Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo
Manifestación a favor del control de armas en el edificio del Capitolio del Estado de Virginia. La lacra de la violencia armada en Estados Unidos

Manifestación a favor del control de armas en el edificio del Capitolio del Estado de Virginia. © REUTERS/Michael A. McCoy

Blog

10 claves sobre la violencia armada en Estados Unidos

  • Alberto Estévez, analista de comercio de armas, contesta a 10 preguntas que te haces cuando hay un tiroteo masivo en Estados Unidos
Por Alberto Estévez (@aestevez212), analista de comercio de armas,

Hace 14 meses tuve que evacuar la escuela secundaria de Oxford cuando un joven de quince años abrió fuego y mató a cuatro de mis compañeros e hirió a siete más. Esta noche, estoy sentada debajo de mi pupitre en la Universidad Estatal de Michigan, una vez más enviando mensajes de texto a todo el mundo con un "Te quiero". ¿Cuándo acabará esto?”.

Con el miedo en el cuerpo, Emma Ridel publicó este tuit cuando, poco después de las 8:30 de la noche del lunes 13 de febrero de este año, la estudiante universitaria de primer año leyó un email de su Universidad que alertaba de los disparos que se habían producido en el campus. El autor de la matanza, que poco después se suicidó, mató a tres personas e hirió a otras cinco. En un acto público en solidaridad con las víctimas celebrado esa misma semana, Emma se preguntaba cuántos menores estadounidenses más tienen que morir para que acabe esta pesadilla.

En 2022, en Buffalo, Nueva York, un joven armado de 18 años entró en una tienda de comestibles de una comunidad predominantemente negra y mató a 10 personas, hiriendo a muchas más. En Uvalde, Texas, un joven de 18 años entró en una escuela primaria y asesinó a 19 niños y a dos profesores. Y la lista podría ser interminable. Nada de esto es nuevo. La población de Estados Unidos (EE.UU.) ha visto con horror cómo personas armadas con pistolas y cargadores de munición de gran capacidad aterrorizan a las comunidades año tras año, cada vez con más frecuencia.

Los índices de violencia armada y tiroteos masivos en EE.UU. durante la última década han aumentado exponencialmente, sin que el Congreso haya tomado medidas sustanciales. La población estadounidense vive atemorizada porque sus dirigentes no han actuado para proteger sus derechos humanos.

Una mujer abraza a un niño mientras participan en la manifestación "Marcha por nuestras vidas" a favor del control de armas en Parkland, Florida. Cómo detener la violencia armada en Estados Unidos

Una mujer abraza a un niño mientras participan en la manifestación "Marcha por nuestras vidas" a favor del control de armas en Parkland, Florida. © REUTERS/Marco Bello

1. ¿Cuántos tiroteos masivos hay al año en EE.UU.?

Las cifras producen escalofríos y no engañan. Es una epidemia de violencia armada, porque son datos que matan.

En 2023, ha habido 565 tiroteos masivos, que se definen como los incidentes armados en los que la persona que dispara mata o provoca lesiones a al menos cuatro personas.

En 2023, hasta mediados de febrero, todas las semanas hubo al menos siete matanzas de este tipo, según datos del Gun Violence Archive. Según esta organización, desde 2014 y hasta 2023, la cifra no ha hecho más que aumentar cada año, pasando de cerca de 300 en 2014 a casi 700 en 2022.

gráfico sobre la violencia armada en Estados Unidos

Fuente: https://www.gunviolencearchive.org/

2.- ¿Cuántas víctimas hay de violencia armada?

Desde 2014, la cifra de personas muertas por violencia armada casi se ha duplicado, pasando de más de 12.000 víctimas mortales a superar las 21.000. Según gunviolence.org, el total de personas muertas entre 2014 y 2022 asciende a más de 150.000 personas, lo que supone una media de 45 víctimas al día.

Otras fuentes indican que las cifras pueden ser incluso más elevadas. Así, un estudio publicado en Estados Unidos en 2020 reveló que, entre 2009 y 2017, la media anual de muertes provocadas por armas de fuego fue de 34.538 personas y la de lesiones no mortales, de 85.694.

Más allá del coste humano de esta crisis, está el económico. La violencia armada cuesta al sistema sanitario estadounidense 170.000 millones de dólares al año. Se necesitarían 670 millones de dólares al año durante ocho años para financiar programas de intervención contra la violencia sostenidos y adecuados en las 48 ciudades estadounidenses con mayores índices de violencia.

