Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Israel y Territorios Palestinos Ocupados: Solidaridad con el pueblo palestino implica terminar con todo apoyo al apartheid

AP Photo/Mahmoud Illean

El Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, Amnistía Internacional reitera su llamamiento a la acción global para poner fin al sistema de apartheid impuesto impunemente por las autoridades a la población palestina. Este sistema se ha vuelto más violento y opresivo a lo largo del último año: en Cisjordania, las fuerzas israelíes han matado a 127 personas palestinas desde enero y han herido a centenares más, y se ha observado un incremento de las agresiones y la violencia contra población palestina por parte de colonos respaldados por el Estado. Las autoridades israelíes han intensificado el uso de la detención administrativa para recluir a personas palestinas sin cargos ni juicio, y también sus ataques contra organizaciones de la sociedad civil palestinas. En Gaza, la ofensiva militar israelí llevada a cabo en agosto agravó la dura crisis humanitaria generada por el bloqueo ilegal impuesto por Israel.

“Hoy, y todos los días, Amnistía Internacional está al lado de la población palestina en la reivindicación de sus derechos frente a los ataques incesantes de Israel. Pedimos a nuestros simpatizantes en todo el mundo que muestren su solidaridad alzando la voz, de la manera que puedan, para reclamar el fin del apartheid israelí”, ha afirmado Heba Morayef, directora de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.

“Ante la acumulación de violaciones de derechos humanos cometidas por las autoridades israelíes y el ataque sin precedentes que sufre la sociedad civil palestina, hoy más que nunca la población palestina necesita apoyo internacional. Pedimos a la comunidad internacional que suspenda toda forma de apoyo, directo o indirecto, por acción u omisión, al sistema de apartheid israelí.”

Amnistía Internacional dispone de portavoces para entrevistas sobre:

El deterioro de la situación de la población palestina de Cisjordania

Las fuerzas israelíes han intensificado la actividad militar en Cisjordania este año, con cientos de incursiones violentas y la imposición de nuevos cierres que han endurecido las restricciones de circulación hasta el estrangulamiento. Según la ONU, 2022 ha sido el año más letal para la población palestina de Cisjordania desde, al menos, 2005. Las fuerzas israelíes han matado a 127 personas palestinas en lo que va de año, entre ellas muchos menores de edad.

El auge de los ataques violentos contra población palestina por colonos respaldados por el Estado

Colonos israelíes han llevado a cabo cientos de ataques violentos contra personas palestinas durante la pasada temporada de cosecha de la aceituna: agresiones físicas, miles de olivos arrancados y quemados y casas y automóviles destruidos al amparo de las fuerzas armadas israelíes.

El brusco aumento de las órdenes de detención administrativa

En lo que va de año, las autoridades israelíes han emitido 1.789 órdenes de detención administrativa, según la organización palestina Addameer, y la tendencia al alza continúa. El 26 de noviembre había 820 personas palestinas en reclusión indefinida sin cargos ni juicio en cárceles israelíes; su detención se basa en información “secreta”. Entre ellas está Salah Hammouri, abogado y defensor de los derechos humanos francopalestino que lleva en detención administrativa desde el 7 de marzo de 2022.

La crisis humanitaria y los ataques ilegítimos sistemáticos en la Franja de Gaza

En agosto de 2022, las fuerzas israelíes causaron aún más muertes, lesiones y desplazamientos de civiles en aparentes crímenes de guerra cometidos en la asediada Franja de Gaza, documentados por Amnistía Internacional en un documento.

La campaña de Israel para aniquilar la sociedad civil palestina

En agosto de 2022, las fuerzas armadas israelíes irrumpieron en las oficinas de Addameer, Al Haq, Defensa de Niñas y Niños Internacional – Palestina (DCIP), la Unión de Comités de Trabajo Agrícola, el Centro Bisan para la Investigación y el Desarrollo, los Comités de Trabajo Sanitario y la Unión de Comités de Mujeres Palestinas, y confiscaron archivos y equipos. Emitieron órdenes militares de cierre de las oficinas y soldaron sus puertas. Estas organizaciones habían sido calificadas de “terroristas” con arreglo a la legislación israelí el año anterior.

Demoliciones y desalojos forzosos en curso

En Masafer Yatta, Cisjordania, 1.150 personas corren peligro de ser desplazadas a la fuerza por las autoridades israelíes. La semana pasada, las fuerzas israelíes demolieron una escuela en la zona, arrebatando a 23 niños y niñas su derecho a la educación. Si Israel sigue adelante con las demoliciones y expulsiones previstas en Masafer Yatta, sus actos serán equiparables a traslado forzoso, un crimen de lesa humanidad. También la semana pasada, las autoridades israelíes demolieron la aldea palestina beduina no reconocida de Al Araqib (en la región de Negev/Naqab) por 209ª vez. Son sólo dos entre miles de ejemplos.

Contenidos relacionados