Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Rusia: Violencia contra activistas de Greenpeace en medio de ataques constantes a la libertad de asociación

Michael Kreindlin, activista de Greenpeace Rusia, después de la agresión

En respuesta al ataque perpetrado la pasada noche por unos hombres enmascarados contra el lugar donde acampaban activistas de las organizaciones Greenpeace Rusia y Vigía Ambiental del Cáucaso Septentrional (Ecologicheskaya Vakhta po Severnomu Kavkazu) en la región de Krasnodar (sur de Rusia), Amnistía Internacional ha declarado:

“La agresión sufrida por activistas de Greenpeace y Vigía Ambiental del Cáucaso Septentrional que habían acudido a la región de Krasnodar para ayudar en las labores de extinción de incendios forestales es un paso más en los constantes ataques contra el derecho a la libertad de asociación en Rusia. Este infame acto, con independencia de quién esté tras él, se inscribe en el marco de las represalias y las campañas de desprestigio contra organizaciones independientes de la sociedad civil orquestadas por las autoridades. Si el incidente no se investiga pronta y eficazmente y no se protege a los activistas de nuevos actos de violencia, esto equivaldrá a reconocer la connivencia oficial en la agresión” ha dicho Sergei Nikitin, director de la Oficina de Amnistía Internacional en Rusia.

Información complementaria

Bomberos voluntarios y activistas de Greenpeace Rusia y Vigía Ambiental del Cáucaso Septentrional (Ecologicheskaya Vakhta po Severnomu Kavkazu) habían acudido a la región de Krasnodar para formar a activistas locales y ayudar conjuntamente en la extinción de incendios forestales. La noche del 8 de septiembre, unos ocho hombres enmascarados y armados con porras, cuchillos y pistolas de balas de goma, atacaron el lugar donde los activistas acampaban. Varios activistas resultaron heridos y dos tuvieron que ser hospitalizados. Los agresores también causaron daños en las tiendas de campaña de los activistas, rajaron los neumáticos de sus vehículos y rompieron sus parabrisas.

El 8 de septiembre, un grupo de hombres con indumentaria de cosacos (paramilitares uniformados que a menudo participan extraoficialmente en las labores policiales en la zona) impidieron a los activistas que visitaran el campamento base del personal del Ministerio de Emergencias y les dijeron que se fueran de la región. Los activistas habían recibido también amenazas anónimas, y en su campamento habían aparecido pintadas.

Cómo puedes ayudar