Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Deben investigarse las muertes de migrantes

Amnistía Internacional ha pedido hoy al gobierno marroquí que abra de inmediato una investigación exhaustiva, independiente e imparcial sobre la noticia de la muerte de al menos 28 migrantes que se ahogaron en el mar tras empujar y pinchar miembros de las fuerzas de seguridad marroquíes la barca en que viajaban.

La organización ha hablado con algunos de los supervivientes, y según sus testimonios, se ahogaron al menos 28 personas, entre ellas cuatro menores de entre dos y cuatro años. Una mujer nigeriana dijo que entre los muertos se encontraba su hija Soses, que tenía tres años y cuatro meses.

Las autoridades marroquíes han negado rotundamente que algún miembro de sus fuerzas de seguridad sea responsable de estas muertes ocurridas en el mar, frente al puerto de Alhucemas, el lunes 28 de abril. Afirman que los agentes rescataron a unas personas que estaban a punto de morir y que recogieron también 10 cadáveres.

Los supervivientes han contado que eran 72 y que cuatro miembros de las fuerzas de seguridad se aproximaron en una embarcación a la barca inflable en que viajaban y les dijeron que se detuvieran. Los migrantes se negaron, por lo que los agentes se acercaron más y comenzaron a sacudir la barca, tras lo cual uno de ellos la pinchó en cuatro partes con un cuchillo.

Otras dos embarcaciones de las fuerzas de seguridad marroquíes rescataron a los supervivientes y los llevaron a tierra. Según los informes, también transportaron hasta la orilla a algunos de los cadáveres. Una vez en tierra, llevaron a dos de los supervivientes al hospital y condujeron a los demás a una comisaría de policía, donde les hicieron fotografías y les tomaron las huellas dactilares. Las personas con las que ha hablado Amnistía Internacional afirman que posteriormente las subieron de noche en un camión y las dejaron cerca de la ciudad de Oujda, en la frontera con Argelia, operación que parece ser una expulsión sumaria.  

“Hemos pedido que se abra una investigación sobre estas muertes, se hagan públicos los resultados y se lleve ante la justicia a los presuntos responsables”, ha manifestado Amnistía Internacional.

“Sin embargo, todavía no han concluido investigaciones anteriores abiertas por las autoridades marroquíes sobre muertes por disparos de migrantes ocurridas en Ceuta y Melilla en 2005 y en el Sáhara Occidental en 2007 –ha añadido la organización-. Las autoridades marroquíes deben dar claramente muestra de que, si hay algo de lo que responder, se hará rendir cuentas a las fuerzas de seguridad.”