Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional pide a los grupos armados que garanticen la seguridad y la libertad de todos los rehenes

Londres.- Para Amnistía Internacional son motivo de gran preocupación las amenazas realizadas por grupos armados en Irak de matar a los rehenes. La organización condena el uso de rehenes como moneda de cambio en Irak e insta a los grupos armados a que respeten las normas mínimas del derecho internacional humanitario, la justicia y la humanidad en sus acciones. Los principios del derecho internacional prohíben la toma y el homicidio de rehenes. Amnistía Internacional pide a los grupos armados que se ajusten a estos principios en todas las circunstancias.

 

En los últimos días, varias personas, entre ellas un niño de siete años, han sido tomadas como rehenes y amenazadas con ser ejecutadas por distintos motivos. El 19 de octubre, Margaret Hassan, directora de las operaciones de Care International en Bagdad, fue secuestrada por grupos armados cuando iba en su automóvil. Sus captores han hecho llegar hasta ahora dos vídeos con la rehén a la cadena de televisión árabe Al Yazira. En las imágenes, Margaret Hassan, que vive en Irak desde hace 32 años, está casada con un iraquí y tiene pasaporte iraquí y británico, insta al gobierno británico a que retire sus tropas de Irak y no despliegue efectivos en el centro del país.

 

Un niño libanés de siete años, Mohammad Hamad, fue secuestrado por unos hombres armados el 23 de octubre cuando volvía del colegio a su casa andando en la provincia de Diyala, al este de Bagdad. Sus secuestradores han pedido al padre un rescate de 150.000 dólares, y le han dado un ultimátum: tiene hasta el 30 de octubre para pagar el rescate; de lo contrario, decapitarán al niño.

 

Una ciudadana polaca, de la que hasta ahora sólo se sabe el nombre, Teresa, y que lleva largo tiempo viviendo en Irak, fue secuestrada por unos hombres armados de su domicilio en Bagdad la noche del 27 de octubre. Sus secuestradores han pedido al gobierno polaco que retire sus tropas si quieren que siga con vida. Esa misma noche fue secuestrado el japonés de 24 años Shosei Koda, cuyos secuestradores han hecho llegar a Al Yazira un vídeo en el que amenazan con matarlo en 48 horas si las tropas japonesas no se retiran de Irak.

 

En los últimos siete meses, decenas de extranjeros de diferentes nacionalidades, en su mayoría civiles (cooperantes, periodistas, camioneros y contratistas privados) han sido tomados como rehenes por varios grupos armados que operan en Irak para presionar a sus gobiernos o empresas a fin de que retiren sus tropas de Irak o cesen toda actividad comercial en el país. Muchos de estos rehenes han muerto a manos de sus secuestradores. Decenas de iraquíes, especialmente niños, también han sido secuestrados por bandas de delincuentes comunes, que han pedido rescate a sus familiares.

 

El Artículo 3 común del Cuarto Convenio de Ginebra de 1949, que refleja el derecho consuetudinario internacional y prohíbe la toma de rehenes y la tortura, la mutilación, el trato cruel, la humillación o la ejecución de prisioneros, es de obligado cumplimiento por los grupos armados. Amnistía Internacional pide a estos grupos que respeten urgentemente estos principios en todas las circunstancias.