Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

El Gobierno español debe comprometerse públicamente a ofrecer protección internacional a los detenidos

Colaboración para cerrar Guantánamo

Madrid.- Una coalición de organizaciones de derechos humanos ha pedido a los ministros de Asuntos Exteriores que se reunirán la semana próxima en Bruselas que ayuden a cerrar la prisión de la Bahía de Guantánamo ofreciendo protección humanitaria a los detenidos que corren el riesgo de ser sometidos a torturas o a persecución en sus países de origen.

 

La carta adjunta, dirigida a los ministros que van a asistir a la reunión del Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores que se celebra el próximo 26 de enero de 2009, está firmada por Amnistía Internacional, el Centro de Derechos Constitucionales, Human Rights Watch, la Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH) y Reprieve. Estos grupos han subrayado que el gobierno de Obama necesitará la ayuda de los gobiernos europeos para llevar a la práctica el plan destinado a cerrar el campo de prisioneros.

De los casi 250 detenidos que siguen recluidos en Guantánamo casi siete años después de que se abriera el campo, aproximadamente 60 hombres serían víctimas de tortura o de persecución si fueran devueltos a sus países de origen, y por lo menos hay un apátrida. Estados Unidos podría decidir admitir a algunos de ellos en territorio continental estadounidense, pero el resto de los detenidos necesita protección humanitaria en otros países en los que estén a salvo.

"Amnistía Internacional confía en que, como resultado de esta reunión, los Estados miembros de la UE transmitan un mensaje común sobre su voluntad  de ayudar a cerrar Guantánamo y, lo que es más importante, de aplicar medidas concretas para encontrar un hogar para los detenidos que no pueden ser devueltos a sus países de origen", ha declarado Nicolas Beger, director de la Oficina de Amnistía Internacional ante la Unión Europea.

Por su parte, Emi MacLean, fiscal de plantilla del Centro de Derechos Constitucionales, ha afirmado: “Existe una oportunidad real de que el nuevo gobierno estadounidense pase página, cierre Guantánamo y ponga fin, de una vez por todas, a una era atroz de detenciones ilegales y abusos contra los derechos humanos. Esto sólo se puede lograr si los países de la UE ofrecen protección para los hombres que siguen consumiéndose en Guantánamo sólo porque no tienen ningún lugar seguro al que volver."

Julia Hall, asesora jurídica principal sobre antiterrorismo en Human Rights Watch, ha dicho:  "Ofrecer un lugar seguro a algunos de los detenidos más vulnerables sería un gesto humanitario significativo. Europa podría ayudar al nuevo gobierno a cerrar el centro de detención ilegal, un objetivo importante, y ser una fuerza para el restablecimiento del Estado de derecho."

Souhayr Belhassen, presidente de la Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH), ha manifestado: "Cada día, la situación humanitaria, que ya es terrible, empeora más. No se debe perder el tiempo en poner en libertad a estas personas ."

Por último, Crider, abogado de Reprieve, ha declarado: "Muchos de los detenidos están marcados por siete años de detención ilegal y ahora no pueden volver a casa. Para ellos, el 'regreso' puede convertirse en una tragedia, como ya lo es para algunos de los clientes de Reprieve. La asistencia de los gobiernos europeos puede impedir que esto ocurra y tenemos la esperanza de que Europa tienda la mano a estos hombres."

El Gobierno español debe comprometerse públicamente a ofrecer protección internacional a los detenidos
Al igual que han hecho ya otros gobiernos europeos, el español debe dar un mensaje claro de que colaborará con el cierre de Guantánamo acogiendo presos que no pueden regresar a sus países de origen.

El Presidente del Gobierno afirmó el miércoles pasado que “si se podía hacer algo se haría” mientras que el Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación ofreció la ayuda de España al presidente Obama pero advirtió que primero “había que examinar con detenimiento la situación de cada preso”.

Esta declaraciones abren la puerta a la posibilidad de que España acepte a detenidos. Sin embargo, Amnistía Internacional pide al Gobierno español que concrete estas declaraciones y que en el marco de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la UE del próximo lunes apueste decididamente por ofrecer protección internacional a presos de Guantánamo en España.