Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo
Vigilancia masiva

Imagen de una de las activistas que participó en la manifestación contra el uso de la vigilancia masiva que llevan a cabo los gobiernos. © AP Photo/Markus Schreiber

Blog

Siete razones por las que "no tengo nada que ocultar" es la respuesta equivocada a la vigilancia masiva

  • Actualizado a 19 de octubre de 2022
Por Ben Beaumont, Amnistía Internacional,

Cuando en el año 2015 Amnistía Internacional lanzó #DejenDeSeguirme, nuestra campaña para acabar con el uso por los gobiernos de la vigilancia masiva, las cuentas de la organización en Facebook y Twitter se inundaron de respuestas. Un montón de gente nos dijo: "Si no tienes nada que ocultar, no tienes nada que temer". Según este razonamiento, si no has hecho nada malo, no importa que los gobiernos quieran recopilar todos tus datos, correos electrónicos, llamadas de teléfono, imágenes de webcam y búsquedas en Internet porque no van a encontrar nada de interés. Siete años después, sigue siendo necesario desmontar este argumento, atractivo pero incorrecto. Aquí te explicamos por qué, y lo hacemos usando vuestros comentarios para explicar por qué "nada que ocultar" es la respuesta equivocada al uso por los gobiernos de la vigilancia masiva.

1. “La privacidad debería ser un derecho a menos que se haga algo que levante sospechas legítimas"

Karine Davison

Normalmente los gobiernos realizan una vigilancia selectiva a la que someten a una persona o grupo por razones concretas y legítimas. Para ello, necesitan obtener la autorización de un juez, por ejemplo, para vigilar el uso de Internet de una persona sospechosa de actividades delictivas. Si la vigilancia es indiscriminada, se estarán vigilando comunicaciones sin que haya ningún indicio razonable de que se pueda estar haciendo algo dudoso. Los gobiernos nos tratan como a presuntos delincuentes y cada detalle de nuestra vida personal como algo sospechoso. Y hay pocas leyes que controlen lo que están haciendo.

2. “¿Así que tampoco tendrías problemas en instalar una webcam en tu baño o en tu dormitorio?"

Ulf Carsson

Puede que creas que no te importa tu intimidad, pero lo más probable es que sí te importe. Cada día hacemos cosas en casa que no haríamos en público. Y no es porque tengamos algo que ocultar, sino simplemente porque son partes de nuestra vida que preferimos mantener en la intimidad. John Oliver, presentador del programa de televisión Last Week Tonight, preguntó a algunas personas de Nueva York qué pensaban si los gobiernos vieran sus fotos personales de carácter sexual (aunque él lo expresó de un modo más crudo). Naturalmente, la gente se siente muy incómoda cuando piensa en agentes del gobierno mirando sus imágenes más íntimas.

vigilancia de los gobiernos

Un trabajador atiende una cámara de vigilancia de seguridad frente a la Corte Suprema de Estados Unidos, 11 de octubre de 2022, en Washington. © AP Photo/Alex Brandon

3. “Por cierto, querer mi intimidad NO equivale a tener algo que ocultar"

James Earl Walsh

La vigilancia masiva es una intrusión sin precedentes en la intimidad de los ciudadanos y ciudadanas corrientes. En ningún momento de la historia hemos aceptado que los gobiernos deban poder vigilar todo lo que hacemos para mantenernos a salvo. Imaginemos que nos dijeran que quieren instalar cámaras en nuestras salas de estar o micrófonos bajo las mesas de los cafés para garantizarnos que atraparán a los delincuentes. Esto es el equivalente en el mundo físico de la vigilancia masiva en Internet. Es una extralimitación enorme del poder del gobierno y cada vez que decimos que no tenemos "nada que ocultar" estamos consintiéndola. En cambio, deberíamos decirles a los gobiernos: "No tengo nada que ocultar y mis asuntos privados no son de su incumbencia".

