Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

El envío de armas a Arabia Saudí incumple múltiples obligaciones de los Estados de la UE en virtud del Tratado sobre el Comercio de Armas

LOIC VENANCE/AFP/Getty Images

En respuesta a la continuación de la travesía del buque Bahri Yanbu —propiedad de la compañía naviera del Estado saudí— desde el puerto español de Santander esta tarde, Ara Marcén Naval, directora adjunta de Amnistía Internacional sobre Control de Armas y Derechos Humanos, ha declarado:

“El Bahri Yanbu, cargado de armas que probablemente se destinen a la guerra de Yemen, va rebotando de puerto en puerto europeo como una pelota. Después de cargar munición belga en Amberes, ha visitado —o intentado visitar— puertos de Reino Unido, Francia y ahora España, y tiene previsto atracar en el puerto italiano de Génova esta semana.

“Es una gran prueba de fuego para la determinación de los países de la UE de cumplir sus obligaciones en virtud del Tratado sobre el Comercio de Armas y de la Posición Común de la UE sobre exportaciones de armas. Varios Estados han tardado sólo unos días en suspender esta prueba.”

“Ningún Estado de la UE debería tomar la letal decisión de autorizar la transferencia o el tránsito de armas destinadas a un conflicto si existe un claro peligro de que se utilicen para cometer crímenes de guerra u otras violaciones graves del derecho internacional.”

“La travesía del Bahri Yanbu nos recuerda que los Estados prefieren que el lucrativo comercio mundial de armas siga activo bajo un manto de secreto. Pero no es un manto impenetrable, y Amnistía Internacional y sus socios seguirán vigilando atentamente los acontecimientos y denunciando a los Estados por incumplir sus obligaciones jurídicas internacionales.”

Información complementaria
En Yemen, la coalición liderada por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos ha utilizado armas importadas que han contribuido a causar miles de muertes y lesiones a civiles, incluso en ataques que vulneran el derecho internacional humanitario. De esta manera ha agravado la peor crisis humanitaria del mundo, en la que 2,2 millones de personas se han visto desplazadas y 22 millones necesitan ayuda humanitaria.