Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Mauritania: Candidato presidencial y activistas contra la esclavitud deben ser liberados

Biram Ould Dah Ould Abeid es presidente de la organización Iniciativa por el Resurgimiento del Movimiento Abolicionista en Mauritania y quedó en segundo puesto en las elecciones presidenciales de junio de 2014. © SEYLLOU/AFP/Getty Images

Las autoridades de Mauritania deben liberar a tres activistas, uno de los cuales es un conocido político de la oposición, a los que encarcelaron hoy por celebrar concentraciones contra la esclavitud; así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

La policía empleó porras y gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes congregados frente al juzgado para protestar por la sentencia.

El tribunal de la ciudad de Rosso, en la zona sur del país, condenó a penas de dos años a Brahim Bilal, Djiby Sow y Biram Ould Dah Ould Abeid, todos ellos activistas contra la esclavitud y defensores de los derechos humanos. Biram Ould Dah Ould Abeid es, además, un ex candidato presidencial. Los tres han sido declarados culpables de pertenecer a una organización no reconocida y por participar en una concentración no autorizada. Otros siete activistas fueron absueltos.

"La condena impuesta a estos activistas por participar en manifestaciones pacíficas se basa en cargos imprecisos y susceptibles de ser mal empleados, lo que constituye una violación de su derecho a la libertad de expresión y reunión pacífica", ha manifestado Gaëtan Mootoo, investigador de Amnistía Internacional sobre África Occidental.

"Nunca se debería encarcelar a nadie por no haber obtenido permiso para llevar a cabo una concentración pacífica.  Esta condena parece basarse en razones políticas, habiéndose dirigido el blanco de las acciones contra miembros del grupo por su activismo pacífico. Las autoridades deben tomar medidas inmediatamente para ponerlos en libertad mientras se tramita su recurso."

Biram Ould Dah Ould Abeid es presidente de la organización Iniciativa por el Resurgimiento del Movimiento Abolicionista en Mauritania y quedó en segundo puesto en las elecciones presidenciales de junio de 2014. Anteriormente, en 2013, fue galardonado con el Premio de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Biram fue arrestado en Rosso el 11 de noviembre de 2014, junto con otros 10 miembros de la Iniciativa por el Resurgimiento del Movimiento Abolicionista en Mauritania, durante una campaña pacífica de concienciación sobre la llamada "esclavitud de la tierra": los derechos a la tierra de las personas descendientes de esclavos. En Mauritania, las personas descendientes de esclavos que trabajan la tierra carecen de derechos y se ven obligadas a entregar parte de su cosecha a los antiguos amos.

La policía detuvo la manifestación apelando a la falta de documentos de autorización, pese a que la Iniciativa por el Resurgimiento del Movimiento Abolicionista en Mauritania los había solicitado.

El 15 de noviembre de 2014 los miembros del grupo fueron acusados formalmente y detenidos  en Rosso. No se les permitió recibir visitas de su familia.

"La creciente represión que sufren los activistas contra la esclavitud en Mauritania carece de justificación legal y es un síntoma de la falta de respeto que muestra el gobierno hacia los derechos humanos", ha afirmado Gaëtan Mootoo.

"Las autoridades deben respetar el derecho de todos los ciudadanos a manifestarse pacíficamente."