1961-2021: 60 años actuando por los
derechos humanos en todo el mundo

Irán: Tribunal popular sobre represión letal de protestas debe servir de aviso a todos los Estados miembros de la ONU

El ‘tribunal popular’ internacional que comenzó ayer en Londres a juzgar los homicidios y lesiones sufridos por miles de manifestantes y transeúntes a manos las autoridades iraníes durante las protestas celebradas en todo el país de noviembre de 2019 es una poderosa iniciativa contra la impunidad y debe servir de aviso a todos los Estados miembros de la ONU”, ha declarado hoy Amnistía Internacional.

Durante los cuatro días que durará la vista, el Tribunal Popular Internacional sobre las Atrocidades de Irán de Noviembre de 2019 escuchará a decenas de testigos, entre los que figuran manifestantes, familiares de víctimas, sobrevivientes de tortura, personal sanitario y ex funcionarios de seguridad. También declararán ante el tribunal, presidido por destacados miembros de la abogacía y la judicatura. varios testigos periciales. Uno de ellos es la investigadora de Amnistía Internacional sobre Irán, Raha Bahreini, cuya comparecencia ante el tribunal está prevista hoy a las 10 de la mañana (GMT).

“A pesar de los reiterados llamamientos de Amnistía Internacional y otros, los Estados miembros de la ONU no han ordenado aún una investigación internacional independiente sobre los crímenes de derecho internacional y las violaciones graves de derechos humanos cometidos por las autoridades iraníes durante las protestas de 2019 y después de ellas, que incluyen homicidios ilegítimos de manifestantes y transeúntes, arrestos y detenciones arbitrarias masivas, desapariciones forzadas y torturas”, declaró Heba Morayef, directora regional de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

Hay que poner fin a la impunidad sistemática de que gozan los perpetradores de esta represión sancionada por el Estado. Las vistas ante el Tribunal Popular Internacional sobre las Atrocidades de Irán de Noviembre de 2019 son cruciales para garantizar que estas atrocidades no desaparecen en el recuerdo. Es fundamental que el Tribunal anime a actuar a los Estados miembros de la ONU, tanto en el actual periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU como en el próximo periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, a fin de preparar el camino a una rendición de cuentas tan necesaria”.

Amnistía Internacional insta a todos los Estados miembros de la ONU a que presten atención a los testimonios y otras pruebas presentadas ante el Tribunal y a que cumplan su responsabilidad de abordar la impunidad mediante el establecimiento, a través del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, de un mecanismo independiente para recoger, preservar y analizar las pruebas de crímenes graves de derecho internacional cometidos en Irán y facilitar unas actuaciones penales imparciales.

Recordar a las víctimas del baño de sangre de Irán  

Desde mayo de 2020, cuando Amnistía Internacional dio a conocer los datos de 304 hombres, mujeres y niños y niñas que murieron a manos de las fuerzas de seguridad de Irán durante las protestas que estallaron tras las repentinas subidas del precio del combustible, la organización ha registrado los nombres y datos de 24 víctimas más, lo que eleva el número total de muertes registradas a 323*.

Sin embargo, la organización cree que la cifra real de muertes es mayor, pues muchos iraníes temen sufrir represalias de las autoridades si hablan o hacen pública información sobre personas que murieron en la represión.

Hoy, Amnistía Internacional da a conocer una lista actualizada con los nombres y datos de las personas manifestantes y transeúntes identificadas como víctimas mortales durante las protestas de noviembre de 2019.

La organización conoce decenas de nombres más de los que se ha informado en Internet, pero carece actualmente de datos verificados suficientes para incluirlos en su lista. Amnistía Internacional ha publicado una lista de estos nombres en persa en sus cuentas de Telegram, Instagram y Twitter, e invita a quienes tengan más información sobre estas personas o sobre otras víctimas desconocidas hasta ahora a que contacten con la organización.

“Al revelar y registrar los nombres y datos de quienes perdieron la vida, tratamos no sólo de dar a conocer la terrible escala del baño de sangre cometido por las autoridades iraníes en noviembre de 2019, sino también de honrar la memoria de todas y cada una de las vidas humanas perdidas en las protestas”, prosiguió Heba Morayef.

“Confiamos en que el peso de las pruebas presentadas ante el Tribunal obligue a los Estados a reconocer que, cuando las vías nacionales a la justicia son totalmente inexistentes, es su obligación intervenir y actuar a través de instituciones como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para ordenar una investigación imparcial e independiente a fin de garantizar la verdad, la justicia y la reparación por estos crímenes horrendos”.

Información complementaria

Las vistas del Tribunal Popular Internacional sobre las Atrocidades de Irán de Noviembre de 2019 se desarrollarán del 10 al 14 de noviembre de 2021 en Church House, Westminster, Londres, y están abiertas al público. También se pueden ver en directo. El jurado dará a conocer su sentencia a principios de 2022.

El 15 de noviembre de 2019 estallaron protestas en Irán cuando el gobierno anunció repentinamente la subida del precio de los combustibles. Las protestas pasaron con rapidez del precio de los combustibles a quejas más generales contra la clase política que incluían demandas de reformas constitucionales y el fin del sistema de la República Islámica.

Durante las protestas que se sucedieron entre el 15 y el 19 de noviembre de 2019, y después de ellas, además de matar a cientos de manifestantes y transeúntes, menores incluidos, las autoridades iraníes detuvieron arbitrariamente a miles de manifestantes y transeúntes y sometieron a centenares a desaparición forzada, tortura u otros malos tratos, y a juicios manifiestamente injustos. Las autoridades llevaron a cabo su represión letal en el contexto de un cierre casi total en todo el país de Internet, impuesto deliberadamente entre el 16 y el 27 de noviembre de 2019 para ocultar el alcance real de los crímenes y violaciones de derechos humanos que cometieron.

Las autoridades iraníes siguen encubriendo la cifra de personas asesinadas durante las protestas de noviembre de 2019. En junio de 2020 anunciaron que habían muerto 230 personas, pero culparon de la mayoría de los homicidios a atacantes desconocidos y elogiaron a las fuerzas de seguridad y a los servicios de inteligencia por el papel que habían desempeñado al sofocar las protestas.

Amnistía Internacional ha concluido que el uso por las fuerzas de seguridad de medios letales contra la inmensa mayoría de las personas a las que mataron fue ilegítimo.

*La cifra total de muertes registradas es actualmente de 323 tras eliminar 5 casos registrados en la lista publicada en mayo de 2020. Estos casos eran de muertes ocurridas en las ciudades de Shahriar, Malard y Kermanshah que habían sido confirmadas, pero la identidad de cuyas víctimas es todavía desconocida. Para prevenir la doble contabilidad, se han sustituido por 5 de las 24 nuevas víctimas identificadas.

Contenidos relacionados