Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Diez años después, todavía no hay justicia para las víctimas de Srebrenica

Londres.- En el décimo aniversario de la matanza de cerca de 8.000 hombres y niños musulmanes bosnios en Srebrenica, los miembros de Amnistía Internacional en todo el mundo reclaman que se lleve ante los tribunales a los autores de estos crímenes.

 

El 10 de julio de 1995, las fuerzas serbias de Bosnia avanzaron sobre el enclave de Srebrenica –que había sido designado como "área segura" por la ONU–, donde se habían refugiado miles de musulmanes bosnios. Después de la caída de Srebrenica en manos de los serbios de Bosnia, separaron a miles de hombres y niños musulmanes bosnios del resto de la población y les dieron muerte en forma deliberada y arbitraria. Esta matanza a gran escala, organizada y sistemática de miles de personas en Srebrenica se ha descrito como la mayor atrocidad que ha ocurrido en Europa desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, y el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia la ha reconocido como un acto de genocidio.

 

La enorme cantidad de casos no resueltos de "desapariciones" cuyos autores no han comparecido aún ante la justicia es quizás la más grave de las violaciones de derechos humanos que perdura en Bosnia y Herzegovina.

 

"Han pasado diez años desde que finalizó la guerra en Bosnia y Herzegovina, y las mujeres de Srebrenica continúan esperando que los hombres que mataron a sus hijos y esposos sean sometidos a juicio. Muchas de ellas están aún esperando que se les devuelvan los cuerpos de sus seres queridos para enterrarlos y que su sufrimiento sea reconocido", ha declarado Nicola Duckworth, directora del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

 

Aunque algunos autores de los delitos han sido procesados por el Tribunal, y a pesar de que algunos acusados se han entregado voluntariamente durante los últimos meses, aún están en libertad 10 presuntos inculpados, entre los que se encuentran el ex dirigente de los serbios de Bosnia Radovan Karadzic y los ex generales serbios de Bosnia Ratko Mladic y Zdravo Tolimir, quienes se cree que se encuentran en la República Srpska, en Bosnia y Herzegovina, o en Serbia.

 

"Hasta el momento, ninguna de las personas inculpadas por el Tribunal ha sido detenida por las autoridades de la República Srpska y se cree que algunos de los sospechosos que continúan libres gozan de su protección. La falta de cooperación de las autoridades serbobosnias con el Tribunal sigue constituyendo un importante obstáculo para que se haga justicia," añade Nicola Duckworth.

 

En enero de 2004, las autoridades de la República Srpska crearon la Comisión de Srebrenica, a la que encomendaron la tarea de investigar los hechos allí ocurridos. Esta Comisión publicó dos documentos, en junio y octubre de 2004, en los que reconoció la participación de la policía serbia de Bosnia y de las fuerzas armadas en la matanza de Srebrenica. En noviembre de 2004, las autoridades de la República Srpska pidieron disculpas por primera vez por las graves violaciones de derechos humanos cometidas en Srebrenica. A fines de marzo de 2005, enviaron al fiscal general de Bosnia y Herzegovina una lista de 892 personas sospechosas de haber participado en las atrocidades cometidas en Srebrenica, que aún están empleadas, según los informes recibidos, en instituciones de la República Srpska o de Bosnia y Herzegovina.

 

Amnistía Internacional acoge con beneplácito estos primeros pasos positivos y exhorta enérgicamente a las autoridades de la República Srprska a tomar medidas inmediatas para asegurar que Ratko Mladic, Radovan Karadzic, Zdravko Tolimir y todos los demás sospechosos inculpados sean detenidos y entregados a la custodia del Tribunal. Además, la organización insta a las autoridades de la República Srpska a garantizar su plena cooperación con cualquier investigación criminal que se pueda realizar sobre los hechos ocurridos en Srebrenica, en Bosnia y Herzegovina. Amnistía Internacional hace un llamamiento a las autoridades de la República Srpska para que pongan inmediatamente a disposición de los familiares de los "desaparecidos" en Srebrenica toda la información existente sobre la suerte y el paradero de sus seres queridos.