Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional lanza una ciberacción en www.actuaconamnistia.org para exigir el fin de los abusos contra los manifestantes

Madrid.- Amnistía Internacional denuncia la respuesta violenta de las fuerzas de seguridad iraníes ante las manifestaciones tras la proclamación de Mahmoud Ahmadineyad como presidente de Irán. Los manifestantes califican como fraudulentas las elecciones celebradas el pasado 12 de junio. La represión policial se ha cobrado ya al menos 15 muertos, además de cientos de heridos y hay unas 2.000 personas detenidas en todo el país.

Amnistía Internacional se ha movilizado para exigir el fin de estos abusos. La organización ha lanzado una ciberacción accesible en www.actuaconamnistia.org para que la ciudadanía se sume a esta iniciativa, mediante la que se enviarán  mensajes electrónicos al Presidente de la Magistratura, el Ayatolá Mahmoud Hashemi Shahroudi.Las peticiones de la ciberacción  son:·    La liberación inmediata e incondicional de todos los líderes políticos y activistas, arrestados por ejercer de manera pacífica su legítimo derecho a libertad de expresión y asociación.·    Que se asegure la integridad y dignidad de los detenidos y se les proteja de posibles torturas u otros malos tratos; se les permita el acceso a sus familias, a abogados y a los servicios médicos que puedan necesitar, así como la comparecencia ante un juez sin demora para poder impugnar los motivos de su detención.·    Que las autoridades muestren moderación en el mantenimiento del orden público en posibles futuras manifestaciones relacionadas con el resultado electoral y garanticen que las armas de fuego se utilicen como último recurso y si es totalmente imprescindible para proteger la vida.·    Que se investigue de forma independiente las operaciones de mantenimiento del orden en las manifestaciones, particularmente sobre los casos de víctimas mortales y heridos.·    Que se garantice el derecho de asociación, reunión y expresión, incluido el derecho a buscar, recibir y difundir información e ideas.15 muertos, ocho presos de conciencia, cientos de heridos y 2.000 detenidosDesde que comenzaron las manifestaciones, se han producido al menos 15 muertes, entre ellas las de los estudiantes Fatemeh Barati, Kasra Sharafi, Mobina Ehterami, Kambiz Sho'a'i Mohsen Imani, que fallecieron el pasado 14 de junio como consecuencia de un ataque policial en su residencia universitaria de Teherán, en el que además se produjeron varios heridos y detenciones. Otros, posiblemente decenas, fueron detenidos y muchos fueron heridos. Mohammad Ali Abtahi, Mohsen Aminzadeh, Said Hajjarian, Behzad Nabavi, Abdollah Ramazanzadeh, Mostafa Tajzadeh, Mohammad Tavassoli y Ebrahim Yazdi son líderes políticos que han sido detenidos en Teherán los días 16 y 17 de junio por su percepción sobre el resultado de las elecciones o sus vínculos con el ex presidente Mohammad Khatami. Amnistía Internacional los ha declarado presos de conciencia y pide su liberación inmediata e incondicional.La sección española de Amnistía Internacional se ha dirigido al Gobierno español para mostrar su preocupación por la situación en Irán y pedirle que interceda por la libertad de estas ocho personas.Fuera de la capital y sin tanta atención mediática, las protestas también se han encontrado con la brutalidad policial como respuesta. Amnistía Internacional denuncia lla detención de Leyla Farzadi, médica; Jalil Sharbiyanlou, cirujano; Ghaffari Farzadi, miembro del Comité Central del Movimiento por la Libertad de Irán; Rahim Yavari, activista político y otros activistas, estudiantes y profesionales de la salud que fueron arrestados tras una manifestación pacífica en Tabriz, provincia de Azarbaijan el 15 de junio. Todos se encuentran en paradero desconocido. La organización teme que puedan estar sufriendo torturas o malos tratos y  podría considerarlos presos de conciencia si se confirma que han sido arrestados únicamente por haber participado en manifestaciones pacíficas. Por último, las autoridades continúan intentando limitar la información sobre los disturbios e impedir a los partidarios de Mir Hossein Mousavi organizar protestas, restringiendo ilegalmente la libertad de expresión, bloqueando el acceso a los servicios telefónicos, incluidos los mensajes SMS, a los medios de comunicación extranjeros y a varios sitos de Internet.