4. “Nada que ocultar... mientras estés 100% de acuerdo con la visión y las políticas de tu gobierno"

Emily Kate Goulding

De un modo muy similar a lo que pasa con el derecho a protestar, somos más conscientes de nuestra intimidad cuando nos la arrebatan. A lo largo de la historia se ha utilizado información aparentemente inocente sobre personas para perseguirlas en momentos de crisis. Puede que nos creamos que nuestro gobierno actual busca delincuentes y no hace nada inadecuado con nuestros datos. Pero ¿y si no fuera así? En esas situaciones, las autoridades podrían recabar datos para encontrar y reprimir a grupos con los que no están de acuerdo. Podrían usar la información para atacar a periodistas, perseguir a activistas y discriminar minorías.

5. “La premisa es que quienes están detrás de las cámaras tendrán en mente los intereses de las personas”

Roland van der Sluijs

Puede que pienses que no has hecho nada malo, pero eso es tener una fe ciega en que las personas que analizan tus datos piensan lo mismo. Edward Snowden, que denunció irregularidades en la NSA, nos dijo: “Esta gente está buscando delincuentes. Podrías ser la persona más inocente del mundo, pero si alguien programado para ver patrones de delincuencia analiza tus datos, no va a encontrarte a ti: va a encontrar a un delincuente".

Campaña contra la vigilancia masiva

En esta foto tomada el sábado 22 de febrero de 2020, se ven dos cámaras de vigilancia en una calle de Moscú, Rusia. © AP Photo/Alexander Zemlianichenko

6. “¿De verdad quieres vivir una vida de repeticiones mecánicas, obedeciendo todo?”

Jia Hengjian

Los datos indican que cuando sabes que te observan, tu conducta cambia. Y, a medida que conozcamos mejor los algoritmos y bases de datos informáticos que se usan para predecir la actividad delictiva, nos volveremos más cautos sobre lo que decimos o hacemos en Internet. Empezaremos a evitar decir o hacer algo conflictivo por si acaso se malinterpreta. Como consecuencia, las sociedades se volverán muy conformistas y nadie estará dispuesto a cuestionar el orden establecido.

7. “Si no tenemos nada que ocultar, ¿por qué estamos bajo vigilancia?"

Jake Lawler

En resumen, la mejor respuesta a "no tengo nada que ocultar" siempre será: "Si no he hecho nada malo, ¿por qué se está violando mi intimidad?".

Otros comentarios estupendos que nos habéis enviado:

  • “La intimidad NO es para esconderse y nunca lo ha sido; la intimidad es para proteger, punto". Sam Isatlac
  • “Sólo porque no estás haciendo nada malo no quiere decir que no deberían permitirte tener intimidad". Trilogy Gunby
     
  • “Tenemos el DERECHO a la intimidad. Si alguien es sospechoso de algún tipo de actividad delictiva, hay que obtener una orden judicial de vigilancia". Amy Rouby
     
  • “Cuando todo tipo de disidencia de lo establecido se convierte en ilegal, la resistencia es casi imposible. Mientras no cuestiones nada de lo que hacen quienes están en el poder, no correrás peligro. Estupendo”. Roland van der Sluijs
     
  • “Nada que ocultar... mientras estés 100% de acuerdo con la visión y las políticas de tu gobierno". Emily Kate Goulding
     
  • “Te guste o no, tenemos derecho a que no nos espíen si no existen indicios razonables de delito". Mary Shepard
     

 

Contigo somos independientes

Amnistía Internacional lo forman personas que defienden una humanidad justa y libre alrededor del mundo. Personas como tú, que creen en nuestro trabajo. Por eso, si tú también defiendes los derechos humanos, te necesitamos para seguir siendo independientes. Puedes hacerlo desde aquí en menos de un minuto, con cuotas a partir de 4 € al mes.

Nos mantenemos firmes con nuestros principios: no aceptamos ni una sola subvención de ningún gobierno, ni donaciones de partidos políticos.

Haz posible nuestra independencia.