Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

42 ejecuciones en dos días mientras aumenta la violencia

Al menos 125 personas han sido ejecutadas en Irak en lo que va de año. © APGraphicsBank

Las autoridades iraquíes deben detener de inmediato todas las ejecuciones, ha manifestado Amnistía Internacional tras saberse que en los últimos dos días han sido ejecutadas 42 personas.

“El gran aumento del número de ejecuciones de los últimos días es sumamente alarmante”, ha señalado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“Continúan imponiéndose condenas de muerte tras juicios manifiestamente injustos. Dadas las ‘confesiones’ obtenidas mediante tortura que sirven de base a las sentencias condenatorias, es muy probable que se haya ejecutado a personas inocentes en Irak.”

Según una declaración del Ministerio de Justicia, las 42 personas ejecutadas, entre ellas una mujer, habían sido condenadas en aplicación de la draconiana Ley Antiterrorista del país, que se aprobó en 2005.

Centenares de civiles siguen muriendo todos los meses en ataques de grupos armados. La última oleada de atentados con explosivos ha ido dirigida específicamente contra escolares y peregrinos chiíes.

Matar deliberadamente a civiles no tiene justificación ninguna –ha añadido Hassiba Hadj Sahraoui–. Las autoridades iraquíes deben proteger a la población civil de la violencia de los grupos armados y llevar a los presuntos responsables ante la justicia. Quienes, tras un proceso judicial justo, sean declarados culpables han de ser condenados, pero sin recurrir a la pena de muerte.”

Habría más justicia en Irak si las autoridades abordaran los fallos de su sistema de justicia, investigaran las denuncias de tortura y otros malos tratos bajo custodia y, cuando correspondiera, ordenaran celebrar nuevos juicios en los que se cumplieran plenamente las normas de justicia procesal –ha explicado Hassiba Hadj Sahraoui–. Tienen también que declarar una suspensión de las ejecuciones como primer paso para abolir la pena de muerte en el país y que conmutar todas las condenas de muerte impuestas.”

Al menos 125 personas han sido ejecutadas en Irak en lo que va de año. El país es el verdugo más prolífico del mundo después de China e Irán.

“La ejecución de 42 personas la misma semana en que se celebra el Día Mundial contra la Pena de Muerte revela el empeño de las autoridades en recurrir a la pena capital haciendo por completo caso omiso de las críticas internacionales”, ha señalado Hassiba Hadj Sahraoui.

No hay una sola prueba convincente de la que la pena de muerte tenga un efecto disuasorio especial. Lo que deben hacer las autoridades iraquíes es buscar soluciones efectivas con que abordar la violencia en el país.

Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todos casos sin excepción.