Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Bienvenida a la decisión del Tribunal Constitucional sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo

Manifestación del Orgullo Gay 2005, Madrid. © RinzeWind

Madrid.- Amnistía Internacional (AI) muestra su satisfacción ante la sentencia del Tribunal Constitucional que declara conforme a la Constitución  española el derecho a contraer matrimonio entre personas del mismo sexo. Con esta sentencia se pone fin a la pretensión de inconstitucionalidad de la ley que reconocía este derecho. Más de 22.000 parejas del mismo sexo en España contrajeron matrimonio bajo esta ley.

AI considera que el matrimonio civil entre parejas del mismo sexo es una cuestión de derechos humanos, como ya manifestó públicamente el pasado 15 de mayo, en un comunicado emitido con motivo del Día Internacional de la Familia.

La organización cree firmemente que denegar a personas individuales el derecho al matrimonio, basándose en el género de sus parejas, viola el derecho a la no discriminación, el derecho a la igualdad ante la ley y el derecho a casarse y formar una familia, reconocido en el Artículo 16 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en el artículo 23 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

La posición de Amnistía Internacional es que los Estados deben abstenerse de discriminar a ninguna persona por causa de su orientación sexual y de su identidad de género.

Reconocer a las parejas del mismo sexo su derecho al matrimonio y a fundar una familia es un gran paso adelante para asegurar el disfrute de todos los derechos humanos para todas las personas, sin excepción. Además, la sentencia contribuye a evitar la estigmatización de estas relaciones y a luchar contra la discriminación”, señaló Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España.

Amnistía Internacional reconoce el esfuerzo constante de las y los activistas LGTBI, y su papel en la extensión de los derechos humanos a todas las personas.

Reconocimiento internacional
En los últimos años ha habido un aumento de los países que están reconociendo el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, igualando los derechos de cualquier tipo de familias.

Varios países europeos ya han aceptado el matrimonio civil entre personas del mismo sexo: Países Bajos desde 2001, Bélgica en 2003, España en 2005, Suecia y Noruega en 2009, Portugal e Islandia en 2010.


Otros países como Canadá (2005), Sudáfrica (2006) y Argentina (2010) reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo. En México, dos estados lo admiten y Brasil ha equiparado los derechos de todas las uniones de hecho.

Sin embargo, hay situaciones especialmente preocupantes para Amnistía Internacional. Aunque en Estados Unidos, 9 Estados reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo y el presidente, Barack Obama, se ha pronunciado a favor de este tipo de uniones, hay 30 estados que lo prohíben expresamente. El último Carolina del Norte, que votó el pasado 8 de mayo a favor de incluir en su Constitución una enmienda que define el matrimonio como la unión exclusiva entre un hombre y una mujer, ilegalizando también los matrimonios homosexuales.

También son muy preocupantes los cambios legislativos realizados en Hungría en 2011, que establecieron explícitamente “que el matrimonio sólo podía ser entre hombre y mujer”. En Nigeria, una propuesta de ley de 2011 prohibido el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo que viola la propia Constitución del país.

“Amnistía Internacional quiere recordar que el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo no es contrario a la normativa internacional, si no por el contrario un modo de garantizarla”, destacó Esteban Beltrán.