Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

El gobierno rechaza el proyecto de extracción de bauxita de Vedanta

Lado Sikaka, líder indígena de la comunidad Dongria Kondh. Copyright: Suryashankar Dash

Victoria histórica de las comunidades indígenas

Londres.- Amnistía Internacional ha calificado de victoria histórica para los derechos humanos de las comunidades indígenas la decisión del gobierno indio de rechazar el proyecto de extracción de bauxita en la zona de Niyamgiri Hills del estado de Orissa (India).

 

El Ministerio de Medio Ambiente y Bosques de India ha rechazado hoy el proyecto minero presentado por una filial de la empresa Vedanta Resources, con sede en Reino Unido, y por Orissa Mining Corporation, de propiedad estatal, tras concluir que el proyecto ya infringe con creces diversas leyes forestales y medioambientales y sería fuente de abusos contra la comunidad adivasi dongria kondh y otras comunidades de la zona.

 

Los dongria kondh y otras comunidades de la zona llevaban años luchando para lograr que se tomase esta decisión, que se acoge con gran entusiasmo”, afirmó Madhu Malhotra, directora adjunta del Programa Regional de Amnistía Internacional para Asia y Oceanía.

 

A partir de ahora, las empresas y el gobierno de Orissa deben garantizar que no intentarán simplemente trasladar el proyecto a otro lugar sin proporcionar las salvaguardias adecuadas: han de asegurar que respetarán los derechos humanos de las comunidades indígenas y autóctonas allí donde operen las empresas”.

 

Amnistía Internacional también ha acogido con satisfacción la decisión del gobierno de suspender el proceso de desbroce iniciado por Vedanta Aluminium, filial de Vedanta, para la expansión de la refinería de Lanjigarh, en las estribaciones de Niyamgiri, que duplicaría por seis su tamaño, después de que el comité de expertos del gobierno determinara que era ilegal.

 

Las autoridades deben ordenar una limpieza de la refinería de Lanjigarh, pues ésta ha contaminado el aire y el agua y ha perjudicado gravemente los derechos de las comunidades vecinas, a quienes vivir en la zona les está resultando insoportable”, afirmó Madhu Malhotra.

 

Amnistía Internacional ha instado a las autoridades gubernamentales a que establezcan procesos claros y transparentes en los que se solicite el consentimiento libre, previo e informado de cualquier comunidad indígena que se vea afectada por este tipo de proyectos, y en los que se respete la decisión de éstas, de conformidad con el derecho internacional y la legislación nacional.

 

El informe técnico que ha fundamentado la decisión del Ministerio documenta las violaciones de la legislación y los abusos contra los derechos humanos cometidos por las empresas. Las conclusiones del informe y el rechazo del proyecto coinciden con el amplio informe publicado por Amnistía Internacional en febrero de 2010, con el título Don’t Mine us out of Existence: Bauxite Mine and Refinery Devastate Lives in India (“No exploten nuestras vidas: Una mina de bauxita y una refinería devastan vidas en India”).

 

Los dongria kondh y otras comunidades de Niyamgiri han protestado durante ocho años contra los planes de extracción de bauxita de la filial de Vedanta Resources, Sterlite Industries India, y de Orissa Mining Corporation.

 

Las comunidades temían que el proyecto, que se habría ubicado en su hábitat y en sus tierras sagradas ancestrales, violaría su derecho en tanto que pueblos indígenas al agua, la alimentación, la salud, el trabajo y a la protección de su cultura y su identidad.

 

Tras años de lucha y visitas de comités, nuestras voces han llegado por fin a Delhi”, comentó un líder dongria kondh a Amnistía Internacional.