Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Australia

Información extraída de nuestro Informe 2016/17

El sistema de justicia seguía sin proteger a las personas indígenas, en particular a los niños y niñas, y había elevadas tasas de encarcelación e informes de abusos y muertes bajo custodia. Australia mantuvo su política de mano dura confinando a las personas solicitantes de asilo en centros de tramitación de ultramar en Papúa Nueva Guinea y Nauru, y rechazando a quienes intentaban llegar al país por mar. Las medidas antiterroristas violaban derechos humanos básicos.

Los menores indígenas tenían 24 veces más probabilidades de ser detenidos que los no indígenas. Pese a que el Comité de los Derechos del Niño de la ONU recomendaba que la mayoría de edad penal se estableciera internacionalmente en los 12 años, en Australia estaba fijada en los 10. Salvo en Tasmania, en todos los estados había detenidos niños y niñas de 10 u 11 años, de los cuales cerca del 75% eran indígenas.

En el estado de Queensland se juzgaba a adolescentes de 17 años como si fueran adultos y se los encarcelaba junto a ellos, en contravención del artículo 37.c de la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño. En noviembre, el gobierno de este estado aprobó legislación para cambiar esa situación. En diciembre, el Tribunal de Apelación de Victoria resolvió que la detención de menores de edad en una cárcel para adultos era ilegal y ordenó que se los trasladara a un correccional de menores. El gobierno de Victoria, en lugar de trasladarlos, cambió oficialmente parte del nombre de la cárcel por el de centro de menores.

Se filtraron imágenes de vídeo de abusos y otros malos tratos infligidos a menores de edad detenidos en el Territorio del Norte, y hubo noticias de abusos similares en Queensland.1 Los hechos dieron lugar al anuncio de la creación de una Comisión Real encargada de investigar la detención de jóvenes en el Territorio del Norte, así como de una revisión independiente en Queensland.

Los adultos indígenas tenían 15 veces más probabilidades de ser encarcelados que los no indígenas. Durante el año murieron bajo custodia al menos cinco personas indígenas en distintos estados y territorios.

En abril, el Tribunal Supremo de Papúa Nueva Guinea resolvió que la detención de alrededor de 900 hombres recluidos en los centros gestionados por Australia en la isla papú de Manus era ilegal, y ordenó su cierre inmediato. Al concluir el año, ni el gobierno de Australia ni el de Papúa Nueva Guinea habían hecho pública la fecha de cierre de los centros (véase el apartado sobre Papúa Nueva Guinea).

El 30 de noviembre, había 383 personas —44 niños y niñas, 49 mujeres y 290 hombres— en un centro de tramitación de ultramar de Nauru, donde continuaron sufriendo falta de atención, malos tratos y otros abusos de acuerdo con una política deliberada para disuadir a las personas solicitantes de asilo de intentar llegar a Australia por mar (véase el apartado sobre Nauru).2

Las aproximadamente 320 personas trasladadas a Australia para recibir tratamiento médico seguían en peligro de ser devueltas a Nauru o a la isla de Manus.

En noviembre, el gobierno australiano anunció que algunas de las personas refugiadas que estaban detenidas en Nauru y en la isla de Manus de Papúa Nueva Guinea serían reasentadas en Estados Unidos.

A lo largo del año se enviaron directamente de vuelta a Sri Lanka al menos tres embarcaciones en las que viajaban solicitantes de asilo. En junio se envió una embarcación de vuelta a Vietnam antes de que se hubieran evaluado adecuadamente las solicitudes de asilo del pasaje. Asimismo, se envió de vuelta a Indonesia un número no especificado de embarcaciones.

Australia mantuvo su política de detención obligatoria indefinida de las personas solicitantes de asilo. El 30 de noviembre había 1.414 personas recluidas en centros de detención en territorio australiano.

En diciembre, más de un año después de que Australia anunciara su intención de reasentar a otros 12.000 refugiados sirios e iraquíes, casi 8.400 habían llegado al país.

Pese al apoyo abrumador por parte de la ciudadanía, seguía sin haber una ley sobre igualdad de acceso al matrimonio. De acuerdo con la legislación vigente, sólo se permitía el matrimonio entre un hombre y una mujer.

Se presentaron y aprobaron nuevas propuestas legislativas en materia de lucha contra el terrorismo. Entre las propuestas aprobadas figuraba una orden de mantenimiento en detención que permitía prolongar la reclusión una vez cumplida la condena. Los cambios legislativos permitieron que se aplicaran órdenes de control a menores ya desde los 14 años de edad (anteriormente la edad mínima eran los 16 años). Entraron en vigor leyes de ciudadanía que podían dejar a algunas personas en situación de apatridia.

  1. Australia: Reforms to justice system essential to protect the rights of Indigenous youth (NWS 11/4730/2016)
  2. Australia: Refugiados en Nauru. Abusos terribles y negligencia (NWS 11/4586/2016)
Australia
Jefa del Estado: reina Isabel II, representada por Sir Peter Cosgrove
Jefe del gobierno: Malcolm Turnbull
Ver más contenidos