Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Se da acceso al suministro de agua potable a familias romaníes desalojadas en Serbia

Un instante del desalojo forzoso de Belvil, que tuvo lugar el pasado 26 de abril. Un total de 240 familias fueron desalojadas ese día. © AI

“El acceso permanente a agua potable y limpia es un paso corto pero bienvenido hacia la plena garantía de los derechos de estas familias”, ha manifestado Jezerca Tigani, directora adjunta del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

La acción de Amnistía Internacional ha empujado a las autoridades de la ciudad serbia de Niš a dar acceso al suministro de agua potable a familias romaníes que habían sido desalojadas forzadamente de sus viviendas en la capital del país, Belgrado, hace casi tres meses.

Desde su desalojo forzado del asentamiento informal de Belvil el 26 de abril, cinco familias –18 personas en total, incluidos niños y un bebé nacido poco después de llegar– han estado viviendo en un almacén abandonado en la ciudad de Niš, en el sur de Serbia, sin acceso a agua corriente, saneamiento ni electricidad.

Después de que una delegación visitara el almacén en junio –con temperaturas que empezaban a superar los 35 °C, lo que empeora aún más las condiciones de vida–, Amnistía Internacional comenzó a trabajar junto con otras ONG de Serbia para asegurar que las autoridades garantizan el respeto al derecho al agua de las familias.

Amnistía Internacional continuará presionando a las autoridades locales de Niš para que proporcionen una vivienda alternativa adecuada para las familias romaníes reasentadas y para que mejoren mientras tanto sus condiciones de vida, permitiéndoles por ejemplo el acceso al suministro eléctrico.

Información complementaria

Las familias romaníes reasentadas en el almacén de la calle Daniciceva de Niš pertenecen al grupo de 240 familias desalojadas forzadamente del asentamiento de Belvil, en Belgrado, el pasado 26 de abril. Más de 100 de esas familias, que no estaban registradas como residentes en la capital del país, fueron trasladadas en autobús a pueblos y ciudades de todo el país.