1961-2021: 60 años actuando por los
derechos humanos en todo el mundo
Defensoras de los derechos humanos de las mujeres afganas protestan para pedir a los talibanes la preservación de sus derechos y el acceso a educación

Defensoras de los derechos humanos de las mujeres afganas y activistas civiles protestan para pedir a los talibanes la preservación de sus derechos y el acceso a educación, Afganistán, 3 de septiembre de 2021. © REUTERS/Stringer

Blog

Hablan las mujeres de Afganistán: "Tenemos miedo de ser abandonadas por la comunidad internacional"

Por Carmela Patricio Jiménez, miembro del Equipo por los Derechos Humanos de las Mujeres en Amnistía Internacional España,

Desde la dedicación masiva de los medios de comunicación a la salida de las tropas de Estados Unidos de Afganistán apenas se ha analizado el papel de las mujeres afganas, solamente se habla de lo que van a perder y a sufrir con el gobierno talibán. El pasado 28 de agosto la Red Europea de Mujeres Migrantes nos invitó a un evento internacional: STAND UP FOR AFGHAN WOMEN, coincidiendo con el día en que tuvieron lugar protestas en ciudades de todo el mundo en solidaridad con el pueblo afgano.

En dicho evento tuve ocasión de conocer y evaluar la capacidad de las mujeres afganas, residentes y exiliadas para defender los derechos de las mujeres y niñas en su país. He de reconocer que, con tanto barullo informativo de los medios, era la primera vez que las escuchaba a ellas.

Escuchar a las mujeres afganas

Activistas por los derechos humanos con perspectiva de género, mujeres formadas desde el exilio y dentro del país, mujeres reconocidas como valientes luchadoras tomaron la palabra para darnos a conocer la realidad de su situación. He destacado algunos de sus menajes:

Zuhra Bahman: "Queremos paz"

Zuhra Bahman, activista afgana

"Hoy, tengo especial miedo de que el conflicto se convierta en una guerra civil. Las mujeres son el objetivo en estos casos. Cada vez que un nuevo grupo toma el poder en el país, experimentamos redadas de diferentes facciones, no solo de los talibanes. Recuerdo tener que esconderme en un sótano para escapar de una de esas redadas. Estos hombres querían llevarme".

Meena Nezami, activista afgana

Meena Nezami: "Estoy a salvo y, por eso, puedo hablar contigo"

"Primero, hay que decir que Afganistán es un país grande en el corazón de Asia y, por lo tanto, todas las grandes potencias quieren estar allí, tener acceso a él. La población afgana está cansada de todos estos años de ocupación. Hay muchas cosas que reconstruir… (...) Será importante crear redes de mujeres europeas e internacionales que nos apoyen en esta reconstrucción".

Mahbouba Seraj, activista afgana

Mahbouba Seraj: “Tenemos miedo de ser abandonadas por la comunidad internacional. Queremos paz. "

Ella se quedó en Kabul. "¿Qué quieres saber?", dice. "¿La situación en el país? No tenemos gobierno, ni banco, ni sistema que nos proteja. Hay un vacío de poder y puede pasar cualquier cosa, incluso lo peor…. Pero, ¿cómo van a poder arreglárselas sin nosotras, si no construimos nuestro Afganistán? No pueden hacerlo sin nosotras, eso lo sé. Mientras tanto, todas están aterrorizadas, se puede sentir en las calles de Kabul. han comenzado a azotar a la gente. No se puede obligar a la gente a ser obediente azotándola. Yo me quedo, pero entiendo a los que se han ido… ¿Van a azotar a las mujeres que quieren salir de sus casas, que quieren ir a la escuela? Por ahora, nos quedamos en casa (...)  Somos poderosas, las mujeres tenemos el poder. Prométanme no olvidarnos. Los próximos seis meses o el próximo año averigüen qué está pasando en el país. Mírennos y piensen en nosotras. Juntas podemos lograrlo".

