Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

DEFIENDE NUESTRA ATENCIÓN PRIMARIA. TU SALUD ESTÁ EN JUEGO

“Tengo una compañera que fue a la consulta de su médico por un bulto y al hacerle la ecografía le dijeron que era necesario un estudio más concreto. Pero al pedir cita le dieron para seis meses después. Esta compañera mía tiene un cáncer de mama agresivo con tres tumores en tres partes distintas. Si se espera al mes de abril no quiero ni hablar de lo que hubiese ocurrido, pero ha tenido que acudir a una consulta privada para que le adelantasen los análisis. Esto no se puede permitir. El sistema sanitario está jugando con la vida de pacientes de otras enfermedades no-COVID y a ese juego no estamos dispuestos a contribuir los pacientes”, nos cuenta Maria Luisa, paciente de cáncer y presidenta de la asociación ROSAE de Valdepeñas (organización de mujeres afectadas por el cáncer de mama).

“Como responsables del cuidado, cuando vemos que, a pesar de que no paras de hacer llamadas, de quedarte más horas de trabajo, no llegas a todo, irte a casa, conduciendo, llorando porque no has llegado a cuidar a alguien a quien puedes llevar mucho tiempo cuidando, y estar en tu coche pensando 'no he llamado a Juana, ¿cómo estará?' Y al día siguiente la llamas y Juana tiene dolor… La frustración que ha llevado el personal sanitario ha sido tremenda: ¿por qué no han puesto más profesionales?”, se lamenta Alda Recas, presidenta de la Asociación Madrileña de Enfermería (AME).

Desde que empezó la pandemia, la OMS pidió a los Estados reforzar la atención primaria para que pudieran seguir atendiendo también a las personas con patologías no COVID, pero no se hizo de manera suficiente. Es más: durante la pandemia se cerraron centros de salud, se pasó de atender presencialmente a atender por teléfono sin tener los medios suficientes, lo que generó barreras en el acceso. Además, se alargaron las listas de espera, se redujo el tiempo de las consultas y se redujeron las visitas a domicilio, ante la falta de recursos suficientes.

Ningún sistema sanitario podía estar preparado para una pandemia como la que estamos viviendo, pero el nuestro ya estaba debilitado por la falta de inversión suficiente de los últimos años. A pesar de que la OMS lleva años pidiendo a los Estados que refuercen la atención primaria y destinen el 25% del total del gasto sanitario a este nivel asistencial, en España, ésta se ha ido reduciendo: pasó de representar un 14.3% en 2009 a un 13.9% en 2018.

Se está vulnerando el derecho a la salud, en especial de personas con mayor dependencia del sistema y con patologías no COVID, personas con enfermedades crónicas, con problemas de salud mental, y personas mayores a las que se les atiende menos y peor que antes por falta de recursos, a pesar del desmedido esfuerzo de nuestros profesionales de la salud, que han puesto en riesgo su salud.

Esta pandemia ha demostrado la importancia de nuestra sanidad pública, en concreto, nuestra atención primaria: nuestra puerta de entrada al sistema sanitario. Y no lo podemos permitir. Por nuestra salud, por tu salud, y por nuestros profesionales de la sanidad a quienes tanto debemos. Defiende un sistema de sanidad pública, universal y de calidad. Nuestra salud está en riesgo.

ES URGENTE: Pide a las autoridades sanitarias centrales y autonómicas que refuercen nuestra sanidad pública. Que refuercen de manera urgente las plantillas de la atención primaria hasta alcanzar los ratios de profesionales de países de la Unión Europea. Que incrementen la inversión asignada a la atención primaria para alcanzar el porcentaje del 25% del total del gasto sanitario público tal y como recomienda la OMS, aumentando la inversión tanto en recursos humanos como en infraestructuras y equipamiento y que fortalezcan la atención primaria para atender a todas las personas.

Los datos aportados en esta campaña de inversión sanitaria son en valor real, es decir teniendo en cuenta la inflación.

¡Firma!

Firma la petición

Ayúdanos a llegar a 175.000

Firma y enviaremos esta petición en tu nombre a las autoridades sanitarias centrales y autonómicas.

Completa el siguiente formulario:

El email es requerido o tiene un formato incorrecto

El nombre es requerido o tiene un formato incorrecto

Los apellidos son requeridos o tienen un formato incorrecto

El teléfono tiene un formato incorrecto

Selecciona un país

Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad