Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Se pide una investigación independiente sobre las muertes de Rafah

Londres.- Amnistía Internacional insta a las autoridades israelíes a que lleven a cabo sin demora una investigación minuciosa e independiente sobre la muerte de ocho palestinos, cuatro de ellos niños, y las heridas de decenas más a manos del ejército israelí durante una manifestación en la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 19 de mayo de 2004.

 

Delegados de la organización que estaban cerca de la manifestación cuando se produjo el incidente vieron cómo unos helicópteros del ejército israelí sobrevolaban la zona y dejaban caer algo similar a unas bengalas, y poco después oyeron varias tandas de fuertes explosiones.

 

Manifestantes y testigos afirman que la causa de las muertes y las heridas fueron los bombardeos de los helicópteros del ejército israelí y de los tanques emplazados en las cercanías. Según oficiales del ejército israelí, los tanques bombardearon un edificio vacío para impedir que los manifestantes se acercaran a las posiciones de las tropas, y los helicópteros dispararon un misil en un espacio abierto cercano.

 

El bombardeo israelí alcanzó una zona urbanizada de Sea Street, el principal eje este-oeste de Rafah, por donde discurría la manifestación. Una foto aérea tomada por el ejército y publicada en los medios de comunicación israelíes muestra que el edificio al que se dirigió el fuego de tanques se encuentra en una zona urbanizada de la calle por donde avanzaban los manifestantes.

 

Las autoridades israelíes han afirmado que al frente de la manifestación había hombres armados. Si bien Amnistía Internacional no puede confirmar ni desmentir la presencia de palestinos armados entre los manifestantes, los delegados de la organización no vieron a ningún hombre armado cuando pasaron junto a la manifestación antes del ataque. Tampoco oyeron disparos procedentes del lado palestino ni antes ni después del bombardeo del ejército israelí. Además, en las imágenes de los equipos de televisión que filmaban la manifestación antes, durante y después del ataque, y que los delegados han examinado, no se observa la presencia de ningún individuo armado en la manifestación.

 

Basándose en la información de que se dispone, Amnistía Internacional teme que los medios y los métodos utilizados por el ejército israelí durante una manifestación pacífica en una zona urbanizada y que causaron la muerte de varios palestinos e hirieron a varios más hayan sido excesivos y hayan violado el derecho internacional.

 

Dado que es habitual que los casos de homicidios ilegítimos y de uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad israelíes con resultado de muerte o heridas a palestinos no se investiguen o se investiguen inadecuadamente, es fundamental que las autoridades judiciales israelíes lleven a cabo sin demora una investigación minuciosa e independiente cuyo alcance, métodos y resultados deberán darse a conocer públicamente. Las personas que según esta investigación sean responsables de violaciones de derechos humanos deberán comparecer ante la justicia.