Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Las operaciones de seguridad deben respetar las normas internacionales sobre el uso de la fuerza

Según las autoridades ucranianas, cinco personas murieron en una operación de seguridad en el este de Ucrania. © Kirill KUDRYAVTSEV / AFP / Getty Images

Todos los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y militares ucranianos que participen en operaciones dirigidas a restablecer la seguridad en el este de Ucrania deben respetar las normas internacionales sobre el uso de la fuerza y las armas de fuego, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

La organización se ha expresado así tras la publicación hoy en Internet de una declaración del Ministerio del Interior de Ucrania según la cual las fuerzas ucranianas han tomado tres puestos de control y han “destruido a [cinco] terroristas” al intentar recuperar Slovyansk, localidad de la región de Donetsk que está en manos de un grupo armado prorruso.

“Las normas internacionales sobre el uso de la fuerza son claras: los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley sólo debe hacer uso de armas de fuego en defensa propia y contra una amenaza inminente de muerte o lesión grave. Deben aplicar otros medios pacíficos antes de utilizar la fuerza, y el uso de armas de fuego ha de ser siempre el último recurso. Cuando el uso de la fuerza y de armas de fuego sea inevitable, deben actuar con moderación y tomar medidas para minimizar los daños y lesiones y proteger la vida”, ha señalado Heather McGill, investigadora de Amnistía Internacional sobre Ucrania.


Debe iniciarse una investigación independiente e imparcial sobre los sucesos conducentes a la pérdida de vidas que se ha producido hoy en los puestos de control instalados en torno a Slovyansk, y si se determina que las fuerzas ucranianas han violado las normas internacionales y hecho uso arbitrario o indebido de la fuerza, deben ser puestas a disposición judicial.”


“El hecho de que el grupo armado tome rehenes a la vez que se hace con el control de las instituciones públicas en Slovyansk y otras localidades del este de Ucrania constituye un abuso contra los derechos humanos, pero las fuerzas de seguridad ucranianas no deben responder a ello con violaciones de derechos humanos.”