Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Arabia Saudí: el país de las dos caras

Retratos de Mohammad bin Nasser al-Ghamdi y Rafa Nadal
© Particular / cc-by-sa-2.0

Mohammad bin Nasser al Ghamdi, es un profesor jubilado. Tiene 54 años y está condenado a muerte en Arabia Saudí. ¿Qué hay detrás? Los contenidos de sus publicaciones en X (antes Twitter) y YouTube.

Rafael Nadal, uno de los mejores deportistas de la historia en España, ha firmado un acuerdo con la Federación de Tenis saudí para “potenciar el desarrollo del deporte” en este país. ¿Qué hay detrás? El propósito de Arabia Saudí de limpiar su imagen.

Estas son las dos caras de Arabia Saudí. Por un lado atrae a grandes deportistas como Rafael Nadal, John Rahm o Cristiano Ronaldo, entre otros. Al mismo tiempo, organiza grandes eventos deportivos, como la Supercopa española de fútbol, el Rally Dakar o grandes premios de Fórmula 1. En todo ello se muestra un país abierto, moderno y reformista.

Pero lo que no enseña Arabia Saudí es su otra cara; la que condena a muerte y ejecuta cada año a cientos de personas. Como Mohammad, detenido en junio de 2022 delante de su esposa e hijos. Estuvo cuatro meses en régimen de aislamiento en la prisión de Dhahban, cerca de Yeda. Durante ese tiempo no pudo hablar con su familia ni abogado. Lo declararon culpable de haber publicado varios tuits criticando al Rey y al Príncipe Heredero saudíes y protestaba por la subida de los precios. No está acusado de ningún delito violento.

Mohammad bin Nasser al-Ghamdi solo tiene 10 seguidores en sus dos cuentas anónimas de X, y su condena a muerte es un ejemplo de cómo el reino quiere castigar cualquier forma de disidencia. Firma para que Arabia Saudí anule la sentencia de Mohammad bin Nasser al-Ghamdi y del resto de personas condenadas a muerte.

¡Firma!

Firma la petición

Ayúdanos a llegar a 10.000

Firma y enviaremos esta petición en tu nombre al Ministros de Justicia de Arabia Saudí.

Completa el siguiente formulario:

Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad