Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar
  • Blog

Conquistas extraordinarias de derechos humanos en 2018

Por Amnistía Internacional, 

En el último año, casi siete millones de simpatizantes de Amnistía Internacional han emprendido acciones —protestando, escribiendo, firmando peticiones y mucho más— para defender y promover los derechos humanos en todo el mundo.

Eso ha tenido un impacto enorme: se ha liberado a personas encarceladas injustamente, se han cambiado leyes y personas valientes de todo el mundo se han alzado y emprendido acciones.

Presentamos a continuación las inspiradoras y extraordinarias conquistas de nuestro resumen de fin de año 2018.


Teodora del Carmen Vasquez. © AI

Febrero

En febrero, Teodora del Carmen Vasquezsalió por fin de la cárcel en El Salvador, al haber reducido un tribunal su indignante condena de 30 años. Había pasado 10 años entre rejas tras haber dado a luz un feto muerto, por lo que fue acusada y declarada culpable de abortar, acto ilegal en El Salvador. Desde peticiones a protestas, llevábamos haciendo campaña por su libertad desde 2015. Amnistía Noruega había intervenido incluso a través de los medios de comunicación audiovisual para retransmitir una señal de socorro que sensibilizara sobre su caso.

Amnistía Internacional sigue haciendo campaña a favor de la despenalización del aborto en El Salvador para prevenir que en el futuro se den casos como el de Teodora, en el que se castiga a las mujeres en lugar de proteger sus derechos reproductivos.

En México, Sergio Sánchez salió de prisión tras haber pasado casi ocho años recluido por asesinato después de haber sido condenado en un juicio sin las debidas garantías en el que se admitieron pruebas falsas y contradictorias. Sus representantes legales creen que el trabajo de los y las simpatizantes de Amnistía Internacional, que participaron en marchas y manifestaciones, fue fundamental para lograr su liberación.

También fuimos testigos de la liberación de activistas, periodistas y blogueros y blogueras detenidos en Etiopía, entre ellos Eskinder Nega, considerado preso de conciencia por Amnistía Internacional. Los numerosos mensajes que Eskinder recibió de simpatizantes de Amnistía Internacional no pasaron desapercibidos.


Eskinder Nega © AI

En Ucrania, el gobierno aprobó un nuevo plan de estudios de educación primaria en el que, por primera vez, se incluyen los derechos humanos. A este resultado tan positivo contribuyó el incansable trabajo de incidencia de Amnistía Internacional Ucrania y su participación en el grupo de trabajo encargado de diseñar el plan de estudios.

En Benín se conmutó la condena a muerte de 14 presos, tras iniciativas concertadas de incidencia por parte de Amnistía Internacional. Visitamos a estos hombres en la cárcel, nos reunimos con el ministro de Justicia y el presidente de la Asamblea Nacional para pedir la conmutación de las condenas a muerte y creamos peticiones tanto en Internet como impresas. Antes de eso, hubo novedades positivas en Gambia, donde se anunció una moratoria de las ejecuciones.

Marzo

Vimos el poder de la solidaridad en Ucrania en marzo, después de que la policía se mostrara complaciente con grupos que recurrieron a amenazas y actos de violencia contra manifestaciones en favor de los derechos de las mujeres para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Así, acusaron falsamente a una de las organizadoras, Olena Shevchenko, de haber infringido las normas sobre reuniones públicas con una pancarta “provocadora” que llevaban algunas de las personas asistentes a la manifestación. Cuando la activista llegó al tribunal el 15 de marzo, Amnistía Internacional Ucrania había hecho un llamamiento a través de las redes sociales que había llegado a miles de personas, y la sala estaba llena de periodistas, simpatizantes y personal de las embajadas. El tribunal concluyó que Olena Shevchenko no había cometido ningún delito y archivó el caso.

Abril

En abril, recibimos noticias bastante excepcionales de Myanmar, cuyo nuevo presidente, Win Myint, anunció una amnistía presidencial de la que se beneficiarían 8.000 personas, entre ellas numerosos presos y presas de conciencia. Entre quienes salieron en libertad figuraban Dumdaw Nawng Lat y Langjaw Gam Seng —pastores religiosos de etnia kachin— y Lahpai Gam, por quienes había hecho campaña Amnistía Internacional.

