Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Egipto: Que nadie en la ONU se engañe con los indultos

Abdel Fatah al Sisi ante la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York. Fuente Naciones Unidas

La comunidad internacional no debe dejarse engañar por las reformas cosméticas y las promesas vacías de Abdel Fatah al Sisi, declaró Amnistía Internacional con ocasión del discurso que pronunciará hoy el presidente egipcio ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Todavía están por materializarse plenamente los indultos de presos anunciados a bombo y platillo.
Dos periodistas de Al Yazira –Mohamed Fahmy y Baher Mohamed– y varios activistas destacados están entre las personas liberadas el 23 de septiembre, pero hay siete activistas que siguen recluidos pese a que supuestamente se les concedió un indulto la semana pasada.

“En realidad, la mayoría de las personas indultadas por el presidente Abdel Fatah al Sisi nunca deberían haber sido encarceladas porque no hacían más que ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión y de reunión. Pero dada la intolerancia de las autoridades hacia la disidencia pacífica, el espacio que han dejado libre en las celdas los presos excarcelados por el indulto volverá a llenarse enseguida”, afirmó Said Boumedouha, director adjunto del Programa Regional de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

Las autoridades egipcias están usando en la práctica a los presos políticos como moneda de cambio, dejándolos en libertad únicamente cuando conviene a la coyuntura política o cuando se ven en la necesidad de desviar la atención de las críticas internacionales por su lamentable trayectoria de derechos humanos. Los recientes indultos no deben impedir que la comunidad internacional siga teniendo en el punto de mira a Al Sisi y al gobierno egipcio.”

Las autoridades penitenciarias se han mostrado reacias a poner en libertad a siete activistas, al parecer porque tienen cargos pendientes en otros casos. Sin embargo, la orden de indulto estipula claramente que todas las personas indultadas deben ser liberadas de inmediato a menos que hayan sido condenados en otras causas. Las autoridades penitenciarias también aducen que algunas de estas personas tienen recursos pendientes y deben permanecer recluidas hasta la vista de apelación, a pesar de que ya han sido indultadas por tales cargos.

Dos de los siete activistas todavía encarcelados son Menat Alla Mostafa y Abrar Alaa Elenani, estudiantes de la Universidad de Mansura condenadas en 2014 a dos años de prisión por participar en una protesta dentro del recinto universitario. Amnistía Internacional las considera a ambas presas de conciencia, recluidas únicamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión y de reunión.

La lista de indultados, que tiene omisiones muy elocuentes, también dice mucho del compromiso real del gobierno egipcio con el Estado de derecho. No figuran en la lista los conocidos blogueros Alaa Abdel Fattah y Ahmed Douma, los activistas del Movimiento Juvenil 6 de Abril Ahmed Maher y Mohamed Adel, ni la defensora de derechos humanos Mahienoor Elmasry. También están ausentes otros dos presos de conciencia: el fotoperiodista Mahmoud Abu Zeid, conocido como Shawkan, y el estudiante detenido Mahmoud Hussein.

Amnistía Internacional tiene conocimiento de miles de personas más que se consumen en las cárceles de todo el país bajo el mandato del presidente Al Sisi, entre los cuales hay otros periodistas y activistas.

“Si, en el discurso que va a pronunciar hoy, el presidente quiere convencer a la Asamblea General de la ONU de que Egipto ha dejado atrás su lamentable historial de derechos humanos, tendrá que poner en marcha verdaderas reformas, como la liberación de cientos de personas recluidas únicamente por ejercer su derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica”, declaró Said Boumedouha.  

“Países como Estados Unidos y Francia deben interrumpir la transferencia a Egipto de armas pequeñas, municiones y otro material destinado al control policial que se emplea para violar de forma generalizada los derechos humanos de los manifestantes.”

Amnistía Internacional ha puesto de relieve que las fuerzas de seguridad egipcias usan con frecuencia fuerza letal excesiva contra los manifestantes y que cientos de personas han sido condenadas a muerte en juicios manifiestamente injustos. Por ello, pide a todos los Estados que interrumpan la transferencia a Egipto de armas pequeñas, munición y otro material destinado al control policial que se emplea para cometer violaciones masivas de derechos humanos contra los manifestantes.

 

Información complementaria

Hay siete personas que fueron encarceladas en virtud de una ley represiva sobre manifestaciones y que han recibido un indulto pero permanecen recluidas. Entre ellas están:

 

  • Menat Alla Mostafa y Abrar Alaa Elenani, encarceladas tras manifestarse ante la Universidad de Mansura en 2014.
  • Nahed Sherif Abdel Hamid y Momen Mohamed Ramadan Abdeltawab, encarcelados tras protestar ante el palacio presidencial de El Cairo en junio 2014.
  • Asmaa Abdelaziz Shehata, ex profesora de Guiza que padece esquizofrenia y que fue encarcelada tras manifestarse en El Cairo.
  • Mamdouh Gamal el Din y Mohamed Hossam el Din, encarcelados tras manifestarse ante la cámara alta del Parlamento en El Cairo. Siguen recluidos por haber cometido una “falta”en prisión.

Cómo puedes ayudar