1961-2021: 60 años actuando por los
derechos humanos en todo el mundo
Protesta contra la violencia de género en el marco del Día Internacional de la Mujer, celebrado en Toluca, México.

Protesta contra la violencia de género en el marco del Día Internacional de la Mujer, celebrado en toluca, México. © Amaresh V. Narro / Eyepix Group/Barcroft Media via Getty Images

Blog

Las mujeres tienen derecho a una vida libre de violencia

Por Edith Olivares Ferreto (@EdithFerreto), directora ejecutiva de Amnistía Internacional México,

Al estigmatizar las manifestaciones feministas, las autoridades generan un ambiente hostil al derecho de reunión, deslegitiman su activismo e invisibilizan los motivos de las protestas.

Durante 2020, ante la imparable violencia de género y los crecientes feminicidios, diversas colectivas feministas efectuaron manifestaciones, mayoritariamente pacíficas, para exigir al Estado mexicano acciones concretas y efectivas que garanticen a las mujeres el acceso a una vida libre de violencia. Diversas corporaciones policiales respondieron a las manifestantes ejerciendo violencia física, sexual y verbal. Esta última basada en estereotipos de género que asignan roles sociales específicos a las mujeres. De ahí que estas fueron insultadas por manifestarse, pintar consignas o intervenir monumentos, en lugar de “quedarse en su casa y no buscarse problemas”.

En algunos casos, las mujeres detenidas fueron trasladadas por personas no identificadas en vehículos sin logotipos, en los que transitaron innecesariamente por zonas aisladas, lo que generó en ellas el temor fundado de ser víctimas de desaparición forzada. De esa forma las corporaciones policiales violaron el derecho de las mujeres a la libertad de reunión pacífica. En Amnistía Internacional elaboramos el informe La era de las mujeres. Estigma y violencia contra mujeres que protestan, que incluye la documentación de protestas feministas en los Estados de Guanajuato, Sinaloa, Quintana Roo, el Estado de México y la Ciudad de México.

En seguimiento del informe, en abril de 2021, lanzamos la campaña digital #GritoMonumento, con el objetivo de que se reconozca la legitimidad de las causas de las protestas, que tienen que ver con que el Estado garantice el acceso de las mujeres a una vida libre de violencia. Este es un tema fundamental por la forma como las autoridades estigmatizaron las manifestaciones de las mujeres, generando con ello un ambiente hostil a su derecho de reunión y deslegitimando su activismo. También tenemos una ciberacción abierta para pedir a las autoridades que pongan fin a la represión de los cuerpos policiales y hace un llamado a que esta no se instale como una práctica común por parte de las autoridades y que tampoco sea normalizada por la opinión pública.

Por qué protestan las mujeres

Al estigmatizar las manifestaciones de mujeres, las autoridades generan un ambiente hostil al derecho de reunión de estas, deslegitiman su activismo e invisibilizan los motivos de las protestas, que tienen que ver con el legítimo reclamo de prevenir y erradicar la violencia de género en México. Al respecto, los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) son elocuentes. En 2019, las llamadas al 911 para denunciar incidentes de violencias contra las mujeres sumaron 197.693; en 2020 fueron 260.067, y entre enero y junio de 2021 se recibieron 139.554.

Una media de 10 mujeres son asesinadas cada día en México según datos de la ONU”

En 2020, el SESNSP reportó 3.770 asesinatos de mujeres –10 mujeres asesinadas al día en promedio–, de esa cifra 977 estaban siendo investigados como feminicidios. Entre enero y junio de 2021, el SESNSP reportó 1.899 asesinatos de mujeres, de ellos 508 se investigan como feminicidios.

Detrás de los números hay nombres y apellidos, miles de familias rotas, niños y niñas en orfandad, y un inmenso dolor por la pérdida del ser querido y la impunidad que impide a las familias de las víctimas el acceso a la verdad, a la justicia, a la reparación del daño y a las garantías de no repetición. De ese dolor surge el reclamo de las mujeres que protestan. El Estado mexicano no puede seguir negando la dimensión de la violencia de género.

Contenidos relacionados