Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Asamblea General de la ONU: Los Estados deben reconocer que nuestros derechos dependen de un medioambiente saludable

© Don Arnold/Getty Images

El 28 de julio, la Asamblea General de la ONU examinará una resolución sobre el reconocimiento universal del derecho a un medioambiente saludable. La resolución fue presentada por una coalición diversa de Estados miembros de la ONU, como reconocimiento de los costes humanos y económicos de la aceleración del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación tóxica.

“El jueves, el mundo observará con atención cómo los Estados miembros de la ONU declaran públicamente cuál es su postura sobre el futuro del planeta. Está claro que un medioambiente saludable es un requisito previo para el disfrute de todos los demás derechos humanos: no habrá libertad ni igualdad cuando vivamos en un mundo abrasado, hundido y tóxico”, ha manifestado Chiara Liguori, investigadora y asesora de Amnistía Internacional sobre Justicia Climática.

Los incendios forestales, las sequías y las inundaciones que en la actualidad están causando conmoción y sufrimiento en todo el mundo son sólo un anticipo de la distopía que podemos esperar si no cambiamos de rumbo. Amnistía Internacional pide a todos los Estados que demuestren su compromiso de proteger el medioambiente y de defender todo el espectro de derechos humanos apoyando esta resolución en la Asamblea General.”

“Los Estados que planean oponerse a ella deben ser conscientes de que están a punto de perder permanentemente su credibilidad y autoridad sobre cuestiones relacionadas con el clima. Los Estados que han intentado diluir el texto de la resolución también se arriesgan a situarse firmemente en el lado erróneo de la historia.

La resolución ha contado con el apoyo de numerosos organismos de la ONU, organizaciones de la sociedad civil y organizaciones que representan a pueblos indígenas. Resulta alentador que decenas de Estados hayan indicado ya su apoyo al copatrocinar formalmente la resolución.

El año pasado, el Consejo de Derechos Humanos, compuesto por 47 miembros, adoptó una resolución similar en la que reconocía que un medioambiente limpio, seguro, saludable y sostenible es un derecho humano universal. Aquel fue un hito que proporcionó un fuerte impulso moral a los y las activistas contra el cambio climático en todo el mundo. La afirmación de este derecho en la Asamblea General —un órgano que representa a los 193 Estados miembros de la ONU— demostraría que existe una voluntad política inequívoca y generalizada de proteger los derechos humanos frente a la catástrofe medioambiental.

“Una resolución de la Asamblea General en este sentido sería un medio de presión sobre los Estados que aún no han reconocido en su legislación el derecho a un medioambiente saludable para que lo hagan”, ha manifestado Chiara Liguori.

“También proporcionaría una nueva herramienta para quienes defienden los derechos ambientales, que trabajan incansablemente para proteger al resto de la humanidad del impacto de la destrucción medioambiental.”

Contenidos relacionados