La cifra de personas muertas por violencia armada entre 2014 y 2022 en Estados Unidos asciende a más de 150.000 personas, lo que supone una media de 45 víctimas al día

La violencia armada sigue siendo un problema propio de EE.UU. que continúa socavando y amenazando los derechos humanos de todos quienes viven en ese país. Los homicidios con armas de fuego en EE.UU. afectan de forma desproporcionada a las comunidades de raza negra, y los hombres afroamericanos tienen diez veces más probabilidades de ser las víctimas que los hombres blancos estadounidenses. Los homicidios por arma de fuego son también la principal causa de muerte entre los hombres y niños negros de 15 a 34 años, y la tercera causa de muerte entre los hombres hispanos del mismo rango de edad.

Los menores y las personas jóvenes sufren especialmente la violencia con armas de fuego en EE.UU. La violencia armada es la tercera causa de muerte entre las y los jóvenes estadounidenses de 15 a 24 años y la cuarta causa de muerte entre las y los niños de 10 a 14 años. Las personas supervivientes, familiares y testigos de la violencia armada arrastran traumas devastadores y duraderos, además de los costes sanitarios a corto y largo plazo del tratamiento.

La solución pasa por invertir en las comunidades e intentar romper el ciclo de la violencia, en lugar de someter a una vigilancia policial excesiva a las comunidades en crisis.

marcha en favor de las personas afectadas tras un tiroteo masivo en el club nocturno LGBTQ Club Q en Colorado. La epidemia de la violencia armada en Estados Unidos

Un manifestante sostiene un cartel durante una marcha en favor de las personas afectadas tras un tiroteo masivo en el club nocturno LGBTQ Club Q en Colorado, Estados Unidos 26 de noviembre de 2022. © REUTERS/Isaiah J. Downin

3.- ¿Cuántas armas hay en EE.UU.?

Las cifras varían, pero las más fiables hablan de más de 400 millones de armas en EE.UU.

El 32% de la población estadounidense afirmó poseer un arma de fuego, según la Encuesta Nacional sobre Armas de Fuego de 2021. Esto significa que más de 81,4 millones de estadounidenses poseen armas. Esta cifra sólo incluye a personas adultas mayores de 18 años. Si se incluyen los miembros de la familia que viven en el mismo hogar que una persona que posee armas, la cifra sube hasta el 41% del total de la población de EE.UU. Gallup calcula que esta cifra se acerca mucho a la mitad de los hogares estadounidenses, con el 44%.

De los mil millones de armas de fuego que había en circulación en el mundo en 2017, 857 millones (el 85%) están en manos de civiles. Se calcula que en EE.UU. hay más de 400 millones de armas entre la policía, el ejército y los civiles estadounidenses, es decir casi el 50% de las armas en el mundo están en un país con menos del 5% de la población mundial.

Se calcula que hay unos 400 millones de armas en EE.UU. Según una encuesta, el 32% de la población estadounidense afirmó poseer un arma de fuego

Más de 393 millones (más del 98%) de esas armas están en manos de civiles, lo que equivale a 120 armas de fuego por cada 100 ciudadanos. Por término medio, cada estadounidense posee 5 armas de fuego, mientras que casi el 22% de quienes poseen armas de fuego sólo tienen una.

Sólo en 2020, el número de armas adquiridas legalmente por la población estadounidense ascendió a casi 40 millones, según datos del FBI. Esta cifra podría ser inferior a las ventas reales, ya que diversas leyes estatales y escenarios de compra podrían no requerir una comprobación de los antecedentes de las personas que adquieren armas. La cifra se ha cuadriplicado en los últimos 20 años.

4.- ¿Cuáles son las razones de esta crisis?

EE.UU. no es el único país que ha sufrido tiroteos masivos y una terrible violencia con armas de fuego. Australia, Noruega, Nueva Zelanda y el Reino Unido han sufrido tiroteos masivos y horribles pérdidas de vidas humanas. Pero EE.UU. es el único país que no ha hecho casi nada ante el problema. Para Amnistía, la violencia armada en EE.UU. no es sólo una crisis de salud pública; es también una crisis de derechos humanos.

Las razones de esta crisis son diversas, relacionadas entre sí y complejas. Entre ellas, figuran:

  • Una legislación permisiva que favorece la venta de armas. Restringir el flujo de armas en EE.UU. no es una tarea fácil. A diferencia de muchos otros países con tradición de caza como Canadá o los países nórdicos, la población estadounidense goza de una enorme libertad para adquirir y poseer armas de fuego. En la mayoría de los estados, no se necesita una licencia ni formación sobre armas de fuego. Según la legislación federal, quienes compran armas cortas a vendedores autorizados deben tener al menos 21 años, pero en la mayoría de los estados los fusiles pueden adquirirse a los 18 años. No existe una edad mínima federal para tener un fusil o una escopeta. Las armas de fuego están prohibidas a un reducido grupo de personas, como las condenadas por un delito grave, pero a menudo pueden obtenerse ilegalmente o incluso construirse, incluso con impresoras 3D.