A comienzos de abril, el Tribunal Constitucional de Bosnia y Herzegovina falló que las víctimas de violación en tiempos de guerra y otras víctimas civiles de la guerra no tenían que pagar las costas de los juicios si se desestimaban sus peticiones de reparación. Junto con TRIAL International, hace tiempo que estamos abogando por la supresión de las tasas judiciales en esos casos, y esta decisión puede animar a otras personas supervivientes a buscar justicia y reparación.

Mayo

El impresionante resultado del referéndum irlandés, que anuló la prohibición del aborto en la Constitución, representa una gran victoria para los derechos de las mujeres. El resultado fue fruto de años de intenso trabajo de activistas, incluida Amnistía Internacional. En 2015, publicamos el informe Ireland: She is not a criminal. The Impact of Ireland’s Abortion Law, en el que documentábamos, con testimonios de mujeres, las barreras y estigmas asociados al aborto. En 2018, se vio de nuevo hasta dónde llega el poder de la gente, cuando tanto hombres como mujeres viajaron a Irlanda sólo para votar y hacerse oír.


Anwar Ibrahim © AI

Fue fantástico ver la excarcelación del líder de oposición y preso de conciencia malasio Anwar Ibrahim tras los sorprendentes resultados electorales del país, en los que Najib Razak fue derrotado por su mentor político, Mahathir Mohamad. Su puesta en libertad es un hito para los derechos humanos en Malasia y permite albergar esperanzas realistas de nuevas reformas.

A finales de mayo, el Parlamento de Burkina Faso aprobó un nuevo Código Penal en el que se abolía la pena de muerte.

El Ministerio de Educación de Moldavia aprobó un plan de estudios sobre derechos humanos desarrollado por Amnistía Moldavia para centros de educación primaria y secundaria. Este éxito —el primero en la región— fue precedido por una iniciativa piloto en la que participaron cerca de 700 alumnos y alumnas de 22 centros.

Junio

Tras nuestro extenso trabajo sobre Siria, la coalición dirigida por Estados Unidos anunció finalmente que iba a volver evaluar casos que ya estaban cerrados en relación con acusaciones de víctimas civiles. Inicialmente habían negado y condenado nuestras conclusiones sobre las víctimas civiles en Raqqa, hasta que salieron a la luz nuevos datos derivados de nuestras investigaciones. Al final de julio, la coalición reconoció de hecho 77 de los 79 casos que documentamos en nuestro informe de junio y aumentó un 300% sus cifras de muertes de civiles en Raqqa. Todavía creemos que esto no es más que la punta del iceberg, y hemos iniciado un nuevo proyecto de descodificadores y descodificadoras denominado “Strike Tracker” (Rastreado de Bombardeos) y trabajaremos con otras organizaciones, como Airwars, para obtener una imagen mucho más completa de las muertes de civiles causadas durante la ofensiva. Haremos públicas nuestras conclusiones a principios de 2019.


© UNHCR/Andrew McConnell

Presentamos un informe histórico sobre rendición de cuentas por crímenes de lesa humanidad cometidos contra la población rohingya en Myanmar. En el informe se identificó a unidades militares y de las fuerzas de seguridad específicas, así como a 13 militares y soldados, como presuntos autores de crímenes de lesa humanidad. Dos días antes de la presentación, la Unión Europea anunció sanciones contra siete miembros de las fuerzas de seguridad, seis de los cuales figuraban en nuestra lista.

Julio

En julio, la artista Liu Xiapudo salir por fin de China y viajar a Alemania, tras más de ocho años de arresto domiciliario ilegal, desde que su esposo, Liu Xiaobo, recibió el premio Nobel de la Paz en 2010. Durante ese tiempo, permaneció bajo la estrecha vigilancia de agentes de los servicios de seguridad del Estado y sólo fue posible contactar con ella por teléfono y en circunstancias limitadas. Este mismo año, Amnistía Internacional y PEN habían lanzado una campaña por su liberación en la que multitud de escritores y escritoras de renombre leyeron extractos de sus poemas.


