Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

La magnitud de los ataques podría constituir un crimen contra la humanidad, dice Amnistía Internacional

Londres.- La masacre ocurrida ayer en Madrid que, según las últimas estimaciones, causó al menos 198 muertes e hirió a 1.460 personas, podría constituir un crimen contra la humanidad, confirmó hoy la organización, al expresar una vez más su horror por los ataques y su solidaridad más profunda con las víctimas y sus familiares.

La magnitud de los ataques- en los que diez explosiones casi simultáneas reventaron cuatro trenes cuando se acercaban a tres estaciones de ferrocarril distintas en Madrid durante la hora punta de la mañana- no tiene precedentes en España y se trata de uno de los atentados más graves de los que se han producido en un país de la Unión Europea.

"Atentar contra personas que van a trabajar para atender sus obligaciones diarias es una muestra de un desprecio absoluto por los principios más fundamentales de humanidad", reiteró hoy Amnistía Internacional. “En la medida en que estos ataques formen parte de una estrategia deliberada y sistemática contra la población civil española por parte de alguna organización podría constituir un crimen contra la humanidad”.

Amnistía Internacional ha hecho un llamamiento para que los responsables sean llevados ante la justicia con prontitud, en aplicación de las normas internacionales.

“Debemos mostrar sensibilidad para con las víctimas y apoyarlas, debemos ser firmes en nuestra búsqueda de la justicia y debemos ser vigilantes con respecto a los derechos de todas las personas", afirmó la organización.

El gobierno español ha implicado en el ataque a ETA, que en ocasiones anteriores ya había dirigido sus ataques contra civiles. Sin embargo, el gobierno mantiene abiertas otras líneas de investigación y no descarta otras posibilidades.

Información general

Las múltiples explosiones de bombas del 11 de marzo se produjeron a primera hora de la mañana durante la hora punta, dentro de cuatro trenes de cercanías que llegaban a las estaciones de Atocha, El Pozo y Santa Eugenia de Madrid. Explotaron diez bombas de un total de 13. Este múltiple atentado con bomba se ha producido durante la campaña de las elecciones generales en España. Todos los partidos políticos han suspendido sus actividades electorales y se han decretado tres días de luto.

Amnistía Internacional condena inequívocamente los atentados contra civiles perpetrados por grupos armados y lo ha hecho en repetidas ocasiones en el contexto de España. En enero de 2003, tras el asesinato a tiros de un activista del partido socialista en un periodo pre-electoral, la organización hizo un llamamiento a ETA para que renunciara de una vez por todas a sus intentos de ahogar la libertad de expresión en el País Vasco con disparos o atentados con bombas y campañas de intimidación.

La organización de derechos humanos había hecho anteriormente un llamamiento a ETA para que pusiera fin a su campaña de homicidios deliberados y ha realizado numerosos llamamientos públicos similares.