  • La cultura de la violencia de un país creado sobre la base del sometimiento de los pueblos indígenas originarios por la fuerza de las armas.

  • La relación entre un determinado tipo de masculinidad relacionada con la misoginia, el racismo y la intolerancia. Los datos de diversas investigaciones muestran que la gran mayoría de los autores de la violencia armada son hombres con unos ideales de hombría que combinan la misoginia y el honor masculino -la noción de que los hombres de verdad deben ser fieros y utilizar la violencia para disuadir las faltas de respeto- asociados con actitudes y comportamientos violentos.

Manifestación contra las armas. Clamor contra la violencia armada en Estados Unidos

Manifestación contra las armas y la violencia armada en Estados Unidos. © Jacoblund

  • La cantidad de dinero que mueve este negocio mortífero. Algunos datos que muestran esta situación:

  1. Según el SIPRI, las exportaciones de armas de Estados Unidos aumentaron un 14% entre 2012-16 y 2017-21, y su cuota mundial pasó del 32% al 39%. Las exportaciones de armas estadounidenses en 2017-21 fueron más del doble (108% más) que las del segundo mayor exportador, Rusia.

  2. En julio de 2002, el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes de EE.UU. informó de que las empresas de armas recaudaron más de 1.000 millones de dólares en la última década por la venta de armas de asalto de tipo militar a civiles. Estas empresas utilizaron tácticas de venta preocupantes como la comercialización de armas mortíferas como una forma de que los hombres jóvenes demuestren su hombría y la venta de armas a crédito a autores de tiroteos masivos, mientras no tomaban medidas básicas para controlar la violencia y la destrucción que sus productos han desencadenado.

  3. En 2017, EE.UU. fue el mayor importador de armas pequeñas y ligeras y munición, con 2.100 millones de dólares, el 32% de las importaciones mundiales de este tipo de armas según la base de datos estadísticos sobre el comercio de mercaderías de la ONU (Comtrade, por sus siglas en inglés).

  4. El negocio del sector resulta aún más redondo tras cada masacre. El 25 de mayo de 2022, un día después del tiroteo de Uvalde (Texas), las acciones del fabricante Ruger subieron un 5,8%, mientras que las de la histórica marca Smith & Wesson se dispararon un 10%. Tras cada matanza en la última década el sector azuza el miedo de quienes poseen armas con la amenaza de que el gobierno intentará restringir su derecho a comprar y portar armas.

Cinta policial que bloquea una escena del crimen tras un tiroteo masivo en dos localidades de Half Moon Bay, California. Violencia armada en Estados Unidos

Cinta policial que bloquea una escena del crimen tras un tiroteo masivo en dos localidades de Half Moon Bay, California, Estados Unidos, 25 de enero de 2023. Greaves © REUTERS/Fred

5.- ¿Qué derechos humanos están en juego?

La prevención de la violencia con armas de fuego puede verse desde muchos puntos de vista: en términos de salvaguarda de la salud pública, la seguridad individual o la seguridad en general; o como medio para combatir la delincuencia.

El derecho internacional de los derechos humanos, incluidos los tratados ratificados por EE.UU., exige a las partes que utilicen la diligencia debida en la protección de los derechos humanos de la población. Estos tratados incluyen el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial. El derecho internacional consuetudinario impone obligaciones similares.

Los derechos humanos en juego incluyen el derecho a la vida, a la seguridad personal, a la salud y a no sufrir discriminación.

Los derechos humanos que están en juego por culpa de la violencia armada incluyen el derecho a la vida, a la seguridad personal, a la salud y a no sufrir discriminación

La responsabilidad de prevenir la violencia con armas de fuego, como parte de su obligación de proteger el derecho a la vida y otros derechos humanos, exige dos enfoques interrelacionados por parte del gobierno:

  1. Restringir el acceso a las armas de fuego especialmente por parte de quienes corren mayor riesgo de hacer un uso indebido de ellas; y

  2. Adoptar medidas eficaces para establecer y aplicar medidas de reducción de la violencia o de protección cuando el uso indebido de armas de fuego persiste.

