Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

¿En serio se puede ir a la cárcel por salvar vidas? En Grecia puede pasar

Sarah Mardini y Seán Biden corren el riesgo de ir a la cárcel en Grecia por haber intentado salvar vidas cuando colaboraban como voluntarios de salvamento para una organización en Lesbos.

Hasta a 25 años de prisión podrían ser condenados. Es lo último que se les pasó por la cabeza cuando cumplían su cometido en la isla griega: avistar embarcaciones en peligro y ayudar a las personas que estaban en ellas para que no se ahogasen.

Se les acusa de espionaje, tráfico de personas y pertenencia a una organización criminal. De hecho ya pasaron más de 100 días en la cárcel antes de quedar en libertad bajo fianza en diciembre de 2018.

Ayudar a quien se puede ahogar en el mar nunca debería ser considerado un delito. En vez de criminalizar a Sarah y Seán, el gobierno griego tendría que ocuparse de proteger los derechos de las personas refugiadas que llegan a sus costas después de un viaje lleno de peligros al que se vieron obligadas para huir de la guerra, la violencia o la persecución en sus países.

¡Exige a Grecia que retire todos los cargos contra Sarah y Seán!

¡Firma!
Firma la petición
Ayúdanos a llegar a 10.000
1.285 firmas
Fima y enviaremos esta petición en tu nombre al Ministro de Protección Ciudadana de Grecia.

Enviaremos esta petición junto con tu nombre, apellidos y país.

Ministro de Protección Ciudadana de Grecia
Michalis Chrisochoidis
Ministry of Citizen Protection
P. Kanellopoulou 4, 101 77,
Atenas, Grecia

Señor Ministro:
Es escandaloso que en Grecia se pueda ir a la cárcel por salvar vidas. Esto es lo que les ocurrió a los trabajadores de salvamento Sarah Mardini y Seán Binder. Prestaban servicio como voluntarios en una organización de búsqueda y salvamento en Lesbos y ayudaban a personas en peligro en el mar. Pero terminaron en la cárcel, acusados de espionaje, tráfico de personas y pertenencia a una organización criminal, hasta que fueron puestos en libertad bajo fianza en diciembre de 2018 en espera de juicio.

En ningún caso debe un gobierno considerar como delincuentes a quienes ayudan a las personas refugiadas.Lo que tienen que hacer es esforzarse por proteger el derecho de esas personas a encontrar un lugar seguro para vivir. Cuando alguien tiene que salir de su país para escapar de un conflicto o de la tortura u otros abusos, a menudo no le queda otra opción que emprender un viaje lleno de peligros para llegar a un lugar seguro.

Garantice que se retiran de inmediato todos los cargos formulados contra Sarah Mardini y Seán Binder y se reconoce la legitimidad de las acciones humanitarias y las actividades que llevan a cabo quienes actúan en defensa de los derechos de las personas refugiadas y migrantes.

Atentamente,

Si ya has firmado alguna acción antes, rellena sólo tu email:
Completa el siguiente formulario:
Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad