1961-2021: 60 años actuando por los
derechos humanos en todo el mundo

Bosnia y Herzegovina

Información extraída de nuestro INFORME 2020/21

Las autoridades no dieron apoyo a las miles de personas refugiadas, migrantes y solicitantes de asilo atrapadas en el país. El Tribunal Constitucional declaró que las restricciones de circulación impuestas a las personas de edad avanzada y a los niños y niñas debido a la COVID-19 eran desproporcionadas. Las medidas del estado de emergencia limitaron aún más el derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica. Se violó el derecho a la privacidad con la publicación ilegal de datos personales de pacientes de COVID-19. Se aplazó nuevamente el enjuiciamiento de crímenes de guerra.

Personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes

Bosnia y Herzegovina no proporcionó acceso efectivo al asilo ni condiciones de recepción adecuadas a los miles de personas migrantes y solicitantes de asilo que atravesaban su territorio de camino a la Unión Europea. Aunque su número se redujo en marzo y abril debido a las restricciones de circulación por la COVID-19, al final del año había cerca de 10.000 personas atrapadas en el país, la mayoría en el cantón de Una-Sana, en la frontera con Croacia.

El sistema de asilo seguía siendo en gran medida ineficaz debido a persistentes carencias institucionales, incluida la limitada capacidad del Ministerio de Seguridad, lo que causó una acumulación considerable de casos pendientes y de personas en espera de inscribirse en el registro.

La inacción política del Consejo de Ministros y la reticencia de las autoridades de todos los niveles a cooperar tuvieron como consecuencia que no se identificaran alojamientos adicionales adecuados e impidieron el traspaso de los centros de acogida existentes, gestionados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), a las autoridades de Bosnia y Herzegovina.

En agosto, aduciendo falta de apoyo del gobierno nacional, las autoridades del cantón de Una-Sana prohibieron nuevas llegadas a su territorio e impusieron medidas estrictas que afectaban específicamente a las personas migrantes y solicitantes de asilo que no vivían en los centros de alojamiento oficiales. Las medidas incluían graves restricciones de su libertad de circulación y la prohibición de celebrar reuniones en lugares públicos y de usar el transporte público. Además, se prohibió alquilarles alojamientos.1

En septiembre, las autoridades del cantón de Una-Sana desalojaron a la fuerza el centro oficial de acogida gestionado por la OIM en la ciudad de Bihac, dejando a casi 400 personas sin refugio ni asistencia a pesar del empeoramiento de las condiciones meteorológicas.2 A finales de diciembre había unas 900 personas migrantes y solicitantes de asilo atrapadas en condiciones inhumanas y sin acceso a comida, agua ni electricidad en el campo provisional de acogida de Lipa, después de que las autoridades no aceptaran reubicarlas en instalaciones más adecuadas en otras zonas del país. La Comisión Europea condenó enérgicamente la medida por considerar que “socavaba el Estado de derecho y ponía vidas en peligro”.

Al término del año había alrededor de 3.000 personas migrantes y solicitantes de asilo viviendo en edificios ocupados ilegalmente, casas abandonadas y bosques de todo el cantón de Una-Sana.

Libertad de circulación

Como parte de las medidas de emergencia adoptadas en marzo frente a la COVID-19, las autoridades impusieron el toque de queda durante las 24 horas del día a los niños y niñas y a las personas de 65 años en adelante. Varias semanas después se suavizó el toque de queda, pero más de 300 personas fueron sancionadas por presunta infracción de la orden con multas que podían superar la pensión mensual media por jubilación. En abril, el Tribunal Constitucional resolvió que las medidas eran desproporcionadas y violaban el derecho a la libertad de circulación, proclamado en la Constitución y el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Libertad de expresión

La Asociación de Periodistas de Bosnia y Herzegovina documentó casi 30 casos de violaciones graves del derecho a la libertad de prensa, incluidas agresiones físicas y amenazas de muerte a periodistas y otros trabajadores y trabajadoras de medios de comunicación.

