Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía reprueba la condena a activista del escándalo de la leche en China

La leche contaminada afectó a más de 300.000 niños chinos con problemas renales. © AP GraphicsBank

Londres.- Amnistía Internacional ha condenado hoy la pena de dos años y medio de prisión impuesta a un activista chino que organizó un grupo de apoyo para padres de bebés afectados por tomar leche contaminada.


El Tribunal Popular de la Municipalidad de Pekín del Distrito de Daxing ha declarado culpable y condenado a Zhao Lianhai hoy, siete meses después de que fuera juzgado por “perturbar el orden social” durante la oleada de indignación pública por el escándalo de la leche en polvo del Grupo Sanlu de 2008 y 2009. La leche contaminada con melamina causó la muerte de por lo menos seis niños en Chinay provocó enfermedades renales a más de 300.000.


Estamos consternados porque las autoridades han encarcelado a un hombre a quien la opinión pública china considera, con razón, un protector de los niños, no un delincuente”, ha declarado Catherine Baber, directora adjunta del Programa para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.


En 2008 se reveló que el Grupo Sanlu estaba vendiendo leche en polvo que contenía melamina, una sustancia química industrial tóxica que se había añadido a la leche para pasar los controles oficiales de nivel de proteínas.


El propio hijo de Zhao Lianhai enfermó a causa de la leche, y Zhao fundó el grupo de apoyo y el sitio web “Bebés con Cálculos Renales” para que los padres pudieran compartir información sobre problemas de salud e intercambiar consejos sobre cómo demandar a las empresas implicadas.


Zhao Lianhai nunca debió haber sido detenido por organizar un grupo de autoayuda y ejercer su derecho legal de pedir una indemnización a una firma comercial”,  ha afirmado Catherine Baber.


Zhao fue detenido cuando las reclamaciones de indemnización comenzaron a llegar a los tribunales en noviembre de 2009. Las autoridades le negaron el acceso a un abogado durante casi tres meses y le impidieron ver a su familia.


Además, las autoridades chinas ejecutaron a un granjero y a un vendedor de leche, y encarcelaron a varios altos directivos del Grupo Sanlu. Las autoridades ofrecieron a las familias afectadas una indemnización de 2.000 yuanes (300 dólares estadounidenses) por cada bebé que padecía cálculos renales, de hasta 30.000 yuanes (4.500 dólares) por los casos graves y de 200.000 yuanes (30.000 dólares) por cada fallecimiento.


Las autoridades incautaron unas 25.000 toneladas de leche en polvo contaminada en 2008. Ese mismo año, en la provincia de Qinghai, las autoridades responsables de la seguridad alimentaria habían descubierto otras 64 toneladas de productos lácteos contaminados con melamina.