En junio de 2022, el Tribunal Supremo de EE.UU. emitió una sentencia que anuló una ley del estado de Nueva York que exige a las personas que demuestren una "justificación adecuada" antes de que se les conceda un permiso para llevar armas de fuego ocultas en público. Los resultados de esta sentencia podrían ser catastróficos. Amnistía Internacional, que presentó un escrito ante el Supremo sobre este caso, pidió al Congreso que promulgue legislación federal para:

  • Salvaguardar la capacidad de los Estados de disponer de discrecionalidad en sus sistemas de permisos para abordar los problemas de seguridad pública en sus localidades.

  • Prohibir portar armas de fuego en público, tanto si se llevan al descubierto como ocultas, a menos que exista una justificación creíble para hacerlo.

Los demandantes en este caso argumentaron esencialmente que toda regulación de las armas ocultas viola la Segunda Enmienda de la Constitución. Sin embargo, obviaron que las víctimas y las víctimas potenciales de la violencia con armas de fuego tienen derechos que sus dirigentes están obligados a proteger, incluido el derecho a la vida. En un escrito presentado ante el Tribunal, Amnistía argumentó que el que no se adopten leyes de sentido común sobre la seguridad de las armas es incompatible con las obligaciones de EE.UU. de proteger los derechos humanos de su población.

6.- ¿Qué dice la Segunda Enmienda de la Constitución?

La Segunda Enmienda a la Constitución de EE.UU. consagra el derecho a portar armas, aunque fue adoptada en una situación bien diferente a la actual, a finales en el siglo XVIII que dice: “Por ser necesaria para la seguridad de un Estado libre una milicia bien regulada, no se restringirá el derecho del pueblo a poseer y portar armas”. El proceso para modificarlo es complejo, aunque se hizo, por ejemplo, a principios del siglo XX para acabar con la prohibición de la venta de alcohol.

7.- El lobby a favor de las armas: ¿Qué es la Asociación Nacional del Rifle?

La Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), salpicada por diversos escándalos de corrupción interna en los últimos años, dedica ingentes cantidades de a tareas de lobby en contribuciones consignadas por los legisladores y otras acciones. Su presupuesto supera con creces el de todas las organizaciones a favor del control de armas, aunque estas han reaccionado y organizado una campaña para que se revoque su condición de entidad exenta de impuestos.

Mi experiencia personal con la NRA ejemplifica su modus operandi. Durante las negociaciones del Tratado sobre el Comercio de Armas entre 2009 y 2013 en la ONU, la NRA difundió varios bulos como que el Tratado obligaría a EE.UU. a establecer un registro de armas. Pese a que el Tratado solo trata de las transferencias internacionales de armas, la NRA hizo una campaña de captación de fondos entre sus miembros y obligó a la delegación del gobierno estadounidense en las negociaciones a desmentir todo tipo de bulos. Pero los dos lobistas que tenían en la sala de negociaciones seguían con enorme atención todo el proceso. Conversar con ellos resultó de lo más instructivo sobre sus tácticas.

Carteles que abogan contra el control de armas. La violencia armada y sus graves efectos

Carteles que abogan contra el control de armas y en los que aparecen Michael Bloomberg, Mark Zuckerberg el presidente de Estados Unidos Joe Biden y el doctor Anthony Fauci cubren la fachada de la tienda 619DW Guns and Ammo en Merrimack, New Hampshire, Estados Unidos, 29 de noviembre de 2021. © REUTERS/Brian Snyder

8.- ¿Qué medidas pide Amnistía Internacional?

En noviembre de 2022, ante la escalada de violencia, Amnistía Internacional Estados Unidos reclamó, entre otras, dos medidas clave al Congreso para hacer frente a los tiroteos masivos, ya aprobados en la Cámara de Representantes y pendientes de aprobación en el Senado:

  • La Ley para Romper el Ciclo de la Violencia, que proporcionaría financiación federal para programas comunitarios eficaces de prevención de la violencia armada.

  • La Prohibición de las Armas de Asalto.

Amnistía Internacional EStados Unidos tiene un programa específico para acabar con la violencia causada por las armas, que pide cuatro medidas básicas, para lo que trabaja en coalición con otras organizaciones:

  • Aprobar leyes para evitar que las armas estén en manos de quienes probablemente hagan un uso indebido de ellas;

  • Financiar la investigación sobre la violencia armada para financiar soluciones políticas basadas en datos;

  • Invertir en programas de prevención de la violencia dirigidos por las comunidades afectadas;

  • Proporcionar apoyo, incluida atención sanitaria mental y física, a las personas supervivientes de la violencia armada.

