Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Derechos sexuales y reproductivos en América Latina y el Caribe: acuerdo histórico

Activistas de Amnistía Internacional se manifestaron delante de la embajada de El Salvador para pedir que no se le negara a ninguna mujer el tratamiento médico necesario para salvar su vida, incluido el aborto si fuera preciso, como fue el caso de Beatriz. © AI

Amnistía Internacional celebra los históricos acuerdos alcanzados por Estados de la región en temas de igualdad de género, derechos sexuales y derechos reproductivos, entre otros temas; durante la Primera Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo, que culminó en Montevideo, Uruguay, tras cuatro días de debate, en los que participaron unas 250 personas de organizaciones de la sociedad civil, entre ellas Amnistía Internacional.


El documento de resolución ratifica los principales compromisos y acuerdos internacionales de derechos humanos y en particular el Programa de Acción de El Cairo a la vez que plantea importantes avances en la región.


Entre los avances claves en esta región está el reconocimiento explícito a que la experiencia de algunos países demuestra que la penalización del aborto provoca el incremento de la mortalidad y morbilidad maternas y no disminuye el número de abortos, todo lo cual aleja a los Estados del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.


Es significativo también que la región haya logrado un consenso general para el reconocimiento del respeto a la orientación sexual e identidad de género. Igualmente notable es el reconocimiento a los derechos sexuales como derechos independientes de la reproducción, aclarando que abarcan el derecho a una sexualidad plena en condiciones seguras, así como el derecho a tomar decisiones libres, informadas, voluntarias y responsables sobre su sexualidad, con respeto de su orientación sexual e identidad de género, sin coerción, discriminación ni violencia.


Los Estados aceptaron también las postergadas demandas de las mujeres indígenas de la región, comprometiéndose a integrar el enfoque participativo e intercultural en los programas de educación integral para la sexualidad que deben generar, así como en los servicios de salud sexual y salud reproductiva.


En relación a la violencia contra las mujeres, los Estados ratificaron su compromiso de combatir y eliminar todas las formas de discriminación y violencia hacia las mujeres, incluida la violencia intrafamiliar, el asesinato de mujeres por razones de género y el femicidio/feminicidio. Esto es importantísimo en una región en donde la violencia por razones de género esta alcanzando proporciones de epidemia.


Los Estados reafirmaron que la mortalidad materna es una afrenta a los derechos humanos y reconocieron que las muertes maternas en su abrumadora mayoría son prevenibles. Así, los Estados se comprometieron  una vez mas a eliminar las causas prevenibles de morbilidad y mortalidad materna.


Si estos acuerdos se cumplen vamos a estar en una región mucho mas justa donde los Derechos Humanos van a ser una realidad para muchísimas mujeres y niñas. En este sentido Amnistía Internacional remarca la importancia de este compromiso político y hace un enfático llamado a los Estados a actuar en consecuencia.