El final de la reunión fue muy emotivo, nos dijeron que superábamos las mil asistentes, les lanzamos mensajes fraternales de adhesión y vimos lágrimas de emoción y agradecimiento.

No podemos olvidarlas

Y para no olvidarlas, debemos reconocer los logros obtenidos  por mujeres que llevan muchos años luchando para que se respeten los derechos humanos en su país. Y debemos ayudar a tender puentes entre las que viven en el exilio y las que permanecen en su país.

Debemos ayudar a estas mujeres en su lucha por la paz que se merece el pueblo afgano, harto de enfrentamientos e invasiones. Y confiar en su fuerza, coraje y experiencia para lograrlo.

¿Cómo ayudar? Medidas concretas de apoyo

Amnistía Internacional, ha planteado a los gobiernos que deben tomar todas las medidas necesarias para garantizar una salida segura del país a las personas susceptibles de sufrir ataques y represalias, y proporcionar reubicación y reasentamiento a las personas que logren salir de Afganistán. Los países europeos deben suspender de inmediato las deportaciones y devoluciones de quienes han buscado seguridad en Europa y garantizar protección y una acogida digna a las personas que huyen del país. Deben considerar a todas las mujeres y niñas afganas como refugiadas a primera vista, debido a los riesgos que corren al regresar a Afganistán y a la alta probabilidad de ser reconocidas como refugiadas. Es clave, además, que la comunidad internacional cuente con las mujeres afganas y las escuche en todos los procesos y espacios donde se tomen decisiones que les afectan.

Manifestación en apoyo a las mujeres y niñas afganas tras la toma de poder por los talibanes en Afganistán, 20 agosto 2021.

Manifestación en apoyo a las mujeres y niñas afganas tras la toma de poder por los talibanes en Afganistán, 20 agosto 2021. © REUTERS/Jon Nazca

La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, en rueda de prensa posterior a la reunión de los líderes del G7 sobre Afganistán el 24 de agosto de 2021, manifestó que los países miembros han atendido a la necesidad de evacuación urgente de la Delegación de la UE y personal afgano con sus familias.

“Necesitamos ayudar principalmente a aquellos que están en riesgo inmediato. Y esas son mujeres, niñas y niños que componen la mayoría de los desplazados internos: el 80% de los desplazamientos internos en Afganistán, son mujeres y niños y hasta ahora el número asciende alrededor de 3,7 millones de desplazados internos, esta es la razón por la que la Comisión propondrá cuadruplicar la ayuda humanitaria que llega del presupuesto de la UE pero esta ayuda está basada estrictamente en la condición, vinculada a los valores fundamentales, los derechos humanos y, por supuesto, los derechos de las mujeres. Esta ayuda ahora está congelada hasta que tengamos sólidas garantías y acciones creíbles sobre la base de que se cumplen las condiciones. Sobre la migración, como dije, las personas en mayor riesgo son las mujeres con estudios: mujeres periodistas, activistas de derechos humanos, maestras, jueces, abogadas... solo por nombrar algunas".


Pero, lamentablemente, Europa sigue aplicando una política de cierre de fronteras, baste mencionar el caso de 32 personas que huyendo de Afganistán han quedado atrapadas en condiciones infrahumanas en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, caso por el que Amnistía Internacional ha puesto en marcha una ciberacción urgente.

La evacuación de quienes corren grave peligro es la medida de solidaridad más urgente pero no es la única solución humanitaria. Se requiere además hacer todo lo posible para los millones de personas que quedan dentro del país no corran peligro. Por eso otra de las peticiones de Amnistía Internacional va dirigidas al Consejo de Seguridad de la ONU, que debe aprobar una resolución de emergencia para pedir a los talibanes que respeten la normativa internacional de derechos humanos, protejan a la población civil y pongan fin a las represalias.

No podemos olvidar a las mujeres afganas.

Contenidos relacionados