Liu Xia llega al aeropuerto internacional de Helsinki. © AI

En España, el Tribunal Supremo condenó al Estado español a indemnizar a Ángela González, víctima de violencia de género, con 600.000 euros por daños morales, cumpliendo así el Dictamen del Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW). Amnistía Internacional ya expresó en 2015 su preocupación ante la negativa del Estado español a reparar a Ángela y valoró muy positivamente esta resolución.

Ahmed Tamimi, activista palestina de 17 años, fuepuesta en libertad 21 días antes de completar una condena de ocho meses de prisión. Había sido encarcelada injustamente por el tribunal militar de Ofer, en la Cisjordania ocupada por Israel, que consideró que representaba una amenaza para unos soldados armados y fuertemente protegidos.

En Mauritania, dos activistas contra la esclavitud fueron puestos en libertad después de cumplir dos de su condena a tres años de prisión. Abdallahi Matallah Seck y Moussa Biramhablaron con nosotros: “Su apoyo hizo que sintiera que no estamos solos en nuestra lucha por la justicia en Mauritania”, dijo Biram. “Me gustaría expresar mi gratitud a cada miembro de Amnistía. Gracias por su extraordinario trabajo por la libertad de los y las activistas contra la esclavitud en Mauritania. Gracias por alzar su voz contra la injusticia. Estamos orgullosos de su trabajo”.

En Bosnia y Herzegovina, la Asamblea Nacional de la República Srpska adoptó la Ley de Protección de las Víctimas de Tortura en Tiempo de Guerra, que reconocerá por fin a las víctimas de actos de violencia sexual, incluida la violación, cometidos durante el conflicto y les dará resarcimiento y apoyo. Amnistía, junto con entidades aliadas locales, lleva tiempo haciendo campaña para que una ley de este tipo garantice el acceso a la justicia y el resarcimiento a las personas supervivientes de violencia sexual en tiempo de guerra.


Ahed Tamimi © Issam Rimawi/Anadolu Agency/Getty Images

Agosto

Después de 735 días entre rejas, por fin salió en libertad la destacada activista de los derechos humanos y los derechos a la tierra Tep Vanny. Fue una de las numerosas personas dedicadas al activismo de derechos humanos y manifestantes de Camboya que recibieron un indulto real, justo seis meses antes de que terminara de cumplir la pena que le fue impuesta por protestar pacíficamente. Más de 200.000 personas de todo el mundo se habían unido a nuestra campaña por su liberación.


Tep Vanny tras ser excarcelada. © AI

Septiembre

Días después de una comunicación de Amnistía Internacional, 38.000 simpatizantes emprendieron una acción online contra las detenciones masivas de miembros de la etnia uigur, kazaja y otras minorías étnicas musulmanas bajo custodia en el noroeste de China. Una mujer kazaja con la que hablamos en Almaty, en Kazajistán, cree que la excarcelación de su hija de 13 años se debió a nuestra campaña sobre su caso. Por otro lado, un hombre uigur que estaba en Emiratos Árabes Unidos fue liberado tras nuestra campaña para impedir su devolución a China.

Por fin, el Tribunal Supremo de India despenalizó las relaciones sexuales consentidas entre personas adultas del mismo sexo y añadió que toda discriminación basada en la orientación sexual es una violación de los derechos fundamentales garantizados por la Constitución.

Las investigaciones y acciones de Amnistía para denunciar los abusos laborales generalizados en Qatar son un trabajo continuado. En septiembre, las autoridades anunciaron que habían abolido para la mayoría de los trabajadores y trabajadoras migrantes el permiso de salida que les impedía salir del país sin autorización de su empleador. Esta es una de las primeras reformas importantes implementadas como parte de la colaboración de Qatar con la Organización Internacional del Trabajo y se produce después de años de investigaciones y campañas de Amnistía para denunciar abusos laborales generalizados en el país, incluidos los que se cometen en lugares vinculados a la Copa Mundial 2022.

