Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Manahel al Otaibi: en prisión por defender los derechos de las mujeres saudíes

Retrato de Manahel al Otaibi

Las autoridades saudíes detuvieron el 16 de noviembre de 2022 a Manahel al Otaibi. Desde noviembre de 2023 nadie ha vuelto a saber de ella.

Manahel es una chica saudí de 29 años. Es instructora de educación física, defensora de los derechos humanos y bloguera. Precisamente su actividad en redes sociales le costó la libertad; está acusada de ir contra la ley saudí por la publicación de unas fotos en Snapchat en las que aparecía en un centro comercial sin abaya (vestido largo tradicional) y con una vestimenta “indecorosa”, además de publicar en redes sociales mensajes “contrarios a la normas y leyes relativas a las mujeres”, por ejemplo pidiendo el fin de la tutela masculina con la etiqueta #EndMaleGuardianship

Su causa ahora está en la mesa del Tribunal Penal Especializado, creado para juzgar delitos de terrorismo y conocido por realizar juicios manifiestamente injustos y dictar sentencias severas. Sentencias incluso de muerte, como la impuesta a Mohammad bin Nasser al Ghamdi, un profesor retirado de 54 años, condenado a muerte por su actividad pacífica online en Twitter y YouTube.

“Poco antes de perder el contacto con ella, Manahel nos dijo que otra presa le había dado una paliza brutal… Me preocupa la suerte de mi hermana ante un tribunal tan injusto. Esta es la realidad de cómo se trata a las mujeres saudíes que las autoridades intentan ocultar tras su lavado de imagen. Cualquier actividad que promueva el feminismo y los derechos de las mujeres está criminalizada”. Fawzia, hermana de Manahel al Otaibi

Actualmente las autoridades penitenciarias han cortado todo contacto de Manahel con su familia y el mundo exterior y se niegan a facilitar información sobre su paradero y bienestar. Manahel debe ser puesta en libertad de inmediato y todos los cargos deben ser retirados.

¡Firma!

Firma la petición

Ayúdanos a llegar a 10.000

Firma y enviaremos esta petición en tu nombre al Ministro de Justicia de Arabia Saudí.

Completa el siguiente formulario:

Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad