Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Represalia mortal de Hamás contra “colaboradores”

Londres.- Desde el fin de diciembre de 2008, durante y después de una ofensiva militar israelí que duró tres semanas y acabó con la vida de unos 1.300 palestinos, en su mayoría civiles, las fuerzas y milicias de Hamás han llevado a cabo una campaña letal de secuestros, homicidios deliberados e ilegítimos, torturas y amenazas de muerte en la Franja de Gaza contra personas a las que acusan de “colaborar” con Israel, así como contra opositores y críticos, según ha revelado hoy Amnistía Internacional en un nuevo documento.

Al menos dos docenas de hombres han muerto por disparos efectuados por hombres armados de Hamás, y varias decenas más han recibido disparos en la rodilla o en las piernas o han sufrido lesiones en otras partes del cuerpo destinadas a causarles incapacidad permanente, o han recibido graves palizas que les han producido múltiples fracturas y otras lesiones, o han sido torturados o maltratados por otros medios.

En la mayoría de los casos fueron secuestrados de sus viviendas y posteriormente abandonados, muertos o heridos, en zonas aisladas o en el depósito de cadáveres de algún hospital de Gaza. A algunos los mataron a tiros en un hospital cuando recibían tratamiento de sus lesiones.

Un equipo de investigación de Amnistía Internacional que visitó Gaza durante y después de la ofensiva israelí documentó testimonios de varias víctimas, así como de fuentes médicas y testigos presenciales que pudieron corroborar sus relatos. Decenas más de personas no quisieron hablar públicamente por miedo a sufrir represalias de las fuerzas y milicias de Hamás.

Amnistía Internacional pide a la administración de hecho de Hamás que ponga fin de inmediato a la campaña de abusos y acepte el establecimiento de una comisión nacional de expertos independiente e imparcial para que los investigue.



Más información sobre el trabajo de Amnistía Internacional sobre el conflicto en Gaza y el sur de Israel.

 

 

Cómo puedes ayudar