Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Únete a la defensa de los derechos humanos, el medio ambiente y la lucha contra la pobreza

Amnistía Internacional, Greenpeace e Intermón Oxfam lanzan una acción en internet para que los ciudadanos se adhieran a sus propuestas para el próximo gobierno

“Si queremos un gobierno que esté comprometido con el medio ambiente, que tenga el respeto de los derechos humanos entre sus prioridades y que luche contra la pobreza, tenemos la oportunidad de unirnos y expresar con fuerza nuestra postura en la próxima campaña electoral”.

 

Amnistía Internacional, Greenpeace e Intermón Oxfam, lanzan una campaña en Internet para recoger el apoyo de todos los ciudadanos españoles que esperan del próximo gobierno y de quienes ejercerán la oposición un mayor compromiso con los derechos humanos, el medio ambiente y la lucha contra la pobreza.

 

A través de las páginas web de las tres organizaciones (www.es.amnesty.org, www.greenpeace.es y www.intermonoxfam.org), todos los españoles que lo deseen podrán sumarse a las propuestas electorales que les hemos hecho llegar a los partidos políticos para demostrarles la fuerza electoral de nuestras reivindicaciones.

 

Las adhesiones se enviarán automáticamente por correo electrónico a todos los partidos con representación parlamentaria en la pasada legislatura.

 

Respeto al medio ambiente

España debe cumplir los compromisos adquiridos en el Protocolo de Kioto sobre Cambio Climático, según el cual nuestro país no deberá superar un 15% de aumento de emisiones sobre los niveles de 1990 para el periodo 2008-2012. Para conseguir esto, es imprescindible que se actúe de manera prioritaria sobre los sectores de electricidad y transportes.

 

Es necesario también que el Gobierno español desarrolle una acción para poner freno a la destrucción de los bosques primarios y el deterioro del medio marino, tal y como se comprometió en la Convención de Diversidad Biológica.

 

Finalmente, pedimos que España ratifique el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, elaborando para ello un Plan de Implementación Nacional.

 

Lucha contra la pobreza

Cambiar las reglas del comercio internacional y cumplir los compromisos sobre Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) son dos de las peticiones incluidas en el manifiesto. España debe impulsar una reforma de la Organización Mundial del Comercio para que sus reglas respondan a las necesidades del mundo en desarrollo y asumir un calendario explícito para alcanzar el objetivo de destinar el 0,7% del PIB a AOD. En este sentido, es esencial que España duplique de manera inmediata la cooperación con África Subsahariana, tal como prometió José María Aznar en el año 2000.

 

Asimismo, la ayuda humanitaria española debe dejar de guiarse por criterios políticos y geoestratégicos para centrarse en las necesidades de las víctimas, muchas de las cuales sufren las llamadas “crisis olvidadas”. Es necesario limitar el papel de las Fuerzas Armadas y dar un mayor protagonismo a la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) en esta materia, así como reforzar el papel de la ONU en las misiones para el mantenimiento de la paz.

 

Derechos Humanos

 

España debe asumir sus compromisos internacionales y reflejarlos tanto en su política exterior (poniendo en marcha un Plan Global sobre Derechos Humanos) como dentro de sus fronteras. En lo que se refiere al comercio de armas, solicitamos un compromiso claro con el impulso al Tratado Internacional para su control y mecanismos transparentes en nuestro país que faciliten el seguimiento parlamentario y social de este comercio.

 

Para luchar contra el racismo exigimos medidas concretas, como un Plan Estatal para combatirlo, así como garantías para el respeto de los derechos de los inmigrantes, refugiados y solicitantes de asilo. En cuanto a discriminación y violencia de género, proponemos que se tomen medidas eficaces con la asignación de los recursos necesarios y que se pongan en práctica las recomendaciones internacionales en esta materia.

 

Contra la impunidad, exigimos el compromiso de oponerse enérgicamente a los ataques a la integridad del Tribunal Penal Internacional, impidiendo, por ejemplo, que países como Estados Unidos consigan inmunidad para sus ciudadanos, así como la defensa en la práctica del principio de jurisdicción universal.