Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Liberado el bloguero mauritano Mohamed Mkhaïtir, recluido arbitrariamente durante más de cinco años tras publicar un post

©Marta Abola/Amnesty International

La liberación de Mkhaïtir, largamente esperada, es un paso muy positivo. Ha estado más de cinco años entre rejas, la mayor parte del tiempo en régimen de aislamiento. Mkhaïtir nunca debió haber sido detenido. Ahora podrá reanudar sus estudios y disfrutar de sus derechos humanos.

El nuevo presidente de Mauritania, Mohamed Ould Ghazouani, quien tomó posesión del cargo tres días después de la liberación del bloguero, debe garantizar que lo que le pasó a Mkhaïtir no volverá a pasarle a nadie más en el país.

Su gobierno debe iniciar de inmediato un proceso para que se deroguen las leyes que penalizan la apostasía. Ninguna persona debería ser arbitrariamente detenida y acusada, y menos condenada a muerte, simplemente por ejercer de manera pacífica su derecho a la libertad de expresión.

En una reunión con personal de Amnistía Internacional tras su liberación, Mkhaïtir dio las gracias a la organización y sus simpatizantes por su infatigable labor de campaña.

'Sin sus esfuerzos, mi liberación no habría sucedido. En cinco años bajo custodia sólo vi el sol en seis ocasiones.

Han cambiado tantas cosas en estos cinco años que todavía estoy adaptándome a la vida fuera de la cárcel. Ahora soy libre, y espero poder volver a la escuela y reanudar mis estudios.'”

Información complementaria

Mkhaïtir fue excarcelado el lunes, 29 de julio, poco después de que le exigieran expresar su arrepentimiento por la televisión nacional el 12 de julio y en presencia de ulemas el 27 de julio. Fue inmediatamente trasladado a Senegal por razones de seguridad. Llegó a Europa durante el fin de semana. Fue detenido inicialmente el 5 de enero de 2014 en Mauritania tras publicar un blog en el que hablaba de la esclavitud y la discriminación, incluso las que afectaban a la casta de los herreros, a la que pertenece.

A pesar de que el tribunal de apelación resolvió el 9 de noviembre de 2017 que debía ser liberado, las autoridades lo mantuvieron bajo custodia en un lugar no revelado, con acceso limitado a familiares y sin acceso a sus abogados.