El Parlamento Europeo se hizo eco de los llamamientos de Amnistía y votó una resolución en la que pedía una prohibición internacional de los sistemas de armas totalmente autónomos o “robots asesinos”. Su objetivo es prevenir el desarrollo, la proliferación y el uso de los sistemas de armas autónomos que pueden seleccionar sus propios blancos y matar sin que el ser humano intervenga en la toma de decisiones.

En Ruanda, la lideresa de la oposición Victoire Ingabire y el cantante popular Kizito Mihigo fueron excarcelados tras un indulto del presidente Kagame. Aunque siguen sometidos a restricciones, reconocimos su excarcelación como un paso en la dirección correcta. La declaración de culpabilidad de Victoire Ingabire de cargos relacionados con opiniones que había expresado fue una violación de su libertad de expresión y de su derecho a un juicio justo. Amnistía lleva varios años expresando su preocupación en torno al caso de Ingabire.


Victoire Ingabire. © CYRIL NDEGEYA/AFP/Getty Images

Octubre

El Día Mundial contra la Pena de Muerte, el nuevo gobierno de Malasia anunció su intención de abolir totalmente dicha pena. Esto se cimenta sobre años de trabajo de incidencia en Malasia, incluso con miembros de la oposición que actualmente están en el poder. En los días siguientes, la pena de muerte fue declarada inconstitucional en el estado de Washington, que se convirtió así en el 20º estado abolicionista de Estados Unidos.

La bloguera “Mamá Seta” fue excarceladadespués de dos años y medio en prisión en Vietnam. Nguyễn Ngọc Như Quỳnh, conocida también por su seudónimo de bloguera, Mẹ Nấm (Mamá Seta), fue detenida el 10 de octubre de 2016, recluida en régimen de incomunicación hasta el 20 de junio de 2017 y condenada a 10 años de prisión el 29 de junio de 2017.

“Esta buena noticia, que recibimos con alivio tras pasar [Mamá Seta] dos años entre rejas, también debería recordarnos que, cada vez más, Vietnam encarcela sistemáticamente a quienes critican al régimen”, dijo Nicholas Bequelin, de Amnistía Internacional, en una declaración.

“Aunque Mamá Seta ya no está en prisión, la condición para su excarcelación fue el exilio, y hay más de un centenar de personas encerradas por expresar pacíficamente su opinión en público, en blogs o en Facebook”.

Noviembre

Tras años de campaña, el Tribunal Superior de Gauteng Septentrional resolvió que el gobierno sudafricano no podía conceder una licencia para la extracción de titanio en Xolobeni sin el consentimiento de las comunidades indígenas. Fue una gran victoria para la gente de Xolobeni que lleva tiempo luchando por su derecho a ser consultada y a dar o retirar su consentimiento en las decisiones sobre las actividades de minería en sus tierras ancestrales.

“Vivimos en una zona pacífica y hermosa en la que lo compartimos todo: los alimentos, la tierra y el amor. Las élites han descubierto lo que tenemos y quieren arrebatárnoslo”, dijoNonhle Mbuthuma, activista de derechos humanos de la comunidad amadiba. “Algunos de mis compañeros y compañeras han sido asesinados, y sé que también podría ocurrirme a mí, pero no tengo miedo”.

La propuesta de poner la ley suiza por encima del derecho internacional fue derrotada en un reciente referéndum, en el que la población suiza votó a favor de defender los derechos humanos.

Diciembre

Publicamos nuestro Informe sobre “impacto insuficiente” para celebrar los logros de Amnistía del año pasado y a las personas valientes que han contribuido a hacerlos posibles. Lo que es más importante, aprovechamos la oportunidad para reflexionar sobre lo que queda por hacer y las personas que persisten en la lucha contra la injusticia.

Lanzamos Escribe por los Derechos, la mayor campaña de envío de cartas del mundo. Este año, Amnistía visibiliza a valientes defensoras de los derechos humanos que han sido encarceladas, torturadas e incluso asesinadas por su trabajo. Queremos demostrarles que no están solas y que su valentía inspira a personas de todo el mundo. Ustedes han estado con ellas y han escrito miles de cartas de apoyo. No hay palabras para agradecerles todo su apoyo, sus acciones y sus cartas. ¡Realmente cambian vidas!