9.- ¿Qué están haciendo el gobierno y el Congreso de EE.UU. para abordar la violencia armada y por qué es tan difícil detener estos asesinatos en masa?

El gobierno del presidente Biden se comprometió a tomar medidas, aunque depende de lo que apruebe el Congreso, sobre todo para prohibir las armas de asalto. El foco de atención está en el Congreso de EE.UU. y más específicamente en el Senado, al que Amnistía Internacional y otras organizaciones como Brady campaign demandan la prohibición de las armas de asalto. Sin embargo, poner remedio a esta situación es un desafío complejo pero, aunque no hay soluciones mágicas, sí hay medidas inmediatas que tendrían efectos a corto y medio plazo y que requieren de un compromiso político y financiación a largo plazo.

Especial atención merece un análisis llevado a cabo por el periódico The Washington Post en 2022 que evaluó si las nuevas restricciones de armas objeto de debate en ese momento podrían haber evitado incidentes como los de Uvalde y Buffalo. Para ello analizaron 41 tiroteos masivos relacionados con armas desde 2015 junto con las restricciones propuestas que cuentan con el respaldo de los principales grupos de control de armas.

Ambulancias tras el tiroteo masivo en la Universidad del suroeste de Virginia. Un mar de muertos por la violencia armada en Estados Unidos

Ambulancias tras el tiroteo masivo en la Universidad del suroeste de Virginia, el 16 de abril de 2007. Más de 30 personas murieron. © Scott Olson/Getty Images

La conclusión tiene matices: solo alrededor de un tercio de esos tiroteos masivos podrían haberse evitado con alguna de las principales propuestas. Pero algunas medidas, como no permitir que los menores de 21 años compren rifles de asalto y prohibir el almacenamiento de munición y dispositivos como cargadores con más de 10 cartuchos, podrían haber minimizado el derramamiento de sangre. Las mejoras en el sistema de comprobación de antecedentes del país también podrían suponer un gran cambio, aunque no está claro cuántas vidas se habrían salvado. El análisis también mostraba cómo las leyes ya en vigor en ocasiones no se aplican correctamente.

Según este análisis, lo más eficaz sería una combinación de medidas como:

  • La exigencia de un almacenamiento seguro de las armas;

  • Permisos para comprar un arma de fuego;

  • Un aumento de la edad legal para comprar un rifle semiautomático, y

  • Leyes más estrictas en materia de señales de alarma, que permiten incautar las armas de fuego de una persona cuando el riesgo inminente de violencia parece elevado.

10.- ¿Y España qué pinta en todo esto?

Entre 2017 y junio de 2022, se autorizaron 348 licencias de armas de caza y tiro deportivo por un importe cercano de más de 1.150 millones €, contribuyendo así a la crisis de derechos humanos causada por la violencia armada en EE.UU.

En 2021, España autorizó 52 licencias de armas de caza y tiro deportivo a EE.UU. por valor de más de 682 millones, una cifra casi 6 veces superior a la de 2020 y exportó rifles, escopetas y piezas por importe de más de 60 millones, el 95% para empresas privadas, un 4% para armerías y un 0,34% para particulares.

En el primer semestre de 2022, el gobierno español autorizó 31 licencias de estas armas como escopetas, munición por valor de 177,5 millones de euros y exportó armas de este tipo por importe de más de 39 millones.

La preocupación de la Amnistía Internacional España es la posible contribución de estas exportaciones a la violencia armada y falta de información sobre qué medidas ha adoptado el gobierno para mitigar este riesgo.

¿Cuál es nuestra recomendaciónal Gobierno español? Muy sencilla: no autorizar exportaciones a EE.UU. de armas de fuego y armas de caza y tiro deportivo en aplicación de la Posición Común de la UE sobre transferencias de armas, así como de diversas recomendaciones del dictamen anual de la Comisión de Defensa del Congreso que piden reforzar el enfoque preventivo a fin de evitar la exportación de otro material a Estados “…con altos índices de violencia armada, en las que el material español exportado pueda ser empleado en situaciones de violación de derechos humanos”.

Contigo somos independientes

Amnistía Internacional lo forman personas que defienden una humanidad justa y libre alrededor del mundo. Personas como tú, que creen en nuestro trabajo. Por eso, si tú también defiendes los derechos humanos, te necesitamos para seguir siendo independientes. Puedes hacerlo desde aquí en menos de un minuto, con cuotas a partir de 4 € al mes.

Nos mantenemos firmes con nuestros principios: no aceptamos ni una sola subvención de ningún gobierno, ni donaciones de partidos políticos.

Haz posible nuestra independencia.

Contenidos relacionados