Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional llama a respetar los derechos humanos de los manifestantes detenidos en Ciudad Juárez

Fuente: Wikimedia

Amnistía Internacional expresa su preocupación por la detención de 29 personas en dos manifestaciones pacíficas el 1 de noviembre en Ciudad Juárez. El primer operativo de la policía municipal resultó en la detención de 15 personas en el centro de la ciudad donde se realizaba una manifestación para recordar a los más de 10.000 muertos en actos violentos de los últimos cinco años en Ciudad Juárez. Horas después, otras 14 personas fueron detenidas fuera de la estación policial de Aldama durante una manifestación para reivindicar la libertad de sus compañeros arrestados. Entre los detenidos había por los menos dos menores de edad y dos periodistas.

Amnistía Internacional hace un llamado a las autoridades de Ciudad Juárez para que garanticen la integridad física de los detenidos, les den acceso inmediato a servicios médicos, a abogados de su elección y les permitan ver a sus familiares. La organización también recuerda a las autoridades que tienen la obligación de llevar prontamente a los arrestados ante el ministerio público para enfrentar cargos reconocidos o dejarlos en libertad.

Amnistía Internacional cree que es esencial que las autoridades del estado de Chihuahua garanticen los derechos a la libertad de asociación y de expresión. El mantenimiento del orden público no debe ser un pretexto para acotar estos derechos y el uso de la fuerza siempre debe ser limitado a la necesidad y proporcionalidad, como señalan las normas internacionales de derechos humanos.

Información adicional

De acuerdo con la información recibida por Amnistía Internacional, la manifestación formaba parte de una serie de protestas en diferentes ciudades de México durante el Día de Los Muertos para recordar a las victimas de la violencia de los últimos años y resaltar la impunidad.

En Ciudad Juárez varios de los manifestantes pegaron cruces de papel en las paredes para representar a los muertos. Al intentar interrumpir la protesta, se inició un disturbio y fueron detenidas varias personas. Por la noche hubo nuevas detenciones cuando manifestantes se presentaron ante la estación de policía de Aldama. Según testigos, varias de las personas detenidas durante el día fueron objeto de maltrato y la policía recurrió al uso desproporcionado de la fuerza. Posteriormente, los periodistas detenidos fueron dejados en libertad. Los otros detenidos seguían en custodia.