

En Inglaterra, Escocia y Gales, el 72 por ciento de la población adulta opina que la legislación relativa al aborto debería ser la misma en todo Reino Unido. El 76 por ciento afirma que es inaceptable que las mujeres de Irlanda del Norte tengan que viajar para tener acceso al aborto y que tengan que pagar por un servicio de salud pública que es gratuito para las mujeres del resto de Reino Unido.

El 46 por ciento pensaba erróneamente que la legislación relativa al aborto se aplicaba por igual en todo Reino Unido. El 19 por ciento no sabía si la legislación era la misma o no.

 

Campaña Mi cuerpo, mis derechos y presentación de la encuesta de Irlanda del Norte

La publicación de los resultados marca el inicio de la campaña de Amnistía Internacional Mi cuerpo, mis derechos en Irlanda del Norte para conseguir que cambien las leyes, políticas y prácticas sobre el acceso al aborto. La campaña y los resultados de la encuesta realizada en Irlanda del Norte se presentarán en una conferencia de prensa en Belfast el martes, 21 de octubre.

Cómo puedes ayudar