Periodistas y otras personas que criticaban la respuesta del gobierno a la COVID-19 sufrieron censura y reacciones adversas. En varios cantones se impidió el acceso de periodistas independientes a las sesiones informativas del gobierno sobre la crisis de COVID-19. En marzo, el gobierno de la República Srpska dictó un decreto para prohibir la “provocación de pánico y alteración del orden” e impuso fuertes multas por las infracciones. Al menos 18 personas fueron acusadas formalmente en aplicación del decreto antes de su derogación a finales de abril, entre ellas una doctora que había expresado en redes sociales su preocupación por la falta de material y de capacidad en los hospitales locales. Las autoridades de la Federación de Bosnia y Herzegovina vigilaron activamente cuentas privadas en redes sociales y presentaron cargos penales contra al menos cinco personas por “difundir información falsa y causar pánico” en marzo. Al final del año no había información fidedigna sobre si se había retirado alguno de los cargos. La comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa advirtió de que las medidas coartaban el derecho a la libertad de expresión.

Libertad de reunión

Según la Comisión Europea, la legislación que regulaba las reuniones era contraria al derecho internacional porque restringía gravemente los lugares públicos donde celebrar protestas y atribuía una responsabilidad excesiva a los organizadores, que debían cubrir los gastos de la seguridad adicional y las medidas de emergencia durante los actos.

Derecho a la privacidad

En marzo, las autoridades de varias zonas del país adujeron motivos de salud pública para revelar los nombres de las personas —incluidos niños y niñas— diagnosticadas de COVID-19 y sometidas a órdenes de confinamiento. La Agencia de Protección de Datos de Bosnia y Herzegovina advirtió de que la medida infringía la legislación sobre protección de datos y prohibió a las autoridades volver a publicar datos personales.

Derecho a verdad, justicia y reparación

Tras un largo retraso, en septiembre, el Consejo de Ministros de Bosnia y Herzegovina aprobó la estrategia revisada sobre crímenes de guerra, que establecía nuevos plazos para resolver los casos acumulados. Al término del año había más de 600 casos pendientes ante diversos tribunales de Bosnia y Herzegovina.

Se siguió demorando el enjuiciamiento de crímenes de guerra debido a deficiencias sistémicas de la Fiscalía.

En marzo, una sobreviviente de violación en tiempo de guerra de Novi Travnik recibió una indemnización, la primera que se concedía en un proceso penal.

En agosto, el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer resolvió, en un caso de violación en tiempo de guerra, que Bosnia y Herzegovina no había garantizado una investigación imparcial y efectiva ni una reparación adecuada a la víctima. El Comité instó a Bosnia y Herzegovina a ofrecer apoyo integral e inmediato a las sobrevivientes de violencia sexual en tiempo de guerra.

En julio, el país conmemoró el 25 aniversario del genocidio de Srebrenica, en el que más de 8.000 hombres y niños musulmanes bosnios habían sido masacrados; los sobrevivientes seguían encontrando obstáculos insuperables para obtener verdad, justicia y reparación.3

Más de 7.200 personas continuaban en paradero desconocido a raíz del conflicto armado. La presión política y la falta de recursos siguieron obstaculizando la labor del Instituto de Personas Desaparecidas de Bosnia y Herzegovina.

  1. Bosnia y Herzegovina: Temerarias restricciones a libertad de circulación dejan a las personas refugiadas y migrantes abandonadas sin protección (noticia, 25 de agosto)
  2. Bosnia y Herzegovina: Las autoridades causan sufrimiento gratuito a centenares de personas al dejarlas sin refugio (noticia, 1 de octubre)
  3. Bosnia y Herzegovina: 25 aniversario de la masacre de Srebrenica, una sombría advertencia desde la historia (noticia, 9 de julio)

A continuación puedes ver contenidos relacionados con este país.

Bosnia y Herzegovina
Jefe del Estado: Milorad Dodik, Željko Komšić, Šefik Džaferović (presidencia rotatoria)
Jefe del gobierno: Zoran Tegeltija

Noticias

Ver más noticias

Artículos

Análisis, opinión, historias personales y otros

Ver más artículos

Documentos

Ver más documentos