Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

La coalición dirigida por Estados Unidos admite la cifra de 1.300 muertes de civiles en Irak y Siria

© Amnesty International

En respuesta al anuncio hecho hoy por la coalición dirigida por Estados Unidos de que los ataques de la coalición han matado involuntariamente al menos a 1.302 civiles en Siria y en Irak entre agosto de 2014 y finales de abril de 2019, Donatella Rovera asesora general de Amnistía Internacional sobre respuesta a las crisis, ha dicho:

“Aunque cualquier reconocimiento por parte de la coalición dirigida por Estados Unidos de su responsabilidad respecto a las víctimas civiles es bienvenido, la coalición sigue negando rotundamente la tremenda magnitud de la cifra de víctimas civiles causadas por sus operaciones en Irak y Siria".

“Una exhaustiva investigación realizada por Amnistía Internacional en asociación con Airwars, que se presentó el mes pasado, reveló que sólo en la ofensiva de Raqqa de 2017 murieron más de 1.600 civiles, lo cual implica que las muertes que se han reconocido suponen sólo una fracción del total".

“El que hoy se hayan reconocido más víctimas civiles subraya la urgente necesidad de que se realicen investigaciones exhaustivas e independientes que desvelen la verdadera magnitud de las cifras de víctimas civiles en los ataques de la coalición y analicen cada ataque para ver si se ajustó al derecho internacional de los derechos humanos, a fin de proporcionar reparación completa a las víctimas".

“Incluso en los casos en que la coalición ha admitido su responsabilidad, esto sólo ha sucedido después de que organizaciones como Amnistía Internacional y Airwars hayan investigado las muertes de civiles y hayan llamado la atención de la coalición sobre ellas. Hasta ahora la coalición no ha llevado a cabo investigaciones sobre el terreno ni ha indicado los motivos por los que ha habido víctimas civiles. Si no hay un examen claro de lo que falló en cada caso, jamás se podrán extraer lecciones.”

Amnistía Internacional ha llevado a cabo investigaciones en profundidad sobre el terreno, ha entrevistado a supervivientes y testigos, tanto en Raqqa como en Mosul, y ha documentado cientos de casos de civiles que murieron en los ataques de la coalición.