Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Un lugar peligroso para los sindicalistas

Colombia es el país más peligroso del mundo para un sindicalista. Al menos 80 de ellos murieron o "desaparecieron" en el 2003. La inmensa mayoría de los abusos contra los derechos humanos de los sindicalistas se atribuyeron a las fuerzas de seguridad y a sus aliados paramilitares, aunque las fuerzas guerrilleras también fueron responsables de muchos de ellos. Las amenazas de muerte contra sindicalistas casi se han duplicado, y la impunidad en casos de violaciones de derechos humanos contra sindicalistas está prácticamente garantizada.

 

El 20 de abril de 2004, unos hombres armados no identificados acabaron con la vida de Gabriel Remolina, cuñado del presidente de la Sección de Bucaramanga del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria de Alimentos (SINALTRAINAL) y de su compañera, Fanny Robles. La preocupación por la seguridad de los sindicalistas en Colombia se ve acentuada no sólo por estos últimos homicidios, sino porque siguen sin comparecer ante la justicia quienes los matan y amenazan.

 

A Amnistía Internacional le preocupa el hecho de que el gobierno colombiano no garantiza una mejora sustancial de la situación de la seguridad que padecen los sindicalistas.

 

Un reciente artículo publicado en news.amnesty informa de los últimos incidentes y de la situación de los sindicalistas en Colombia: news.amnesty.org/mav/index/ENGAMR2330042004 (en inglés)

Cómo puedes ayudar