Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Un “peligroso e indecoroso espectáculo” que debe espolear a la acción para salvar vidas en el mar

Tras la noticia del desembarco de 49 hombres, mujeres, niños y niñas que estuvieron varados en el mar durante 19 días mientras se denegaban sus peticiones de un refugio seguro, Elisa De Pieri, investigadora de Amnistía Internacional sobre el sur de Europa, ha declarado:

“Tras casi tres semanas de sacudidas en mares tormentosos, estos hombres, mujeres, niños y niñas están ahora a salvo en tierra firme, pero resulta vergonzoso que su desembarco tardara tanto”.

“El peligroso e indecoroso espectáculo de los políticos discutiendo mientras mujeres, hombres, niños y niñas permanecen varados en un mar de cruel indiferencia no debe repetirse.”

“Las autoridades italianas y maltesas han socavado descaradamente el sistema de búsqueda y salvamento, y han utilizado a las personas como peones para negociar políticas migratorias. Pero su cruel desprecio por la seguridad de la gente se ha visto reforzado por la inhumana negativa de los líderes europeos a ayudar a estas personas sin demora.”

“Los Estados miembros de la Unión Europea deben dejar de dar la espalda a las personas varadas en el mar, y deben acordar urgentemente una política de desembarco rápido y predecible, de acuerdo con el derecho internacional, y un sistema justo de distribución de las personas solicitantes de asilo entre los países de la UE.”

Información complementaria


Las normas europeas sobre el asilo (el denominado sistema de Dublín) desalientan un desembarco sin demora. Estas normas determinan qué país es responsable de examinar una solicitud de asilo.

Normalmente, el país por el que primero entra en la UE la persona solicitante de asilo es el responsable de examinar su solicitud. Esto obliga a unos pocos países a procesar la mayoría de las solicitudes. En noviembre de 2017, el Parlamento Europeo acordó un cambio radical del sistema de Dublín, y sugirió un mecanismo vinculante para garantizar que todos los países de la UE acogen una proporción justa de las personas que huyen de la violencia y la persecución.

Más información en nuestro último informe.